Menú

Nicolás Mediavilla: "Las empresas españolas triunfamos fuera porque hacemos bien las cosas"

Tras décadas en el mercado y de los vaivenes de un sector que ha vivido lo mejor y lo peor en pocos años, Fain Ascensores ha salido al exterior.

0
Tras décadas en el mercado y de los vaivenes de un sector que ha vivido lo mejor y lo peor en pocos años, Fain Ascensores ha salido al exterior.
Ascensores Fain en un hospital de Madrid y operarios de la firma |  Fain Ascensores

También hay empresas españolas que han empezado su andadura exterior en estos momentos, en los trimestres más duros de la crisis y en nuestra serie sobre La España que exporta queremos prestarles atención, saber qué las ha movido a abrirse paso en el mercado exterior y cómo lo han conseguido.

Una de ellas es Fain Ascensores, una empresa con una larga tradición en el mercado español, más de cinco décadas en las que ha trabajado en proyectos emblemáticos, y que ha empezado ahora su expansión internacional. Para conocer su historia hablamos con Nicolás Mediavilla, Director Gerente de la compañía, en sus oficinas de Madrid.

Mediavilla nos cuenta el modelo de negocio de su empresa, basado en el mantenimiento de ascensores sean de la marca que sean y también en la instalación de sus propias máquinas, en las que ellos fabrican directamente la parte eléctrica y electrónica, "en la que puedes dar más valor añadido", y subcontratan la mecánica.

"Es un modelo de negocio que ha sido un auténtico éxito -nos dice nuestro interlocutor- permitió que la empresa se multiplicase por tres en unos diez años". También es cierto Fain no ha sido ajena, todo lo contrario, al boom del mercado de la construcción, que han aprovechado como otras compañías del sector, aunque la reconversión haya sido brutal: "Del 2007 a 2012 hemos pasado de tener un 67% del negocio en obra nueva a quedarnos en un 7%", nos dice Mediavilla.

Mirando al exterior

Esos vaivenes del mercado interior retrasaron en cierta medida el salto fuera de nuestras fronteras de la compañía, pese a ser un proyecto que formaba parte de los planes de la empresa desde mucho tiempo atrás.

Finalmente, el proyecto se concreta el pasado 2012 tras "casi cinco años de trabajo previo" del que sale una elección que quizá sorprenda a muchos: el país en el que la empresa iniciará su expansión internacional será Francia.

Las razones, en cambio, nos hacen ver que se trata de una decisión más que razonable: "Para una primera experiencia internacional Francia nos ofrecía un marco más amigable, sin algunas complicaciones extra: la misma moneda y el mismo huso horario, una normativa muy similar, proveedores y competidores que en muchos casos también coinciden, una distancia razonable…".

Además estaba un lugar ideal para empezar a hacer negocios: "París, una ciudad con 10 millones de habitantes y que concentra el 60% de los ascensores de Francia".

Comprando, fusionando, reflotando…

El método para la expansión ha sido el mismo que Fain Ascensores ya ha utilizado con éxito para expandirse por España: comprar varias empresas medianas y que tengan un cierto mercado y "buen nombre" y fusionarlas.

La gestión efectiva ha empezado el pasado uno de enero, pero en estos pocos meses compañías que estaban perdiendo dinero han pasado a ganarlo. ¿Cómo? Pues "aplicando a un mercado que está bien lo que son consideradas habitualmente medidas anticrisis, es decir, ajustes de costes, reducir los gastos, conseguir economías de escala que permiten reducir la plantilla…".

Fain Ascensores espera que su nueva compañía francesa pueda facturar unos 20 millones de euros al año, lo que supondría entre un 20 y un 25% del total del grupo, un porcentaje que esperan que a no mucho tardar llegue al 40%.

La empresa, por supuesto, no se quedará ahí, aunque "primero hay que consolidar la plaza" y luego iremos a otras ciudades de Francia, después llegará el momento de saltar a otros países.

Hay que ayudar a las PYMES

Nicolás Mediavilla nos cuenta con satisfacción que su empresa ha contado con buenas ayudas a la hora de salir al mercado exterior. La más importante la de Cofides, una sociedad mercantil estatal creada para financiar proyectos en el exterior.

Nuestro interlocutor no se cansa de elogiar "el trabajo fantástico" que ha desarrollado Cofides, que no sólo ha financiado el 48% del coste de la operación sino que ha servido de ayuda en varios puntos. La financiación de esta empresa, además, es muy útil para las empresas ya que tiene "intereses muy razonables", plazos de amortización algo más largos y, tal y cómo nos cuenta Mediavilla, "dan un par de años de carencia que permiten que el proyecto arranque".

Sin embargo, cree que hacen falta más ayudas más efectivas: "Sobre todo para que las empresas empiecen a operar fuera, para que rompan el hielo y pierdan el miedo".

Nos cuenta el ejemplo de una empresa de maquinaria que "sólo con un técnico de una CCAA empezó a plantearse exportar y hoy opera en más de 40 países". Y todo gracias "a un chico joven que se presentó allí un día" y les ayudo a romper las primeras barreras. "Luego ya la empresa aprende a hacer las cosas por si misma".

Además, Nicolás Mediavilla se muestra más que convencido de que una vez instaladas en el exterior las empresas españolas tienen mucho éxito: "Triunfan porque saben hacer bien las cosas, en España y sobre todo en ciertos sectores como el nuestro ha habido muchísima competencia", así que para mantenerse en el mercado las empresas han llegado a altos niveles de calidad en todos los sentidos: "Gestionamos muy bien y hacemos muy bien las cosas".

Probablemente por eso se muestra convencido de lo útil que puede ser para todo el país que las empresas salgan al exterior: "Lo único que puede sacarnos de la crisis es que las PYMES empiecen a exportar, hoy por hoy no hay otra cosa".

Afortunadamente, algunas ya lo están haciendo.

En Libre Mercado

    Servicios