Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Ofensiva empresarial ante la oleada de impuestos de Pedro Sánchez

El Gobierno planea subir Sociedades, aplicar más impuestos a la banca, a las tecnológicas y al diésel. 

Libre Mercado
0
Pedro Sánchez en el Palacio de la Moncloa | EFE

El Gobierno prepara una subida de impuestos para un gran número de sectores de nuestra economía. Esta amenaza fiscal ha hecho que los representantes de las compañías afectadas no duden en mostrar públicamente su preocupación ante la oleada de impuestos que prepara el PSOE.

Tras el anuncio de incrementar Sociedades, las patronales de empresarios CEOE y CEPYME avisaron ayer martes de los riesgos que supone subir este impuesto si se quiere llevar a cabo en su totalidad el alza salarial pactada con los sindicatos.

Los interlocutores sociales presentaron a Sánchez y Valerio el "IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) 2018-2020" que firmaron la semana pasada y que contempla un incremento de en torno al 2% más un 1% variable, así como un salario mínimo de 14.000 euros anuales en 2020.

El presidente de Cepyme aseguró que las empresas"quieren cumplir con el tema de los salarios", pero añadió que "un incremento de costes puede hacer fracasar" la subida pactada, porque "son vasos comunicantes". Por ello, ha pedido "mucha tranquilidad" y un "estudio" del incremento de esas cargas fiscales que podrían afectar a un aumento de los costes de las empresas.

La banca alerta

La banca también se unió para advertir que la subida fiscal castigará su solvencia. La AEB y CECA emitieron ayer un comunicado conjunto para advertir que un impuesto especial para los bancos destinado a financiar las pensiones tendría unos efectos recaudatorios "inferiores a los pretendidos" y afectaría "de forma muy negativa" a la solvencia de las entidades.

"Si bien los objetivos que se pretenden alcanzar con estas medidas se pueden compartir, la creación de nuevos gravámenes a la banca no constituye una solución adecuada, porque sería injusta y porque conllevaría efectos colaterales perjudiciales para la economía española en general", explican. Y además, continúan, "el incremento de la carga tributaria del sector financiero generaría para nuestras entidades una desventaja competitiva a nivel europeo", y supondría un obstáculo al "relevante" papel que tiene el sector en términos económicos y sociales, sobre todo en su contribución "al empleo y al desarrollo de la actividad económica a través de la concesión del crédito".

No lo dijeron en el comunicado, pero sí lo han dicho otros miembros del sector. Y es que al final este impuesto lo acabará pagando el cliente, ya sea vía comisiones o por el encarecimiento del crédito.

Tecnológicas y automoción

También han hablado de impuestos las tecnológicas. Aunque el Ejecutivo socialista de momento solo ha anunciado que implantará un impuesto a las grandes tecnológicas conocido como la tasa Google, el sector muestra su inquietud. El Gobierno ha invitado esta semana a las operadoras de telecomunicaciones a participar en la hoja de ruta para la digitalización de la industria y éstas compañías han aprovechado para alertar de que es la carga fiscal actual que soportan lo que les impide invertir más para que España sea "número 1" en revolución digital.

"Hay que revisar el paquete fiscal, que es una carga que no nos permite invertir más para permitir que España sea número 1 en revolución digital", resumió ayer el consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra. Por ejemplo, "la tasa de la televisión es una aberración", señaló Coimbra, que recalcó que su sector soporta tasas "de todo tipo" y sufre "inseguridad jurídica" en términos municipales, con tasas sobre el dominio público "que aparecen y desaparecen".

Aunque no mencionaron explícitamente la subida fiscal al diésel que planean los socialistas, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha dicho que aboga por un impuesto "verde, único y orientado al uso" para el automóvil, unificando los actuales de circulación y matriculación, vinculándolo al dióxido de carbono (CO2) y a la calidad del aire y al uso y no la compra del coche. "La fiscalidad actual es regresiva y anacrónica y no favorece la renovación del parque automovilístico español, que es uno de los más antiguos de Europa", aseguró su presidente, al tiempo que añadió que España está "a la cola" en lo que se refiere al mercado de vehículos alternativos en el Viejo Continente y que esta fusión de impuestos tendría un "coste cero" para la recaudación pública.

Los autónomos también se han mostrado en contra de la subida de los impuestos al diésel, ya que afectaría a sus negocios. Según los cálculos de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), el gasto de esta medida por autónomo se dispararía hasta los 2.100 euros al año.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios