Menú

La nueva trampa de Kirchner contra Repsol y Brufau, al descubierto

El Gobierno argentino se niega a pagar el justiprecio por YPF y carga contra Brufau por decisiones que aprobó su propio representante en la compañía.

17
El Gobierno argentino se niega a pagar el justiprecio por YPF y carga contra Brufau por decisiones que aprobó su propio representante en la compañía.
Cristina Fernández de Kirchner durante las celebraciones de la Revolución de Mayo | EFE

El pasado jueves, YPF aprobaba en asamblea, con el único voto del Gobierno argentino –accionista mayoritario tras la expropiación-, "promover acciones de social responsabilidad" contra el presidente de Repsol, Antonio Brufau.

La reclamación contra Brufau busca traducirse en una demanda civil. Pese a que las cuentas y remuneraciones siempre estuvieron monitorizadas por los reguladores, aprobadas en consejo y junta de accionistas y publicadas en la Comisión nacional del mercado de valores argentino además de en la norteamericana, la SEC, el Gobierno argentino dice ahora que Brufau aprobó retribuciones a directores que figuraban en las cuentas, pero que no habían sido aprobados por la asamblea. En cualquier caso, el CEO de YPF, Miguel Galuccio, dejó claro no estaba cuestionando las cuantías abonadas a los ejecutivos de la empresa, sino el procedimiento aplicado y hablaba de falta de transparencia.

Esta decisión se produce en medio de una intensa batalla legal que mantiene Repsol con el Gobierno argentino por la reclamación del justiprecio por la expropiación de sus acciones en YPF, y que el Gobierno argentino se niega a pagar. "Hasta que no nos paguen lo que nos deben lo de YPF fue una confiscación" y no una expropiación, decía Brufau este viernes en la junta de accionistas de Repsol.

Además, la asamblea, continuación de una primera realizada el pasado 30 de abril, aprobó el mantenimiento de Miguel Galuccio como presidente y del secretario de Política Económica, Axel Kicillof, como representante del Estado nacional, mientras que Repsol logró elevar a dos miembros su representación en el consejo de YPF (Luis García del Río, que ya estaba, y Carlos Tombeur). Bajo la dirección de Galuccio y la mano derecha de Kirchner, Kicillof, el gobierno argentino ha secado YPF, han estancado Vaca Muerta y mantienen al país como importador neto de hidrocarburos.

Desde Repsol niegan los hechos y denuncian un nuevo intento de Kirchner por ocultar la ruinosa situación no sólo de YPF sino del sector energético en Argentina, que pese a sus recursos nacionales, sigue importando hidrocarburos.

Falsas acusaciones y cortina de humo

Fuentes consultadas por Libre Mercado desmontan la teoría del Gobierno Argentino. Desde que Brufau ostenta la presidencia de Repsol, las cuentas –incluidas las remuneraciones- fueron aprobados en el Directorio de YPF y por la junta de accionistas.

Más aún, constan debidamente registrados y contabilizados en los estados financieros de la compañía, fueron abonados con estricto cumplimiento de los procedimientos internos de YPF y de la normativa argentina y obedecían a funciones efectivamente desarrolladas por pertenencia al Directorio y realización de funciones ejecutivas de distinta naturaleza .

Además, a diferencia de lo que sucede en los estados contables de YPF en 2012 –desde que fue expoliada- durante la época de Brufau, no solo fue debidamente publicada en los Estados Financieros anuales sino también en el Prospecto de Emisión de Obligaciones Negociables y sus actualizaciones, así como en el 20F a la Securities Exchange Commission. Nunca ningún supervisor cuestionó la manera de presentar esta información.

Más aún, los Estados Financieros de YPF y las propuestas de honorarios del Directorio, fueron siempre aprobados por el Directorio de la compañía por todos sus miembros, incluido el representante del Estado Nacional Argentino, Roberto Baratta (subsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación de Argentina). Además, fueron aprobados por la Comisión Fiscalizadora y nunca merecieron ninguna objeción por su parte; fueron auditados con informe limpio y sin salvedades por el Auditor de YPF y fueron aprobados por la Asamblea de YPF

Curiosamente según testigos presenciales fue el propio Baratta quien en 2012 espetó a los directivos de Repsol en YPF "recojan sus cosas y márchense" en el momento del expolio.

El sueldo de Brufau en YPF

Tal y como informan fuentes conocedoras de los hechos, los importes satisfechos se encuentran dentro de los estándares de mercado. Si se anualiza la remuneración aprobada en el año 2012 por el Gobierno argentino para el nuevo directorio, el importe de dichos honorarios estaría muy en línea con correspondiente al 2011, los honorarios de Antonio Brufau por su cargo de Presidente de YPF fueron: 93.484 euros en 2008, 66.380 euros en 2009, 78.508 euros en 2010 y 85.050 euros en 2011.

En cualquier caso, la suma de todos los honorarios del directorio durante los pasados años, incluidos los que YPF asegura corresponden a sobresueldos, es prácticamente el mismo que reportado este año por YPF (111 millones de pesos en 2011 y 100.000 en 2012), eso si se continua sin conocer la retribución del actual presidente Galuccio.

¿Cómo aprueba YPF los honorarios?

Es un misterio. Por último, lo que para algunos analistas conocedores de la situación resulta sangrante es que YPF ir contra Antonio Brufau por una política, la de remuneraciones, que ahora es opaca en YPF.

Libre Mercado se ha puesto en contacto con YPF para tratar de obtener el procedimiento de aprobación de honorarios en el actual Directorio de YPF, o más aún, a cuánto ascienden los mismos. Tras comunicar que era una información de la que no disponían, estas fuentes de YPF han prometido enviar por correo electrónico la información una vez que se publique el pertinente "hecho relevante" en la Bolsa. Algo que, hasta el momento, no ha sucedido.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation