Menú

Una comisión de 'segunda' para enfrentarse a Lagares

Los grandes partidos plantan al experto. Todos quieren más ingresos, pero no se atreven a pedir una subida de impuestos. El fraude, la gran excusa.

0

Las Comisiones del Congreso no suelen ser una fiesta precisamente. Normalmente, se trata de cuarenta o cincuenta personas en una gran sala, durante dos o tres horas; pero sólo hablan 6 ó 7, mientras el resto pasa el tiempo de la mejor manera posible, muchas veces más interesados en el móvil o el tablet que en las palabras del interviniente.

Este miércoles por la tarde, le tocaba el turno a Manuel Lagares, el presidente del grupo de expertos que ha redactado el informe de reforma fiscal solicitado por el Gobierno. Era una comparecencia esperada, entre otras cosas porque el documento ha levantado una gran polémica, puesto que se prevé que sea la base sobre la que el Ministerio de Hacienda construya su próxima propuesta sobre el sistema tributario.

Sin embargo, la presencia de Lagares no ha animado a los grandes partidos. Los tres principales grupos del Congreso ni siquiera han mandado a sus portavoces titulares para enfrentarse al experto (Vicente Martínez-Pujalte -PP-, Valeriano Gómez -PSOE- y Alberto Garzón -Izquierda Plural-). En su lugar, han mandado a los segundones (dicho sea con todos los respetos): Matilde Asián, Pedro Saura o Laia Ortiz. Y el desarrollo del debate ha mantenido el mismo tono: más tranquilo del previsible y sin demasiadas, por no decir ninguna, propuesta concreta por parte de los partidos.

Un relato único

La presencia de Lagares ha servido a los grupos para esbozar, a muy grandes rasgos, su planteamiento sobre el sistema fiscal. Y en general, todos, a izquierda y derecha, han coincidido en un relato único. En primer lugar, nuestros políticos creen que España tiene un problema de ingresos, no de gastos. Por eso, nadie ha planteado, con la excepción de UPyD, ni una sola medida de recorte.

Con este planteamiento, cualquiera pensaría que lo que piden los diputados es subir los impuestos. Pero no. Tras los sucesivos palos fiscales que se han llevado los contribuyentes españoles en los últimos años, nadie quiere hablar de incrementar aún más los tributos, algo que sería muy impopular. Por eso, todos los grupos apuntan a la "lucha contra el fraude fiscal" como bálsamo de Fierabrás que, por sí solo, sería suficiente para equilibrar el sistema tributario español.

Por eso, los portavoces han coincidido en criticar el informe, especialmente en lo que respecta a la subida del IVA propuesta. Los expertos piden reducir cotizaciones sociales para impulsar la creación de empleo y, a cambio, llevarse productos desde el IVA reducido (10%) al tipo general (21%). Ningún partido se ha mostrado de acuerdo con una medida que incluso el Gobierno ha insinuado que no aplicará. En esto Lagares se ha detenido y ha explicado cómo es la única manera de realizar esa "devaluación competitiva" que creen necesaria para la economía española. Para lograrlo, buscan encarecer las importaciones (vía IVA) e impulsar las exportaciones (con la rebaja de costes de las cotizaciones).

Pero nadie le ha seguido. Todos los grupos, excepto el PP, han acusado a los sabios de buscar un sistema más regresivo, que castigue más a los que menos tienen y beneficie a las rentas altas. En esto, también, la retórica ha sido muy parecida. El portavoz del PSOE ha hablado de "agresión feroz" a las clases medias y los trabajadores y la de Izquierda Plural ha pedido la inclusión de "mujeres" y expertos no madrileños en un grupo que cree que tiene una "perspectiva centralista" y olvida el problema de la "desigualdad".

¿Independiente?

La cita del profesor Lagares se anticipaba polémica. En teoría, su labor sólo ha sido actuar como coordinador del grupo de expertos convocado por el Gobierno para que le planteasen una reforma fiscal "integral y completa". Sin embargo, desde que se conoció el contenido del informe, se ha asumido por la opinión pública (con razón o sin ella) que éste es un proyecto del Ejecutivo.

La propia Soraya Sáenz de Santamaría ya anunció que algunas de las principales medidas planteadas no se llevarán a la práctica en esta legislatura. Pero nada de esto ha servido para calmar a sus señorías. Todos ellos han interpelado a Lagares como si éste fuera el emisario de Cristóbal Montoro. Así que su participación en la Comisión de Economía de la Cámara Baja se ha parecido mucho más a las que suelen protagonizar los miembros del Ejecutivo que a las (normalmente más tranquilas) intervenciones de los expertos que acuden a estos grupos de trabajo.

Lagares se ha defendido asegurando que siempre ha sido "independiente". Y ha recordado que ha trabajado con todos los gobiernos de la democracia española, desde el PSOE hasta el PP pasando por UCD. "He participado en todas las reformas tributarias que me han pedido la opinión. Salvo en la del 2006, he participado en todas. Algunas de las opiniones que he escuchado en la Comisión me han sonado más al PSOE que a lo que usted dice que es mi partido", le ha contestado al portavoz socialista.

Por eso, ha querido reivindicar el elevado nivel académico de sus compañeros y su trabajo: "Nos lo hemos pasado estupendamente. Se ha debatido mucho, entre gente de mucha valía y muy inteligente". Y además, "ha sido una labor altruista, sin cobrar", ha finalizado.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot