Menú

El 'sablazo' fiscal de Podemos comenzará con Patrimonio y Sucesiones

Promete eliminar todas las bonificaciones de ambos tributos en las regiones en las que gobierne. También bajará los mínimos exentos.

0
Promete eliminar todas las bonificaciones de ambos tributos en las regiones en las que gobierne. También bajará los mínimos exentos.

El programa electoral de Podemos para las próximas elecciones autonómicas ya está en la calle. Lo presentó este martes Pablo Iglesias (junto a otros 23 ponentes) bajo el título de 215 medidas para un proyecto de país. Como en los anteriores programas, borradores o documentos de trabajo que ha elaborado la formación hasta el momento (y han sido muchos), éste tampoco oculta que uno de los ejes centrales de su actuación si llega al poder será una subida de impuestos masiva, que incluirá incrementos en los tributos ya existentes, creación de otros muchos y eliminación de las posibles escapatorias.

En este caso hablamos de comicios regionales, por lo que las propuestas se centran en las cuestiones competencia de las comunidades. En impuestos, eso significa cambios en los tramos del IRPF que dependen de las CCAA, creación de nuevos tributos mediambientales, una tasa turística y una subida del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Eso sí, lo gordo se reserva para Patrimonio y Sucesiones. Podemos quiere castigar la propiedad privada y estos son los dos grandes tributos para penalizar el ahorro que las regiones tienen a su alcance. En ambos casos existe una ley de carácter general que deja mucho margen a las comunidades autónomas para que éstas desarrollen cómo se aplicará el tributo en su territorio. Esto ha generado una intensa competencia fiscal, que se ha traducido en bonificaciones, excenciones o cambios en los tipos.

En general, la tendencia ha sido a la baja, a reducir la carga soportada por las familias. El partido de Pablo Iglesias quiere acabar con esta práctica. Es decir, no sólo habrá subidas en los dos impuestos, sino que además obligará a todas las regiones a igualarse al alza. El impacto en algunos hogares será muy importante.

Patrimonio

Como apuntamos, tanto en Patrimonio como en Sucesiones existe un impuesto diferente en cada región, por lo que no es sencillo hablar en términos globales para toda España, ya que cada región tiene sus peculiaridades. El informe Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral de REAF-REGAF Consejo General de Economistas Asesores Fiscales es quizás el resumen más completo en la materia (las cifras recogidas en este artículo provienen de la edición 2015 del citado documento).

La normativa general establece una "exención de 300.000 euros para la vivienda habitual" y un mínimo exento adicional de "700.000 euros", tanto para residentes como para no residentes. Pues bien, aquí llega la primera sorpresa de Podemos, que pide reducir ese mínimo exento a 400.000 euros. En lo que respecta a la vivienda habitual no se dice nada, por lo que no queda claro si se mantiene o se elimina la exención de 300.000 euros.

En cualquier caso, sólo con este recorte del mínimo exento serían muchas las familias de clase media que han acumulado un pequeño patrimonio a lo largo de su vida (quizás una vivienda en el centro de una ciudad que tenga un valor estimado muy elevado o un par de casas para alquilar o unas acciones) que empezarían a pagar por un tributo que hasta ahora no les afectaba.

No sólo eso. Podemos promete también "la recuperación efectiva del impuesto sobre el Patrimonio allí donde éste haya sido derogado de facto" y "la revisión de las deducciones y bonificaciones existentes". Por ejemplo, en Madrid la cuota está bonificada al 100% y en otras comunidades hay tarifas más bajas o escalas diferentes a la prevista en los Presupuestos Generales. Todo eso se acabará si el partido de Pablo Iglesias llega al poder.

Sucesiones y Donaciones (ISD)

En este impuesto, Podemos promete que derogará "las bonificaciones que se han legislado en algunas comunidades autónomas durante estos últimos años, por las que, en la práctica, este impuesto se ha eliminado o reducido para muchos grupos con un alto nivel de renta. Al igual que en el impuesto sobre el patrimonio, en este caso la recuperación del gravamen efectivo ha de desarrollarse de forma coordinada entre las distintas comunidades para evitar la actual competencia fiscal".

En la práctica, esto implicará una subida de impuestos generalizada para prácticamente todos los españoles, puesto que en el caso del ISD casi todas las regiones habían aprobado regímenes más benignos que el general. Es cierto que Podemos asegura que "aumentará la reducción general por parentesco" y revisará los casos de pobreza, para que no haya "renuncias indeseadas a una herencia". Pero serán muy pocos los contribuyentes que salgan ganando.

Impuesto de sucesiones en las CCAA (simulación realizada por Bankinter)

La anterior tabla muestra cuál es la tarifa que debería pagar un soltero que recibiera una herencia valorada en 800.000 euros. Como vemos, hay una enorme diferencia entre las regiones. Podemos plantea como mínimo igualar a todas con las más altas. De hecho, al pedir la eliminación de todas las bonificaciones, todo apunta a que el resultado final sería incluso peor que en las comunidades con menos ventajas para los herederos (porque todas las regiones incluyen de una forma u otra alguna mejora respecto al régumen general).

Los demás impuestos

IRPF: la parte más importante llegará en el programa para las generales, aunque Podemos ya insinúa por dónde irán los tiros. Cualquiera que haya leído el documento de Círculo 3E sobre la propuesta de reforma fiscal ya podía intuir que en el impuesto sobre la renta habrá una subida importante. Y el programa para las autonómicas se confirma.

Para empezar, "se revisarán la mayor parte de las deducciones de la cuota autonómica", lo que en la práctica supondrá un fuerte incremento de la factura. En cuanto a los tipos, Podemos promete "reducir" los que afectan a rentas inferiores a 25.000 euros y "aumentar" los que pagan los que ganen más de 50.000 euros. A los que están entre una cifra y otra les promete "suavizar" los tipos, quiera decir lo que quiera decir este verbo. Eso sí, incluso a los que ganen menos de 25.000 euros se les debería encender la luz de alarma. Porque reducir ligeramente los ya bajos tipos que pagan a cambio de eliminar las deducciones que ahora tienen (como los mínimos personales o familiares, por ejemplo) puede tener como consecuencia una subida fiscal, incluso aunque se lo vendan de otra manera.

Impuestos ambientales: habrá cuatro nuevos tributos para conformar lo que Podemos llama "nueva fiscalidad ecológica":

  • Un impuesto sobre la contaminación atmosférica que tenga como hecho imponible los niveles de emisión superiores a los normativamente establecidos.
  • Un impuesto sobre actividades de alto riesgo ambiental, por ejemplo, las de las industrias de fabricación de contaminantes.
  • Un impuesto sobre el daño medioambiental causado por las grandes áreas de venta, con hecho imponible medido en volumen de envases y embalajes generados por unidad de tiempo.
  • Un impuesto sobre las bolsas de plástico de un solo uso.

Impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados: "Se revisará si los tipos impositivos son más bajos que lo que permite la normativa estatal en las transmisiones patrimoniales, para en su caso, igualarlos. Asimismo, se examinará la existencia de bonificaciones en actos jurídicos documentados a determinadas escrituras relacionadas con la inversión en vivienda habitual".

Ecotasa: ya había algunas regiones y ciudades que habían dado pasos en esta dirección y ahora Podemos pide generalizarlo. España es el tercer país con más turistas del mundo, pero a la formación no le preocupa el daño que sus medidas puedan hacer a este sector. Y cuidado, que a los particulares que alquilen sus apartamentos también les afectará.

Lo primero es la ecología (al menos ésa es la excusa para la tasa) y por eso prometen: La creación de una ecotasa que grave los establecimientos turísticos para corregir sus impactos medioambientales, sociales y culturales (…) Apostamos por la introducción de la ecotasa como incentivo para que las empresas hoteleras cumplan con la normativa, así como de una tasa turística, variable según el tipo de alojamiento turístico, y que abarque también el uso turístico de vivienda privada.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot