Menú

Hemos tocado suelo, pero nada más

Con estos datos sí puede afirmarse que la reforma laboral de Báñez está actuando positivamente, aunque no es suficiente.

Francisco Aranda
9

El paro registrado experimenta su mayor bajada mensual de junio en la historia, pero las afiliaciones a la Seguridad Social crecen de forma leve. Este sería el resumen de los datos de nuestro mercado de trabajo. Un primer análisis de las cifras refleja que nuestra economía prácticamente ha concluido su ajuste, y eso es una buena noticia. Es decir, nuestro tejido productivo está terminando de adaptarse a la nueva dimensión porque el ritmo de destrucción de empleo ha continuado con su desaceleración. Esto se traduce en que hemos tocado suelo, salvo que se genere una nueva crisis en la economía. Sin embargo, queda muchísimo por hacer, porque no se detecta creación de empleo sana y vigorosa. Ya no bajamos, pero tampoco subimos, por lo tanto estamos en punto muerto, mientras no se reactive la actividad económica. Teniendo en cuenta de dónde veníamos, se trata de una noticia esperanzadora, que tendremos que confirmar en otoño.

Con el incremento de las afiliaciones, el número total de inscritos se mantiene por debajo de los 17 millones y es inferior al del mismo mes del año pasado en 633.977 trabajadores (-3,72%). Por lo tanto, seguimos teniendo una economía real débil.

Se produce el fenómeno extraño de que los parados registrados se reducen mucho más que crecen las afiliaciones. Las causas pueden ser muy variadas. Por un lado, para figurar en el paro registrado hay que inscribirse, y cuando se acaba el periodo de percepción del subsidio no hay estímulos para mantenerse en ese registro. Tampoco hay que desdeñar el llamado efecto desánimo, por el cual se pierde la confianza en encontrar trabajo y se abandona el registro, ni el hecho de que una parte importante de nuestros jóvenes desempleados están emigrando. También hay que recordar que no computan como desempleados aquellos parados que están en formación o que solicitan un empleo con características concretas.

Habrá que esperar a la EPA para ser más precisos a este respecto, porque incluso podría haber una bolsa de falsos autónomos, es decir, personas que se ven obligadas a inscribirse en este régimen especial, donde el trabajador paga todas las cotizaciones sociales, no la empresa, para entrar a trabajar en una organización, pero que no denuncian por miedo a perder el empleo. Esto podría venir a explicar el súbito aumento espectacular del número de autónomos, que ya no se explicaría como un repentino aumento del espíritu emprendedor, sino como una nueva forma de empleo precario y en fraude de ley.

En cualquier caso, con estos datos sí puede afirmarse que la reforma laboral de Báñez está actuando positivamente, aunque no es suficiente. Es necesario estimular el consumo interno, lo cual se logra reduciendo impuestos, y favorecer la industria como nuevo tractor de nuestra economía, en la que debe aumentar la vocación exportadora. Es urgente favorecer que nuestras empresas alcancen una dimensión eficiente para exportar de forma competitiva.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios