Menú

Rajoy proclama una 'nueva etapa' con la vista puesta en las elecciones

El Gobierno prevé mejorar las cifras presentadas en los PGE y el cuadro macro y espera bajar los impuestos coincidiendo con los comicios europeos.

74
El Gobierno prevé mejorar las cifras presentadas en los PGE y el cuadro macro y espera bajar los impuestos coincidiendo con los comicios europeos.
Rajoy, junto con Pastor, reciben al ministro de Transporte de Arabia Saudí.

El pasado 26 de abril, el Gobierno revisó sus previsiones económicas para ofrecer a la opinión pública más recesión, paro, déficit y deuda pública a lo largo del año. La escenografía fue la de un Ejecutivo tocado, incapaz de poder ofrecer buenas noticias, lo que derivó en un pesimismo que rápidamente invadió las esferas de poder. Tres días después, Mariano Rajoy recibió un inaudito rapapolvo del mundo empresarial.

Han pasado cinco meses, y todo parece haber cambiado, salvo los actores -la vicepresidenta, junto a los ministros de Economía y Hacienda-. Los Presupuestos Generales del Estado han recibido el calificativo de "los de la recuperación" y el cuadro macroeconómico avanza un mayor crecimiento y un descenso del número de parados. También cambiaron las formas: de las caras largas, a las sonrisas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros; incluso se permitieron alguna broma. Para el presidente, España está ante una nueva etapa en materia económica: "Ya se ve la luz al final del túnel", proclamó esta misma semana en Nueva York.

Pese a todo, el Gobierno asegura que ha sido muy prudente en sus previsiones. "Si nada cambia, podremos dar buenas noticias no dentro de mucho", aseguran los ministerios implicados en el nuevo escenario. En efecto, Moncloa se ha quedado un paso por detrás de algunos indicadores internacionales porque "no vamos a pillarnos los dedos". "Hemos sido conservadores", repitió en varias ocasiones Luis de Guindos.

La reunión del Consejo de Ministros fue mero trámite, incluso más breve de lo habitual -no más de tres horas-. En la víspera, la vicepresidenta había reunido al núcleo económico del gabinete en la Comisión Delegada y había cerrado el proyecto de PGE. Antes de marcharse a Estados Unidos, Rajoy había avanzado en la mayoría de partidas.

Seguirá la reducción del déficit

Con estas cuentas públicas que "serán revisadas a mejor", el presidente quiere transmitir la idea de que España avanza a buen ritmo hacia la recuperación. Así lo ha transmitido con insistencia en su viaje a Nueva York: se acabó la época de los recortes en favor de la eficiencia. El año que viene, coincidiendo con las elecciones europeas, el presidente espera anunciara la ansiada bajada de impuestos; lo que supondría un empujón de cara a los comicios. Además, en comidas privadas, altos cargos del Gobierno -incluido Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría- transmiten la idea de que, al final de la legislatura, los españoles de a pie ya estarán notando una mejoría clara.

Ante la Unión Europea, Rajoy se ha comprometido a seguir reduciendo el déficit público. En palabras de un ministro del área económica, "esto es lo que nos ha llevado en que confíen en nosotros: que en el peor momento, hemos podido ajustarnos el cinturón". De ahí la congelación del sueldo de los funcionarios. Pero, dicho esto, el Gobierno se ha lanzado claramente a vender la fotografía de una España alejada de los recortes. Para Cristóbal Montoro, los Presupuestos son "rigurosos, austeros y comprometidos con la reducción del déficit público", que el año que viene se sitúa en el 5,8% del PIB para el conjunto de las administraciones, y en el 3,7 para el Estado central.

También en materia de empleo, clave para Rajoy en página electoral, el Gobierno cree que está en disposición de empezar a dar buenas noticias. Según Guindos, 2014 marcará un punto de inflexión "importante" respecto a lo vivido desde 2008. "Será el primer año con creación neta de empleo", prometió. Y, de nuevo, espera que las cifras sean todavía mejor de las proyectadas, aunque recalca que -por el momento- prefiere ser "conservador".

A partir de ahora, el Gobierno seguirá con las reformas comprometidas con la UE. Si bien, dará especial importancia a las medidas relativas a la "eficiencia" de las administraciones públicas. Esto es, a la eliminación de entes inservibles y adelgazamiento de la estructura del Estado. Para el Ejecutivo es esencial que cale la idea de que también se están apretando el cinturón a la par que dejan de pedir tantos esfuerzos a los ciudadanos. Se insiste en que, el año próximo, podrían llegar anuncios positivos en materia de empleo e impuestos.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation