Menú

La banca de inversión alerta de que Grecia y la troika llegan a un "callejón sin salida"

Goldman Sachs, Barclays o Morgan Stanley, entre otros, ya no descartan ningún escenario en Grecia: quiebra, corralito o salida del euro.

Goldman Sachs, Barclays o Morgan Stanley, entre otros, ya no descartan ningún escenario en Grecia: quiebra, corralito o salida del euro.

Este lunes han vuelto a surgir nuevos rumores acerca de un posible acuerdo entre Grecia y sus acreedores internacionales, que, una vez más, fueron desmentidos casi de inmediato por fuentes oficiales de la negociación. Tras un nuevo fin de semana de conversaciones, todo sigue más o menos igual.

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, insiste en culpar a la troika (Comisión Europea, Banco central Europeo y Fondo Monetario Internacional) del bloque que sufre el rescate desde el pasado febrero, debido a sus exigencias de reformar el sistema público de pensiones y flexibilizar el mercado laboral.

Bruselas, por su parte, insiste en que el Gobierno de Syriza debe completar la lista de reformas y ajustes acordada en el programa de rescate para poder liberar el último tramo de 7.200 millones de euros que precisa urgentemente Atenas para evitar la quiebra.

Y, mientras, la cuenta atrás continúa. Grecia debe pagar 300 millones de euros al FMI este viernes, del total de 1.800 millones que tendrá que abonar a sus acreedores este mes, al tiempo que afronta el correspondiente gasto público mensual en sueldos, pensiones y prestaciones públicas básicas. La Comisión Europea ha recordado este lunes que el plazo de negociación para alcanzar un acuerdo "expira formalmente" a finales de junio.

Sin embargo, el margen disponible para el pacto es cada vez más estrecho, según advierten varios bancos de inversión. Goldman Sachs, por ejemplo, indica que las posiciones que mantienen Atenas, por un lado, y sus acreedores, por el otro, son "irreconciliables" y, por tanto, "las negociaciones han llegado a un callejón sin salida".

Por ello, los analistas de Goldman concluyen que podría ser necesario pasar por el temido "default técnico y/o bloqueo de los depósitos bancarios" para descongelar las negociaciones y, de este modo, forzar un acuerdo entre Grecia y sus acreedores. Y es que, si la troika no da su brazo a torcer, Syriza tendrá que escoger entre la permanencia o no de Grecia en el euro.

Barclays, por su parte, dice que "no hay indicios claros de que se esté fraguando un acuerdo aceptable para todas las partes". Atenas tendrá "difícil" afrontar todo sus pagos al FMI a finales de junio, pero "aún más improbable" será abonar los 3.500 millones de euros en bonos al BCE el próximo 20 de julio.

Aunque la entidad confía en que se alcance un acuerdo en el último momento, "la incertidumbre sigue siendo alta. Creemos que el resultado más probable será un cambio político que conduzca a una remodelación del Gobierno", tras la salida de sus "miembros más radicales", configurando así una nueva coalición capaz de implementar las reformas que exigen los acreedores. Pero, sin acuerdo, Grecia acabará saliendo del euro, desatando una oleada de impagos y controles de capital.

Por último, Morgan Stanley avanza un repunte de las primas de riesgo en los países periféricos en caso de que Grecia impague al FMI y el BCE imponga, finalmente, el temido corralito financiero, si bien dichas subidas serán limitadas gracias a los cortafuegos que ha ido levantando la zona euro desde el estallido de la crisis de deuda. La clave, por tanto, es que los grandes bancos de inversión ya no descartan ningún escenario en el caso de Grecia: quiebra, corralito o salida del euro.

Temas

En Libre Mercado