Menú

Uber, así es la aplicación que tiene a los taxistas en pie de guerra

La empresa norteamericana ya ofrece sus servicios en Barcelona. El sector se defiende y pide que los ayuntamientos penalicen su uso.

43
La empresa norteamericana ya ofrece sus servicios en Barcelona. El sector se defiende y pide que los ayuntamientos penalicen su uso.
Uno de los servicios de la aplicación. | UBER

Uber, la aplicación que pone en contacto a particulares para contratar trayectos en vehículos privados, ha llegado a España rodeada de polémica. Poco después de iniciar su andadura en Barcelona, la Confederación del Taxi exigió su cierre. Y la Generalidad no tardó mucho en responder. El Gobierno catalán ha abierto un expediente a la empresa por "supuesta actividad irregular" en el transporte de personas. Eso sí, la publicidad (aunque negativa) le ha venido bien a la empresa y se ha disparado el número de descargas de la aplicación.

Sin embargo, existe cierta confusión sobre qué es Uber realmente, cómo funciona, dónde está disponible y en qué se diferencia de los servicios que existen ya en estos momentos en España.

Uber llega a España después de haber ofrecido sus servicios en ciudades de medio mundo. La aplicación comenzó su andadura en 2010 en San Francisco, aunque sus creadores, Travis Kalanick y Garret Camp, han reconocido en numerosos diarios norteamericanos que fue en París donde surgió la idea. Tras una conferencia, les fue imposible encontrar un taxi en la Ciudad de la Luz. En ese momento se les ocurrió la idea de un servicio on-demand de transporte.

En un primer momento pensaron dedicarse únicamente a servicios de transporte de lujo, para que sus clientes pudieran llegar a todos lados "como diplomáticos"; pero una vez constituida la empresa se percataron de que podían llegar mucho más lejos. Tras un exhaustivo análisis de la industria del taxi, principalmente la de Estados Unidos, en 2010 se produjo el lanzamiento de la empresa en San Francisco, su primer mercado.

De UberCab a UberPop

En un principio, lanzaron UberCab. Esta aplicación ponía a disposición de los usuarios vehículos de lujo con conductor. Con el paso de los años se fue adaptando a los usuarios y fue ofreciendo una gama de coches más amplia. En la propia web de Uber se puede ver como en estos momentos hay hasta cinco servicios de transporte diferente, sin contar UberPop: UberX, Taxi, Black, SUV y LUX.

Acceder a estos servicios es muy sencillo: te descargas la aplicación y, dentro de las opciones que se te ofrecen, pides el vehículo que más te interese. Ni siquiera hay que pagar al taxista: tu cuenta está asociada a una tarjeta de crédito y el trayecto se cobrará directamente por la aplicación.

Los precios de los trayectos dependen de la calidad de los coches, el precio y su disponibilidad. Existe una tarifa por defecto. Por ejemplo, en el caso de Barcelona se trata de 30 céntimos por minuto o 75 céntimos por kilómetro, dependiendo de la velocidad. Pero como la propia empresa aclara, "en momentos de mucha demanda, nuestras tarifas cambian con el tiempo para mantener disponibles los vehículos". Por eso, en fines de semana o en días de gran demanda, como Nochevieja, las tarifas pueden dispararse. La última fiesta de Año Nuevo, en Nueva York, había tantos usuarios y tan pocos coches disponibles que se llegaron a pagar carreras de cientos de dólares. Eso sí, el usuario sabe, antes de montarse en el coche, exactamente cuánto le cobrarán, por lo que sólo él decidirá si quiere o no contratar el servicio.

UberPop en Barcelona

En Barcelona, por ahora sólo ha desembarcado UberPop. Cuando Uber llega a un nuevo destino lo hace normalmente a través de la introducción de uno o dos servicio secundarios.

UberPop es una de las últimas modalidades de la compañía. Con ella cualquier usuario puede convertirse en un taxista, transportando a personas en su vehículo y cobrando por sus servicios, eso sí debe ser primero aprobado por la empresa y cumplir una serie de requisitos (como tener mínimo 23 años).

La Confederación del Taxi de España asegura a Libre Mercado que el modelo que se está llevando a cabo en Barcelona, UberPop, es "ilegal". "No se trata de compartir coche, hay un beneficio que se reparte entre el conductor y la empresa Uber, sin licencias o seguros que los taxis tradicionales tienen que cubrir". Después de que este gremio denunciase a Uber, la empresa ya ha sido penalizada en Barcelona.

Algunos creen que está primera batalla ha sido ganada por los taxistas, pero hay otro punto de vista. En este sentido, hay que aclarar que UberPop es tan sólo un servicio accesorio, no la actividad principal de la compañía. El servicio más importante para Uber es el transporte de pasajeros utilizando servicios de alta gama con un conductor profesional, pero su lanzamiento en España todavía no se ha producido.

Aunque habrá que esperar para comprobarlo, ya se habla de la "táctica de Uber". La idea de la empresa es entrar en sus nuevos mercados con aplicaciones secundarias. Algo así como lo que han hecho en Barcelona con UberPop. Normalmente, esto genera mucha polémica, porque hablamos de servicios de particular a particular, sin impuestos ni facturas.

Luego, en una segunda etapa, una vez que la aplicación ya es conocida, llega Uber, la aplicación principal, que es completamente legal (o eso defienden en la empresa) puesto que se trata de un servicio similar al de alquilar una limusina con conductor. En este caso, hablamos de conductores profesionales, con el seguro en regla y todas las garantías legales. Lo único que cambiaría respecto al negocio tradicional de las limusinas o los coches con chofer es la forma de contratación, que es vía web, y el precio, que puede variar en función del día, la hora, el trayecto, etc...

Más allá de la polémicas lo que es indiscutible es que el negocio de Uber no deja de crecer y de expandirse. ¿Su próximo destino? La cuenta de Twitter: UberMadrid nos da la pista.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation