Menú

El enfado de los madrileños crece por la violencia y los cortes de tráfico: "No cogeré un taxi en mi vida"

Mientras los taxistas proclaman "la guerra", los viajeros llaman al boicot al taxi y consolidan Uber y Cabify como las app más descargadas.

0
Mientras los taxistas proclaman "la guerra", los viajeros llaman al boicot al taxi y consolidan Uber y Cabify como las app más descargadas.

El malestar generalizado entre la ciudadanía que están provocando las guerrillas callejeras protagonizada por los taxistas está teniendo consecuencias contraproducentes para el gremio manifestante. Mientras los unos realizan barricadas, los otros no dan abasto con las innumerables peticiones de viajes que están recibiendo. Sin duda, es la campaña de marketing mejor elaborada para Uber y Cabify, que han pasado a colarse en el top 5 de las aplicaciones más descargadas en España. En el puesto número 1 de la tienda de Apple Store se encuentra Uber, mientras que Cabify ha ascendido hasta la quinta posición midiéndose con Whatsapp o el mismísimo Netflix.

aplicaciones-cabify-uber-1.jpg

La huelga indefinida proclamada por los grupos sindicales del taxi, como la Plataforma Caracol o Élite Taxi, están sembrando el terror entre los viajeros y conductores de las VTC, y, por supuesto, entre los propios madrileños. Los conflictos en las inmediaciones de la Feria Mundial del Turismo (Fitur), el bloqueo en las carreteras como la M-40 o M-11, el colapso en Barajas o las carreras de los usuarios huyendo del acoso de los taxistas han terminado por minar los ánimos y llamar al boicot del gremio.

El enojo de los madrileños

En el bar de Andrés, un vecino del Barrio del Pilar, los clientes siguen con atención las noticias de última hora. "Qué poca vergüenza, están haciendo mucho daño a Madrid", dice una señora en voz alta mientras toma café en la barra del negocio. El propietario no se corta un pelo, mientras sirve desayunos, y exclama con contundencia que "no volverá a coger un taxi". Un joven en la otra esquina del local, sentado en una mesa, contesta: "¡Conmigo que no cuenten tampoco, ahora mismo me estoy descargando Cabify para este fin de semana cuando salga de fiesta!". Todos asienten y critican la furia de los taxistas: "No tienen razón. Es como si yo impidiera que pusieran más bares en el barrio", concluye Andrés, mientras sube el volumen a las noticias.

Fuera del bar, en otro de los centros neurálgicos de las protestas, el aeropuerto de Barajas, la ira se desata también entre los viajeros. "Son mis vacaciones, las únicas que tengo en el año, y me van a hacer perder el avión, llevo una hora retenida en el coche por los cortes en la carretera que están provocando los taxistas. Me van a arruinar los únicos 15 días libres que tengo al año. Yo también soy una trabajadora. Esto no se hace", denunciaba Cristina en su cuenta de Facebook mientras hacía una foto donde se la veía andando con la maleta junto a cientos de viajeros por el andén de la carretera que conduce a la Terminal 4. "Me han dicho que me vaya a fregar platos", cuenta una cliente de Uber que ha perdido el avión a Berlín en la televisión autonómica madrileña. "Jamás me subiría con uno de ellos en un taxi", se queja casi llorando la joven.

Las aceras de Atocha tampoco se libran de los insultos y persecuciones de las bandas de taxistas organizadas que amenazan a clientes y empleados de las VTC. Huyen despavoridos de los atacantes.

Furia en las redes contra los taxistas

El enojo de los transeúntes se ha trasladado inmediatamente a las redes sociales. El disgusto con la situación de emergencia que está viviendo Madrid se ha reflejado en las miles de opiniones contra el sector del taxi.

Los visitantes de Fitur contaban cómo no podían acceder al recinto y se sentían usados como rehenes para una causa que no entendían en absoluto. "España vive del turismo, qué quieren hacer con esos chalecos amarillos imitando a los franceses... ¿destrozar nuestra economía?", comentaba en su perfil un empresario que no podía entrar al pabellón, ya que se encontraba sitiado por los manifestantes.

La indignación ha llegado a tal punto que desde el portal Change.org se ha iniciado una campaña que llama al boicot contra el taxi. La petición reclama "acabar con la tremenda, injustificada e indignante violencia empleada por los taxistas y su bloqueo de la ciudad. Se comportan como una banda mafiosa de delincuentes".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia