Menú
Con tu apoyo hay ms Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustracin Liberal
  • Eventos

Alovera, el pueblo de Guadalajara con la "tienda" más "fea" de Zara

Tanto el almacén de Alovera como los otros 17 que Inditex tiene repartidos por todo el mundo actúan “como una tienda" que nutre al comercio online. 

0
Tienda Zara en Castellana | Inditex

Si nunca ha oído hablar de Alovera, debe saber que es un municipio de casi 12.500 habitantes que está situado al oeste de Guadalajara, muy cerca de la Comunidad de Madrid. A estos datos, que quizá no sean lo suficiente atractivos para muchos, hay que añadirle que es en un almacén de esta localidad guadalajareña desde donde salen casi todos los paquetes que los españoles compran en la web de Zara.

El casi es un matiz importante porque el grupo gallego está acelerando sus esfuerzos en "la plena integración del stock" entre las tiendas físicas y su web gracias a la tecnología RFID. "Tenemos la posibilidad de ofrecer a través de la venta online un producto que no tenemos en el almacén, pero sí en las tiendas. Eso nos ayuda con los tiempos de envío", explicó el pasado miércoles, el presidente de Inditex, Pablo Isla, en la presentación de los resultados anuales de la compañía. Esto quiere decir que es posible que una prenda comprada en la web de Zara le llegue al cliente en España procedente de una tienda física sin necesidad de pasar por Alovera, aunque la mayoría de los pedidos llegan antes al almacén.

Al mando de las instalaciones en Guadalajara está la empresa estadounidense XPO, una prestigiosa compañía en el sector del transporte y la logística a nivel mundial. Aunque el almacén no trabaja en exclusiva con la marca estrella de Inditex, la firma gallega es uno de sus mejores clientes.

Y con el auge del online, el negocio de XPO va viento en popa. Tanto es así que, para hacer frente al aluvión de pedidos de toda España, prepara la apertura de otro gran almacén en la localidad de Marchamalo, muy cerca de Alovera. Fuentes del gigante textil, son conocedoras de que, en cuanto esté en marcha este nuevo almacén, muchos de los pedidos de Inditex se gestionarán desde allí, pero no "sabemos si serán todos o algunos porque la decisión depende sólo de XPO". La empresa estadounidense creará 3.000 empleos en este nuevo almacén.

"Una tienda enorme y fea"

Desde el grupo fundado por Amancio Ortega, explican que tanto el almacén de Alovera como los otros 17 que tienen repartidos por todo el mundo, actúan "como una tienda", aunque son "enormes y feas" debido a que "no tienen ninguna presencia arquitectónica ni decorativa" porque "no están cara al público". Los compradores adquieren sus productos al otro lado de la pantalla.

Una de las reglas de oro del modelo Inditex es que independientemente de dónde se fabriquen las prendas y del país en el que se vayan a comercializar, todas ellas pasan por alguna de las 12 plataformas logísticas que el grupo textil tiene en España.

Sin embargo, si la venta se ha realizado por internet, de las plataformas logísticas las prendas dan otro viaje más, y son transportadas a alguno de estos 18 almacenes, como el de Alovera, "propiedad de diferentes operadores" que se encargan de suministrar a los 49 países donde alguna de las marcas del gigante gallego opera en el mercado online.

Como ocurre con las tiendas físicas de Inditex, estas instalaciones, también llamadas stock rooms, reciben nuevas colecciones cada 2 semanas. En 2017, emplearon a 10.000 personas en todo el mundo. Precisamente esta semana, Inditex se ha estrenado en el mercado online de Australia y ha comenzado a operar con uno de estos almacenes en el país.

mapa-almacenes-online-inditex.jpg

De cara al futuro, el "objetivo" de Inditex es "intentar centralizar el comercio electrónico en cada país" con un almacén por mercado. Por ahora, estas instalaciones "van cubriendo determinadas áreas geográficas" que ocupan varios países, según explican fuentes de la empresa.

El 10% del negocio de Inditex ya es online

El pasado miércoles, en la sede de Arteixo (Coruña), el grupo fundado por Amancio Ortega desveló uno de sus grandes secretos: el peso de su negocio online. La dueña de Zara reveló que las ventas por internet suponen ya el 10% de sus ventas netas totales.

El gigante textil rompió así la política de no desglosar las cuentas de sus tiendas físicas y su web, tal y como venía haciendo años atrás. La razón es que "cada vez va cobrando más importancia la venta online" para la actividad de la empresa, tal y como reconoció el propio presidente del grupo, Pablo Isla. Tanto es así, que el pasado Black Friday fueron capaces de gestionar 246.217 pedidos en una hora.

Isla insistió en que que la integración entre los locales y el comercio electrónico "es el eje estratégico" de la compañía. Y este es el motivo de que mientras el gigante textil acelera sus esfuerzos por optimizar su eficiencia logística en internet, tampoco quiera olvidarse de su conexión con la tienda física.

Los dos ensayos de Zara

Uno de sus experimentos en este sentido es la instalación de la primera máquina automática de recogida de pedidos online en una tienda ¿Tiene sentido ir a buscar al establecimiento un producto que puedes recibir cómodamente en casa? Para los clientes de la compañía parece que sí, ya que el 30% de los pedidos que realizan en su web son recogidos en los mostradores de las tiendas. Así, se ahorran los gastos de envío.

maquina-expendedora-zara.jpg

El lugar elegido para la prueba ha sido la tienda Zara del centro comercial de Marineda (Coruña). Las dimensiones de este prototipo, que está encajado la pared de la tienda, son 8 metros de largo, 2,5 metros de profundidad y 3,7 metros de largo. El sistema funciona de manera muy similar al de cualquier máquina expendedora, aunque en lugar de acudir con monedas, para llevarse la compra a casa, el cliente deberá pulsar en la pantalla el código que ha recibido en su móvil previamente.

En 20 segundos, como máximo, el paquete sale por una trampilla y llega a manos de su dueño, que no habrá necesitado interactuar con ninguno de los empleados del local. Si el comprador no puede acudir a por su pedido el mismo día que recibe el mensaje, no hay problema, porque la máquina se lo guarda durante 30 días, ya que tiene capacidad para gestionar unas 700 cajas. La compañía también pretende incluir dos máquinas como estas, con capacidad para 2.400 paquetes, en la megatienda de 4.000 metros cuadrados que está reformando en Stratford (Londres).

holograma-zara.jpg

El otro experimento tiene fecha de caducidad, pero es toda una innovación tecnológica. Se trata de un sistema de realidad aumentada que se incorporará a los escaparates, pódiums interiores de las tiendas e incluso a las cajas de entrega de los pedidos online.

Con una aplicación de móvil bautizada como Zara AR, los usuarios podrán ver a través de las pantallas de sus teléfonos a hologramas de modelos desfilando y moviéndose con la ropa de la compañía. Será a partir del 18 de abril cuando Inditex lo ponga en marcha en 120 grandes tiendas durante dos semanas. Los que no acudan a los establecimientos, podrán ver moverse a estos hologramas por encima de las cajas de las prendas que compren por internet.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios