Menú

Trump quiere descontar el IPC de los impuestos al ahorro

La idea de descontar la inflación de los impuestos al ahorro bebe, en gran medida, del principal asesor de Trump en materia económica: Larry Kudlow.

0
La idea de descontar la inflación de los impuestos al ahorro bebe, en gran medida, del principal asesor de Trump en materia económica: Larry Kudlow.
Bandera EEUU | Europa Press

La Casa Blanca prepara una nueva propuesta de reforma fiscal. Hace ahora dos años, el presidente Donald Trump puso encima de la mesa las bases para la rebaja tributaria que redujo significativamente el peso del Impuesto sobre la Renta y el Impuesto de Sociedades. Ahora, el mandatario republicano pretende darle una vuelta de tuerca al gravamen directo por excelencia, modificando la retención aplicada a las rentas del ahorro.

Según avanza Bloomberg, el plan del gobierno pasa por descontar la inflación de la base imponible aplicada a las rentas del ahorro. El Ejecutivo republicano confía en ser capaz de introducir la reforma sin necesidad de recibir el visto bueno de la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata desde el pasado mes de noviembre.

No es la primera vez que se plantea una rebaja así. El gobierno de George H. W. Bush llegó a presentar una propuesta similar, pero no movió ficha por miedo a desatar una guerra entre la Casa Blanca y el Congreso. Sin embargo, Trump está considerando la opción de introducir la reforma mediante un decreto presidencial que, de acuerdo con sus asesores, no necesitaría ser refrendado por el poder legislativo.

La Universidad de Pennsylvania y su escuela de negocios, Wharton, estiman que una rebaja de este corte puede suponer un ahorro de 102.000 millones de dólares durante la próxima década. El cambio sería sencillo: hoy en día, el Impuesto sobre la Renta grava las rentas del ahorro comparando el valor nominal de compra y venta; bajo el nuevo modelo, se tendría en cuenta el IPC para reflejar de forma más certera la ganancia real obtenida por el contribuyente.

Desde el punto de vista económico, la propuesta cuenta con el aplauso de todos los miembros del gabinete Trump. No obstante, hay cierta oposición interna por dos motivos: por un lado, el déficit fiscal se ha ensanchado debido a la falta de austeridad (los ingresos suben al 2%, pero los gastos crecen al 5%), lo que desaconseja la aprobación de nuevas medidas de reducción de impuestos; por otro lado, hay dudas sobre el limbo legal en el que se inscribiría el hipotético decreto presidencial que aprobaría la rebaja, puesto que parte del gobierno considera que sí sería necesaria la aprobación del Parlamento.

La idea de descontar la inflación de los impuestos al ahorro bebe, en gran medida, del principal asesor de Trump en materia económica. Se trata de Larry Kudlow, un mediático economista que ya pasó por la Administración Reagan y trabaja codo con codo con destacados liberales como Arthur Laffer, Steve Forbes o Stephen Moore.

En Libre Mercado

    Servicios