Menú

La deuda pública carga una factura extra de 53.000 euros a cada familia

El sector público dispara su deuda en 545.393 millones desde 2008, hasta superar los 923.000 millones en marzo.

0

Las familias y empresas españolas no sólo tienen que responder de la elevada deuda privada acumulada a lo largo de la última década al calor de la burbuja crediticia sino que, además, deben cargar con una pesada losa de deuda pública, cuyo volumen no ha dejado de crecer durante la crisis hasta situarse en niveles récord.

El conjunto de las administraciones públicas acumulaban ya una deuda de 923.311 millones de euros el pasado marzo, equivalente al 87,8% del PIB, según los últimos datos del Banco de España en términos de Protocolo de Déficit Excesivo (deuda oficial). Se trata del mayor nivel de deuda que se registra desde 1910, cuando alcanzó el 88,3% del PIB, según las cifras históricas recopiladas por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esto significa que, hoy por hoy, cada hombre, mujer y niño residente en España soporta una carga extra de 19.700 euros derivada de la deuda pública. Asimismo, la factura acumulada asciende ya a 53.100 euros por familia, unos 55.520 euros por trabajador y casi 67.000 euros por cada empleado del sector privado, tomando como referencia la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al primer trimestre de 2013.

Pero lo más llamativo no reside tan sólo en el récord de deuda pública que presenta España, con el mayor volumen del último siglo, sino en su inédito crecimiento durante la presente crisis. En marzo de 2008, pocos meses después de que estallara la crisis de las hipotecas subprime en EEUU, José Luis Rodríguez Zapatero logró revalidar su mandato tras ganar las elecciones generales con un discurso en el que negaba insistentemente la posibilidad de crisis en España. Ese mismo mes, España registraba el menor nivel de deuda pública desde 2001, con apenas 378.000 millones de euros (35,5% del PIB).

Sin embargo, cinco años después, la deuda asciende ya a más de 923.000 millones. En concreto, el sector público ha disparado su endeudamiento en 545.393 millones de euros durante el último lustro (un 144% más), lo que equivale a un aumento de 52,3 puntos porcentuales del PIB. Nunca antes se había registrado un ritmo de endeudamiento público semejante. Los únicos períodos que se aproximan, aunque sólo ligeramente, al crecimiento actual se remontan a 1919-1922, cuando la deuda pasó del 31,3% al 59,1% del PIB (casi 20 puntos), y al de 1945-1946, cuando subió del 22,4% al 44,5% (22 puntos). Es decir, el actual aumento de la deuda no tiene precedentes, y casi duplica el ritmo experimentado justo después de finalizar la Primera y Segunda Guerra Mundial.

Durante la presente crisis, los políticos han engordado la deuda pública en 545.393 millones de euros: bajo el último mandato de Zapatero (desde marzo de 2008 hasta diciembre de 2011), la deuda creció en 358.550 millones de euros, al pasar del 35,5% al 69,3% del PIB; mientras que bajo el Gobierno de Mariano Rajoy (diciembre de 2011 a marzo de 2013), ya ha aumentado en 186.843 millones de euros, al pasar del 69,3% al 87,8% del PIB.

Es decir, tan sólo en el último lustro, el sector público ha cargado una factura extra de 11.350 euros a cada hombre, mujer y niño residente en España (la deuda por habitante ha subido de 8.350 euros en 2008 a 19.700 el pasado marzo); unos 30.300 euros extra a cada familia (de 22.800 euros en 2008 a 53.100); y casi 37.000 euros adicionales a cada trabajador (pasa de 18.500 euros por ocupado en marzo de 2008 a 55.520 en marzo de 2013).

Aunque este crecimiento desorbitado carece de precedentes, existen diferencias notables entre la etapa de Zapatero y la de Rajoy. Así, el expresidente socialista endeudó al país en 265 millones de euros al día durante su última legislatura, a un ritmo medio de 6 euros al día por habitante y unos 15,6 euros por familia; el presidente popular, sin embargo, supera al socialista, ya que desde que tomó el poder la deuda pública crece a una media de 411 millones al día, lo que equivale a unos 9 euros al día por habitante y 23,6 euros por familia, casi un 50% más que la media registrada durante la etapa de Zapatero.

El mayor endeudamiento público registrado bajo el Gobierno de Zapatero tuvo lugar en 2009, cuando la deuda creció en casi 130.000 millones de euros. Pero Rajoy ha superado esta cifra en su primer año, ya que la deuda subió en 148.000 millones en 2012, casi 15 puntos del PIB, el mayor incremento interanual desde 1921, cuando creció en 17 puntos.

De hecho, nada indica que este ritmo desbocado vaya a descender este año, más bien al contrario. Para el conjunto de 2013, el Gobierno estima que la deuda se situará en el 91,4% del PIB, pero esta previsión puede ser ampliamente superada si el endeudamiento avanza al ritmo actual. No en vano, tan sólo en el primer trimestre del año, la deuda creció en 39.438 millones, pasando del 84% del PIB a cierre de 2012 a casi el 88% el pasado marzo, con lo que podría superar el 95% del PIB en caso de que el endeudamiento no frene. En este sentido, el Ejecutivo señala que el fuerte incremento del primer trimestre se debe al adelanto de las emisiones de deuda realizado por el Tesoro para aprovechar la rebaja de la prima de riesgo, con lo que el ritmo de endeudamiento será menor en los próximos trimestre, según el ministro de Economía, Luis de Guindos.

La deuda autonómica se triplica desde 2007

En cuanto a su distribución por administraciones públicas, los últimos datos disponibles de cierre de 2012 muestran que el Gobierno central acumula el mayor volumen de deuda, con 760.268 millones (un 140% más que en 2007), la deuda autonómica asciende a 184.500 millones (un 202% más, casi el triple que en 2007), la de los ayuntamientos a 41.964 millones (43% más) y la de la Seguridad Social a 17.188 millones (apenas 0,11% más).

Insostenible a largo plazo

Según un reciente informe de Citi, España no podrá evitar que su deuda pública exceda el 100% del PIB a finales de 2014, "posiblemente agravada por los costes adicionales de recapitalización de los bancos". Ante tal escenario, la entidad norteamericana no descarta que España entre en un programa preventivo de ayuda comunitaria bajo el paraguas del fondo de rescate europeo (ESM, por sus siglas en inglés) e incluso algún tipo de reestructuración de su deuda (quita y/o espera), si bien otros bancos y analistas europeos no contemplan esta posibilidad.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot