Menú

Vuelve Zapatero: así reparte Sánchez las inversiones del Estado para pagar 'favores' políticos

Además de disparar la inversión en Cataluña, los Presupuestos castigan a las regiones del PP, como Galicia, La Rioja o Madrid.

0

Después de la aprobación del anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) por el Consejo de Ministros, la semana pasada le tocó a la ministra de Hacienda presentar el proyecto en el Congreso: fotos de rigor, rueda de prensa y, tras ello, el detalle del proyecto.

¿Y qué encerraba el detalle? Además del desastre de planteamiento, donde inflan lo ingresos, cuadran a martillazos el cuadro macro, se quedan cortos en el gasto real que ese proyecto puede suponer y ponen en peligro el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria, muestra que, claramente, vuelve la sombra de Zapatero en el reparto de las inversiones territorializables en los presupuestos, reparto con el que castigaba a quienes no le votaban, para primar, especialmente, a Cataluña.

Esa historia se repite de nuevo. Así, Sánchez, emplea electoralmente el presupuesto para pagar el precio que tiene que abonar por estar unos meses más en La Moncloa, al tiempo que riega de inversiones las regiones donde gobierna el PSOE -o donde creía que iba a continuar gobernando, como Andalucía-. De esa manera, premia a Valencia, con un incremento de inversión del 60,2%, a Extremadura, con un 27,3%, todas ellas por encima de la media (que crece un 18,11%), o donde pensaban que iban a gobernar cuando estaban elaborando los PGE, Andalucía, donde la inversión la hacen crecer un 43,5%, aunque, al final, no les ha salido como creían y han perdido el Gobierno de la Junta.

invsa1.jpg

Y también paga favores, como el aumento del 90% de la inversión en Navarra, así como el precio de los independentistas al apoyo de la moción de censura y a mantener a Sánchez en La Moncloa: en Cataluña, la inversión la incrementa un 52%, con 700 millones más que en 2018. Adicionalmente, también le concede 200 millones más accediendo a las exigencias independentistas equiparando la inversión de la administración central en Cataluña con el peso del PIB de Cataluña en el conjunto nacional. El precio de la estancia en La Moncloa se pone negro sobre blanco, y veremos si no hay peores contrapartidas fuera del ámbito presupuestario.

Por el contrario, castigan especialmente a las regiones donde no gobiernan, como Galicia, donde se produce el mayor descenso de la inversión territorializable, con un 19,4% menos (casi 200 millones menos que en 2018), La Rioja, donde desciende la inversión de los PGE un 40,9%, o Madrid, donde desciende en 7 millones. Es, por tanto, una vuelta a los años de Zapatero, donde los PGE se empleaban para realizar las inversiones en las regiones donde gobierna el PSOE o donde el PSOE debe algo al gobierno en cuestión, en lugar de invertir donde sea necesario.

invsa2.jpg

Y si lo analizamos en términos de peso que supone sobre el total, Cataluña recibe más del 17%, que con los 200 millones adicionales de la Disposición Adicional Tercera lo deja muy por encima del 18%.

invsa3.jpg

Y en términos de inversiones por habitante, más de lo mismo. De igual modo, Cataluña es una de las que más recibe por habitante, un 48,9% más, mientras que Madrid pierde un 1,6% y se queda por debajo de la media (que crece un 17,7%), lo que confirma el reparto electoral que hace el Gobierno al estilo de Zapatero. Entonces, llegó a disminuir la inversión en Madrid mientras subía la del resto, hasta un 44% la de Cataluña. Camino de eso volvemos a ir.

invsa4.jpg

Un disparate más de estos presupuestos, como el hecho de que, además de los 5.000 millones de incremento de techo de gasto no financiero ya citados, el gasto consolidado sube en 23.000 millones, han de financiar a la Seguridad Social en otros 15.000 millones, pero sin intentar realizar las reformas necesarias para garantizar su sostenibilidad, y conceden a las regiones 2.000 millones más en entregas a cuenta por un cambio de criterio del Gobierno a la hora de asignar el IVA, que técnicamente no tiene un pase (meten trece meses en un año) y que a efectos de Contabilidad Nacional no va a poder computar, con lo que la administración central, en ese caso, tendrá que asumir ese desfase, pero que, con las entregas a cuenta así incrementadas, cubren las mismas 2 décimas de PIB que van a tener que ajustar por tener que ceñirse al objetivo de 0,1% de déficit regional en lugar de al 0,3%. Será curioso comprobar, cuando se publiquen las entregas a cuenta, cómo se ha distribuido el incremento de las mismas, porque podemos encontrarnos con el establecimiento indirecto de un déficit asimétrico entre regiones, por la puerta de atrás.

En definitiva, que además de ser nocivos para la economía española, son unos PGE electoralistas y que suponen el abono a los independentistas del apoyo para mantener a Sánchez en La Moncloa todo el tiempo que sea posible. Zapatero ha regresado.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios