Menú

Lasquetty: "Si gana Sánchez, intentará obligar a Madrid a subir los impuestos"

El consejero de Hacienda de la CAM defiende su política frente a los dirigentes socialistas que le acusan de convertir la región en un paraíso fiscal.

Libre Mercado
0

Para el PP de Madrid la financiación autonómica es un tema espinoso. Y es lógico. Todos los estudios coinciden en que las cifras no les favorecen. Son los que más aportan y no están entre los que más reciben. El problema es que no es fácil defender esto en público.

Este debate está viciado por el discurso nacionalista, el "Madrid o España nos roba" que llega desde Cataluña y que quiere impedir cualquier elemento de solidaridad o transferencias interregionales. Por eso, para un partido que, como el PP y todavía más en Madrid, se presenta como el garante de los valores nacionales, en un momento muy delicado como el actual plantear la queja de la financiación no es sencillo.

Javier Fernández-Lasquetty, el nuevo consejero de Hacienda y Función Pública de la Comunidad de Madrid, estuvo hace unos días en Libertad Digital. Beatriz García, Luis Fernando Quintero y Domingo Soriano le sometieron a un intenso interrogatorio dividido en tres grandes temas: impuestos, financiación autonómica y situación política.

En lo que respecta al segundo apartado, su postura fue clara: quieren un nuevo modelo de financiación y lo quieren ya. Eso sí, mientras tanto, el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso no está dispuesto a renunciar a su política de impuestos bajos. Digan lo que digan desde el PSOE, ése es un principio que parece irrenunciable: "No vamos a subir impuestos a los madrileños para gastar lo mismo que un despilfarrador socialista".

De esta manera, Lasquetty asegura que el PP de Madrid no está "en contra de los mecanismos de solidaridad" entre las regiones: "Nosotros estamos aquí para hacer España: desde Madrid, pero para hacer España. Nos enorgullece ser la región que aporta el 75% de esos fondos que se distribuyen entre todas las comunidades autónomas. De lo que no estamos tan contentos es de que todos esos coeficientes hacen que a efectos fiscales en Madrid viva menos gente de la que realmente vive".

¿Y por qué se implantó y ha durado tanto este modelo? Porque el propio PP prometió reformarlo en 2013-14 y al final se echó para atrás: "Éste es un sistema extraordinariamente complicado que fue ideado por Zapatero y Solbes con una finalidad muy clara: perjudicar lo máximo posible a Madrid y beneficiar lo máximo posible a los gobiernos socialista-nacionalista de aquel entonces en Cataluña. Y lo consiguieron: Madrid, por sus bases fiscales es la comunidad número uno en ingresos, es la comunidad que tiene más capacidad de recaudación, pero después de aplicar esos coeficientes pasamos al puesto diez u once. Eso no es lógico", asegura Lasquetty, que defiende a sus contribuyentes: "Un habitante de Madrid necesita los servicios públicos como un habitante de Cataluña, Valencia o cualquier otra región. Nosotros estamos decididos a dar una batalla muy seria para que se reformule este sistema de financiación. Y tiene que ser reformado cuanto antes".

Eso sí, este sistema también permite que las regiones suban o bajen determinados tributos. Y Madrid lleva al menos 15 años en esa línea. Una actitud que ha levantado fuertes críticas por parte de otras regiones, que acusan a los ejecutivos populares madrileños de deslealtad y de construir un paraíso fiscal. Lasquetty no cree que tengan nada de lo que arrepentirse: "La primera comunidad que ha roto el hielo, haciendo uso de esa corresponsabilidad fiscal, ha sido Madrid. Y siempre a la baja. Entonces es cuando aparece este coro tan increíble de dirigentes autonómicos, algunos nacionalistas y otros socialistas coaligados con nacionalistas, que empiezan a decir: 'Armonización'… Y 'armonización' es su manera de decir ‘Que les suban impuestos a los madrileños para que yo no tenga que bajar los míos’. Y eso no. Nosotros les decimos salga usted a la calle para explicar por qué tiene un impuesto de sucesiones disparatado".

Es cierto que siempre que se habla de "armonización fiscal", al menos en España, quiere decir armonización hacia arriba. Es decir, que todas las regiones paguen los impuestos de los que los tienen más elevados, no al contrario. Lasquetty cree que hay un grave peligro de que un nuevo Gobierno de Pedro Sánchez quiera profundizar en esa línea: "Eso es lo que algunos quieren [la armonización hacia arriba] y lo que va a intentar el PSOE si gana las próximas elecciones. Está ya dando demasiadas muestras de que si gana Sánchez va a querer hacer una política que fuerce y que obligue a Madrid". Por eso, a la pregunta de Libre Mercado de si creen que, si gana, Sánchez va a armonizar los impuestos hacia arriba o al menos unos niveles mínimos que serán superiores a los que ahora tiene Madrid, Lasquetty no tiene dudas: "Con toda claridad. En su programa electoral de abril ya lo llevaban dicho de una manera no muy clara, pero se veía en Sucesiones o Patrimonio. Armonizar para los socialistas es ponernos al nivel de los que más gastan. Y nosotros no queremos que Madrid gaste tanto como un despilfarrador socialista. Aquí la gente ha votado lo contrario".

No sólo eso, el consejero manda un mensaje a aquellos socialistas que más han alzado la voz contra el Ejecutivo madrileño: "Con el máximo respeto al presidente del Principado de Asturias: por mucho que grite no le vamos a subir los impuestos a los madrileños para que él siga haciendo lo que no debe hacer, que es gastar más de lo que debería. Parece como si Madrid fuera la única región que puede hacerlo. Y no. Si a usted le parece que los impuestos deberían ser los mismos, bájelos, nadie se lo impide. Lo que pasa es que no quieren hacerlo. Es una manera de ocultar a su electorado que no quieren bajar los impuestos. Es ridículo".

Por último, Fernández-Lasquetty se detuvo también en la polémica de este comienzo del otoño: las entregas a cuenta que el Gobierno de Pedro Sánchez primero negó y luego otorgó a los ejecutivos regionales: "Esto ha sido, está siendo y va a seguir siendo uno de los episodios más lamentables en la relación institucional. Incluso en tiempos de Zapatero, la discusión era fuerte. Pero no jugaban con esto de 'ahora te doy o no te doy este dinero o no te lo doy todo'. Ahora parece que el Gobierno va a solucionar parte del problema que el propio Gobierno había creado. Han tenido que forzar un informe muy extraño, sin firma, de la Abogacía del Estado diciendo que no era posible. Esto, lo que nos tememos, es que sólo desbloqueará una parte de los fondos que nos tienen que entregar y que nos corresponden. Pero hay una parte más, 370 millones de euros, que se corresponde con la parte del IVA recaudado en diciembre de 2017. Es una parte importante. Esto es mucho dinero".

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation