Menú

Los emigrantes españoles envían más dinero a casa que los extranjeros

Las remesas de los trabajadores nacionales en el exterior superan a las de los extranjeros por primera vez desde septiembre de 2004.

17

La crisis está cambiando de forma muy sustancial los flujos migratorios. Durante la pasada década, la burbuja inmobiliaria sirvió de reclamo a numerosos extranjeros, que vieron en España una buena oportunidad para encontrar trabajo, sobre todo en la construcción, y mejorar así tanto su nivel de vida como el de su familia -mediante el envío de dinero (remesas) a sus respectivos países de origen-. Sin embargo, el pinchazo que comenzó a mediados de 2007 modificó por completo esta tendencia. Durante los últimos años de crisis, son muchos los inmigrantes que han abandonado España ante la imposibilidad de encontrar trabajo y el intenso deterioro de las condiciones económicas.

De hecho, un número cada vez mayor de españoles también se ha visto obligado a hacer la maleta en busca de un futuro mejor. En 2011, España registró "saldo migratorio negativo" por primera vez en muchos años, convirtiéndose de nuevo en un país de emigrantes, ya que el número de personas que sale (emigrantes) fue superior al que llega (inmigrantes). Desde entonces, esta tendencia se ha acentuado.

Prueba de ello es la evolución que presenta el volumen de remesas enviadas desde el extranjero a España, al pasar de los 4.827 millones de euros en 2006, justo antes de la crisis, hasta los 5.923 millones en 2012, un aumento acumulado del 23%, según los datos recopilados por el Banco de España. Por el contrario, las remesas de los inmigrantes extranjeros radicados en España hacia sus países de origen han bajado un 22%, al pasar de 8.449 millones en 2007 a 6.581 millones en 2012.

Tanto es así que ambas variables se acaban de cruzar. Por primera vez en casi una década, las remesas de los españoles han superado a las de los extranjeros. Es decir, los emigrantes nacionales ya envían más dinero a casa que los inmigrantes residentes en España. En concreto, entre el pasado abril y junio, los españoles enviaron 1.591 millones de euros a sus familias, mientras que los extranjeros enviaron 1.563 millones a sus países de origen, arrojando así un saldo positivo de 28 millones de euros, lo cual no sucedía desde el tercer trimestre de 2004.

Hasta ese momento, España recibía más dinero de los españoles que residían fuera que el que enviaban los extranjeros residentes en España, pero la llegada masiva de inmigrantes al calor de la burbuja cambió esta tendencia. En el último trimestre de 2007, las remesas de los inmigrantes alcanzaron su máximo histórico, con 2.318 millones. Sin embargo, muchos han regresado a sus países tras el estallido de la crisis, haciendo que las remesas desciendan un 33% hasta el segundo trimestre de este año -ultimo dato publicado-. Por el contrario, las remesas de los emigrantes españoles ha crecido un 20% durante este mismo período.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco