Menú

Bruselas comprará fruta con dinero público tras el veto ruso

La ministra de Agricultura ha anunciado, después de reunirse con los agricultores, que pedirá la retirada urgente del excedente.

147
La ministra de Agricultura, este lunes durante la reunión con los agricultores | Efe

Los agricultores españoles, sobre todo del sector de fruta de hueso de temporada -melocotones y nectarinas-, tienen motivos para el optimismo. Después de que el pasado jueves Rusia decretara el veto a la importación de estos y otros productos frescos de la Unión Europea, EEUU, Canadá y Australia, Bruselas ha anunciado que aplicará medidas excepcionales para estos sectores.

En un comunicado, la Comisión Europea ha anunciado que va a "introducir medidas de apoyo a los sectores de melocotón y nectarina de la UE, en particular mediante el aumento de los volúmenes de fruta elegibles para operaciones de retirada y distribución gratuita". Además de por el veto ruso, la Comisión alerta de que estos mercados se han visto muy afectadas por las condiciones climáticas desfavorables, es decir, la meteorología durante la época de cosecha de estas frutas ha sido especialmente buena por lo que la producción ha sido más elevada. Esto, unido a que la prohibición de rusia a la importación, podría poner en el mercado mayores cantidades de mercancía lo que generaría un aumento en la oferta ante el mismo nivel de demanda y desplomaría los precios. Algo que no interesa a los agricultores.

"Tras la reciente caída de los precios en los mercados de melocotón y nectarina, es urgente tomar medidas para apuntalar el mercado", asegura en el comunicado Dacian Ciolos, Comisario de Agricultura y Desarrollo Rural de la UE. Según anuncia, las medidas, que propondrá este lunes a la Comisión serán de carácter retroactivas y encaminadas a reducir la oferta. Una de las propuestas principales, que previsiblemente aprobará Bruselas, pasan por aumentar del 5 al 10% el porcentaje de producción que pueden ser retiradas para distribución gratuita, es decir apartadas del mercado para que no afecten en los precios.

En segundo lugar, también se pondrán a disposición las "medidas excepcionales" de apoyo a los que no sean miembros de las organizaciones de productores. De esta manera, según el comunicado, las medidas también estarán a disposición de las pequeñas empresas. Aunque la decisión no es firme y está prevista una reunión con los diferentes países afectados este jueves, la aprobación oficial se producirá en las próximas semanas.

Tejerina pedirá la retirada del excedente

En España, la decisión rusa podría costar a los agricultores más de 600 millones de euros. Por eso, en cuanto se conoció la noticia, los agricultores comenzaron a organizarse para demandar al Gobierno medidas para poder solucionar esta situación. Muchas empresas productoras españolas se vieron de la noche a la mañana con decenas de camiones llenos de fruta esperando entrar en Rusia y sin saber qué pasaría con toda su mercancía.

Una de las principales medidas que demandaba el sector era la retirada inmediata de la producción excedente, previo pago con dinero público de toda esa mercancía. Para analizar la situación, la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, ha mantenido una reunión este lunes con el sector más afectado por la prohibición rusa, al menos a corto plazo. Se trata de los productores de frutas de temporada, de frutas de hueso, nectarinas y melocotones principalmente.

Después de más de dos horas de reunión, los agricultores han salido muy satisfechos ya que se han cumplido, a priori, todas sus exigencias. La ministra del ramo ha anunciado que va a pedir a la Comisión Europea (CE) en el Comité de Gestión, que se celebrará el próximo jueves en Bruselas, que retire producción del mercado para evitar "en la medida de lo posible cualquier perturbación del mercado" por el veto ruso.

Tejerina ha recordado que el Gobierno había acordado la retirada de 10.000 toneladas de melocotones y albaricoques, que tienen como fin último destinarse a ayuda humanitaria o a la transformación. Así, el Gobierno solicitará a la CE "ampliar esa medida de retirada en cuanto al volumen y también en cuanto a sectores de frutas afectadas".

Además, Tejerina ha señalado que a "medio plazo" se continuará trabajando para "encontrar mercados alternativos". Finalmente, ha señalado que el próximo lunes se volverá a reunir con el sector para "dar cuenta del desarrollo y las propuestas de las negociaciones" y se reunirá también con la distribución para que "contribuya con la promoción en España del consumo de las frutas y hortalizas".

Satisfacción entre los agricultores

La retirada inmediata del producto excedente era la principal demanda que el sector venía manifestando desde hace días. Por lo que a la salida de la reunión prácticamente todas las asociaciones hablaban de "satisfacción" y calificaban el encuentro de fructífero.

Sin embargo, antes de comenzar la reunión, los afectados se mostraban preocupados e indignados y pedían "buscar medidas absolutamente excepcionales para una situación excepcional que tiene el sector. Es un problema político y sólo tiene una solución política, no hay otra", decía Javier Vasols, responsable de frutas y hortalizas dentro de la Confederación de Cooperativas Agrarias. "La consecuencia puede ser que nos carguemos el sector en su conjunto por lo que se tienen que sensibilizar los que tienen poder armas y herramientas para poder solucionar un problema como este", reconocía preocupado a Libre Mercado.

A la salida del encuentro eran mucho más optimistas. "Hemos coincidido en que la situación es muy grave. Precisamente porque es muy grave, necesita aplicar medidas de choque de manera urgente", explicaba a Libre Mercado el secretario general de COAG Miguel Blanco Suaña. Estas medidas pasan por la retirada subvencionada, es decir, compensada con dinero público de las producciones que en este momento no se pueden exportar a Rusia.

"En este momento la ministra está muy receptiva en nuestros planteamientos", decía Ángel Villafranca, presidente de Cooperativa Agroalimentaria. "El sector no puede sufrir las consecuencias de una medida política que nos afecta directamente", añadía. Por ello, aseguraba que "es un momento en el que toca desmantelar medidas de urgencia que tiene establecidas la propia PAC y hay que desbloquear esos fondos de la reserva para situaciones de crisis y actuar". Aunque en la reunión no se ha concretado el coste de lo que supone esa retirada pagada según estima Villafranca "unos 300 millones de toneladas" estarían afectadas por el veto ruso.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco