Menú

El PP impone una de las normativas más duras sobre el cigarrillo electrónico

La nueva normativa regula de manera estricta aspectos como el etiquetado, envasado y promoción de estos productos.

0
La nueva normativa regula de manera estricta aspectos como el etiquetado, envasado y promoción de estos productos.

La Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV) ha analizado la decisión del Gobierno de España de impulsar el Decreto Ley que finalmente completará la transposición de la directiva comunitaria que regula los cigarrillos electrónicos en Europa. Esta medida posicionará a España entre los países más estrictos con estos productos e impondrá una enorme cantidad de nuevas trabas a las Pymes que componen el sector.

El nuevo marco normativo incluye medidas de control exhaustivas para los cigarrillos electrónicos, regulando todos y cada uno de los aspectos en torno a estos productos, como su publicidad, consumo, etiquetado e ingredientes. Igualmente, las empresas dedicadas a la fabricación, distribución e importación de cigarrillos electrónicos estarán obligadas a figurar en un registro público y proporcionar a las autoridades competentes información detallada de sus productos, de los procesos de fabricación y de los sistemas de seguridad y calidad.

Esta nueva regulación completa la legislación española sobre cigarrillos electrónicos, que está vigente desde el 2014, y el Real Decreto 579/2017, que en junio de este año traspuso parcialmente la normativa comunitaria. Para UPEV, esta decisión del Ejecutivo era necesaria para finalizar la transposición de una directiva que lleva casi dos años de retraso en España. Sin embargo, los representantes del sector tienen miedo de que pueda dificultar la recuperación del sector durante los próximos años.

Con este Real Decreto Ley, España pasa a tener una de las legislaciones más restrictivas de Europa respecto al cigarrillo electrónico, un producto destinado exclusivamente al fumador adulto y que, de acuerdo a estudios de la Agencia de Salud Pública del Reino Unido, es un producto un 95% menos perjudicial que el tabaco convencional.

En palabras de Arturo Ribes, presidente de UPEV, "España debería inspirarse a partir de ahora en aquellos países que ponen más restricciones al cigarrillo convencional y, en paralelo, incorporan los cigarrillos electrónicos en sus estrategias nacionales de lucha contra el tabaquismo. Es el caso de países pioneros como el Reino Unido o los EEUU, más centrados en flexibilizar la regulación de los productos alternativos con nicotina menos dañinos y en restringir el cigarro convencional".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot