Menú

¿Cuánto nos cuestan los ayuntamientos?: diferencias de hasta 800 euros por habitante

Barcelona, Madrid, Bilbao y Vitoria son los cuatro ayuntamientos que más dinero cuestan a sus ciudadanos.

0
Barcelona, con un coste superior a 1.600 euros por habitante, es el ayuntamiento más caro.

Teniendo en cuenta que las competencias locales son prácticamente equivalentes a lo largo y ancho de la geografía española, la eficiencia de un Ayuntamiento puede medirse con la mirada puesta en los ingresos que extrae de cada ciudadano. Desde esta óptica, llama la atención las diferencias que existen en los niveles de desembolso por habitante de los principales consistorios del país.

Para calcular la eficiencia, tomaremos como referencia el ranking que ordena las capitales de provincia según su población y nos fijaremos en los ingresos por habitante que tienen los quince primeros Ayuntamientos del listado. La herramienta que nos permite estudiar estos datos es el Observatorio de Información Económico-Financiera de las Corporaciones Locales, una aplicación de la AIREF que recopila datos de la Secretaría General de Financiación Autonómica y Local, la Intervención General o el INE.

Barcelona (ingresos locales de 1.620 euros per cápita), Madrid (1.493 euros), Bilbao (1.446) y Vitoria (1.389) aparecen como los cuatro ayuntamientos que más dinero cuestan a sus ciudadanos. Es cierto que hablamos de ciudades con un nivel de vida más alto que la media, pero también es cierto que los niveles de gasto que registran estos consistorios se sitúan muy por encima de lo que vemos en el resto de escenarios analizados.

En el extremo opuesto del listado nos topamos con otras cuatro ciudades en las que las corporaciones locales tienen un coste mucho menor si lo medimos a partir de sus ingresos por persona. Las Palmas de Gran Canaria (ingresos locales de 874 euros per cápita), Valladolid (829 euros pc), Alicante (809 euros pc) y Murcia (804 euros pc) tienen, por tanto, unos Ayuntamientos mucho más eficientes, hasta el punto de que funcionan con un coste medio de 829 euros, un 45% por debajo de los cuatro consistorios que citábamos en el párrafo anterior.

Entre uno y otro extremo nos topamos con distintos gobiernos locales que funcionan con ingresos que van de 950 a 1.100 euros por habitantes. En la franja alta de este intervalo están Sevilla (ingresos locales de 1.092 euros per cápita), Málaga (1.082 euros pc), Zaragoza (1.064 euros pc) y Valencia (1.020 euros pc). En la franja baja de este segmento aparecen Palma de Mallorca (987 euros pc), La Coruña (965 euros pc) y Córdoba (960 euros pc). El ingreso municipal medio para esta serie de corporaciones locales es de 1.024 euros por persona, un 31% por debajo de los niveles registrados en Barcelona, Madrid, Bilbao y Vitoria.

De hecho, si tomamos a los cuatro ayuntamientos más costosos de las quince capitales estudiadas y los comparamos con los once municipios restantes, vemos que el coste medio de los primeros es de 1.487 euros de ingresos por habitante, mientras que los segundos operan con un precio de 953 euros por persona. Hay, por tanto, una diferencia de 534 euros en el coste per cápita (una brecha del 36%), aunque la discrepancia se acerca a los 800 euros si analizamos los dos extremos de la tabla (Barcelona o Madrid frente a Alicante o Murcia).

Como es lógico, hay distintos factores que impiden el cierre completo del diferencial existente entre unos y otros consistorios. Sin embargo, sería deseable que los gobiernos locales creasen algún tipo de foro para compartir información y diseñar mejores políticas de gasto. Licitando conjuntamente a través de centrales de compra o contratos integrados, los ahorros en las adjudicaciones podrían ser del 25-30%. Además, comparando estructuras administrativas, las mejores prácticas podrían ser imitadas por el resto de Administraciones.

¿Qué significaría esto para los contribuyentes? Tomemos el supuesto de un barcelonés. Si el Ayuntamiento de la Ciudad Condal lograse reducir un 50% su brecha de eficiencia con Valencia, el coste por habitante de la Administración local pasaría de 1.620 a 1.320 euros. Para un hogar medio (tres personas), esto supondría un ahorro anual de 900 euros. Durante una década, esa familia habría pagado 9.000 euros menos a la Hacienda barcelonesa.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios