Menú

Entran en vigor los aranceles de Trump: "Si hubiera sido al champán francés, arde París"

"Las penalidades de España son la alegría de Grecia e Italia", declara el secretario general de Asoliva.

0
"Las penalidades de España son la alegría de Grecia e Italia", declara el secretario general de Asoliva.
El presidente estadounidense, Donald Trump | LD

Naranjas, queso, vino, aceite de oliva... No ha habido tregua. El pasado viernes, entraron en vigor los aranceles que EEUU ha impuesto a una lista infinita de productos agroalimentarios europeos. El castigo es del 25% ad valorem, y repercutirá, sobre todo, en los países que han subvencionado a Airbus: Francia, Alemania, Reino Unido y España. Airbus es la principal competidora de la estadounidense Boeing, y aquí es donde nace el origen del conflicto.

En Alemania, el arancel afectará a los gofres y a las galletas; en Francia, a algunos vinos y quesos y en Reino Unido, a los dulces y al whisky. Los productos más emblemáticos de cada mercado serán los más perjudicados, por la sencilla razón de que son los que más se venden en el exterior. En el caso de España, el mayor varapalo se lo ha llevado el aceite de oliva, que vende 405 millones de euros a EEUU, frente a los 299 millones del vino, otra de las grandes víctimas. El sector, indignado, culpa a la inacción del Gobierno de Pedro Sánchez de no haber encontrado ninguna solución al conflicto.

"Somos los más perjudicados y el Gobierno no ha hecho nada para evitarlo. Mira como al final no han metido al champán francés, solo a algunos vinos. Es que si meten al champán francés, arde París. Francia se levanta", declara con rabia el secretario general de la Asociación Española de la Industria y el Comercio Exportador del Aceite de Oliva (Asoliva), Rafael Pico, a Libre Mercado.

"Nos han sacado del mercado del aceite envasado de EEUU. Estamos fuera", sentencia. Para el secretario general de Asoliva, mientras que su sector está a punto de desaparecer del país de Donald Trump, otros países competidores celebran el arancel. "Las penalidades de España son la alegría de Grecia e Italia", lamenta.

Alternativas para sobrevivir

Eso sí, hay que tener en cuenta que el arancel de Trump no ha incluido al aceite a granel que exporta España a EEUU, por lo que esa partida seguirá pasando la frontera al mismo precio. Estados Unidos es el tercer consumidor de aceite de oliva en el mundo con 320.000 toneladas por año, y solo es capaz de producir un 5% de su consumo. Su dependencia con el exterior es total.

Así, más de la mitad del aceite que importa EEUU procede de España, unas 160.000 toneladas. De esa cifra, 100.000 toneladas corresponden a aceites a granel, que se envasan en plantas como las que Dcoop o Sovena tienen en el país, y 60.000 se envían ya envasadas, que son las que se encarecerán con el arancel. "El valor añadido de las exportaciones a granel se lo llevan las empresas estadounidenses, no nosotros", matiza Pico.

Después de España, el segundo país exportador a EEUU es Italia, con un 43% del total. "Los italianos tampoco nos van a comprar nuestro aceite, porque es de origen español y tiene que pagar arancel, aunque salga de Italia", asegura el experto. De hecho, Italia exporta más aceite del que produce y España es su principal fuente. "El porcentaje de aceite español que lleve la botella que salga de cualquier país, tiene que pagar arancel. Y si no puede acreditarse el origen, pagará arancel todo el envase", asegura Pico.

El aceite puede bajar de precio en España

Pero además de los países competidores, otra parte beneficiada por los aranceles estadounidenses podrían ser los consumidores españoles. Y es que, el aceite que no se venda directamente a EEUU ni al resto de países que exportan allí con nuestro producto podría generar un stock que hiciera bajar el precio en España. "Si yo tengo más oferta en el mercado, el precio va a estar por debajo y el consumidor español va a tener menor precio, pero eso sí, a costa de que pierda toda la cadena de valor del sector. Desde el campo a la industria", avanza el secretario general de Asoliva.

A pesar del negro futuro que augura el sector, algunos expertos consideran que las consecuencias no serán tan dramáticas. Mª Angeles Ruiz Ezpeleta, experta en comercio internacional del EAE Business School, cree que los principales perjudicados "van a ser los productos de baja calidad, no los que aportan valor añadido, como un aceite de oliva o un rioja. Si eres estadounidense y compras aceitunas negras para pizza, te da igual que sean de España o de Marruecos, vas a comprar las más baratas. Pero un rioja no lo puedes sustituir por nada". La experta cree que será el consumidor estadounidense "el que acabará pagando los 2 euros que se va a encarecer en Walmart la botella de rioja".

Ruiz Ezpeleta también cree que "Canadá ofrece una muy buena oportunidad para la reexportacion a Estados Unidos. Actualmente a pesar de ser un país de 37 millones de habitantes tiene unas importaciones de vino y aceite español que son 1/3 de lo que importa Estados Unidos, que tiene 327 millones de habitantes, con lo cual está claro que es un país que re-exporta este tipo de producto al país vecino". Además, propone mirar a otros países como a China, para buscar alternativas de negocio a EEUU. "Antes de entrar en la OMC en el 2001, China apenas importaba este tipo de productos, de los que algunos tienen un arancel de entrada del 20% , y ahora está en el 5º lugar de los países importadores de vino Español y el 7º de aceite", explica. Mientras el sector busca un plan B para continuar su actividad, la Comisión Europea planea responder a Trump con más aranceles. La tensión se recrudece.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation