Menú

Los jóvenes españoles, entre los europeos con más problemas para acceder a una vivienda

La proporción de jóvenes con dificultades para afrontar sus gastos de vivienda es cuatro veces superior a la población de mayor edad.

0
La proporción de jóvenes con dificultades para afrontar sus gastos de vivienda es cuatro veces superior a la población de mayor edad.

En base a los datos de Eurostat, es posible definir las características del hogar medio español. En primer lugar, en España predomina la propiedad sobre el alquiler con una proporción del 78%, superior al 69% de la media de la UE. Los países europeos donde la propiedad está más generalizada son los del antiguo bloque comunista (en Rumanía alcanza el 97% y en Lituania el 89%), mientras que es relativamente menor en Francia, Reino Unido (64% en ambos) o Alemania (52%).

tenvi1.png

A su vez, existe una relación inversa entre la edad y la vivienda en alquiler, con la particularidad de que la diferencia entre generaciones es aquí más pronunciada que en el conjunto de la UE. Apenas un 8% de la población española mayor de 65 años vive de alquiler, más que duplicando la tasa de Italia o Francia y cinco veces superior a Alemania u Holanda. Incluyan a este hecho que a la edad de 65 años apenas quedan hipotecas por amortizar y encontrarán una primera diferencia entre la población de mayor edad española y la más joven.

tenvi2.png

En segundo lugar, en España predomina el piso sobre el chalet o el pareado. De hecho, en ningún otro país europeo existe una menor proporción de los segundos que en España, donde apenas una de cada tres viviendas es una casa unifamiliar.

tenvi3.png

En tercer lugar, la calidad de la vivienda en España no es baja, al menos en términos relativos. Tanto si se mide la calidad por el número de viviendas sobreocupadas (menos habitaciones que personas solteras de más de 18 años) como por los hogares en riesgo de pobreza, los parámetros en España se sitúan en la parte baja de la escala europea. En el caso de la sobreocupación, y excluidos los países más pequeños, únicamente en Noruega, Irlanda, Holanda y Bélgica la proporción es inferior a la española, mientras que en el caso de la pobreza la anterior lista se reduce a Irlanda y Bélgica.

tenvi4.png

Pero el hecho de que la calidad de los hogares españoles sea relativamente elevada no significa que no existan problemas vinculados al mercado inmobiliario. Por un lado, el difícil acceso a la vivienda entre los más jóvenes provoca que la edad de emancipación (29,3 años) sea la sexta más alta en Europa y que la edad para contraer matrimonio -y establecer un proyecto familiar a largo plazo- sea la segunda más elevada, únicamente por detrás Suecia.

tenvi5.png

Posiblemente, relacionado con lo anterior, a pesar de que el número de hogares con hijos es relativamente alto en España, el número de familias numerosas es el octavo más bajo.

tenvi6.png

Otro problema es el gasto excesivo que se soporta para mantener la vivienda. Mientras un 10% del total de la población española tiene un excesivo gasto, la proporción sube hasta el 43% -siendo la cuarta más alta tras Grecia, Rumania y Turquía- cuando se trata de vivienda en alquiler.

tenvi7.png

Entre los más jóvenes, este problema es más grave que en la UE, debido al mayor peso del alquiler y los menores ingresos que percibe este segmento de la población. Sin embargo, con la edad, estas dificultades se atenúan, circunstancia que no ocurre, por lo general, en el resto de la UE.

En concreto, entre la población mayor de 65 años dicho problema afecta apenas a un 4%. Si se compara a la población de 25 a 34 años con la mayor de 65, el problema para afrontar el gasto de una vivienda es cuatro veces superior entre los más jóvenes. Esta relación no tiene comparable en Europa, pues los siguientes en la lista son Noruega y Reino Unido, con una relación dos veces superior entre mayores y jóvenes.

tenvi8.png

En los casos extremos de dificultad, cuando el gasto de la vivienda supone más del 75% de la renta del hogar, este problema afecta al 1% de los propietarios de vivienda sin hipoteca -en línea con el 2% en la UE-, pero asciende al 16% del total en los hogares con alquiler, lo cual duplica la media de la UE, tan sólo por delante de Grecia, Serbia y Bulgaria.

En definitiva, el mercado de la vivienda en España pone de manifiesto un problema entre la población más joven que contrasta con una situación de mayor alivio entre los mayores. Curiosamente, si la decisión de los gobernantes españoles pasa por "traspasar" a los pensionistas más recursos desde el colectivo de los trabajadores -en forma de más impuestos o deuda pública-, se estaría más lejos aún de encontrar una solución a este problema.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia