Menú

El coronavirus remata al PIB de China, que crece a su ritmo más bajo en 29 años

El avance del coronavirus podría acelerar la caída de la producción china.

0
El avance del coronavirus podría acelerar la caída de la producción china.
El virus del coronavirus que azota China | Cordon Press

La economía china viene de registrar el pasado año la menor tasa de crecimiento en tres décadas. Aunque la expansión del 6% superó holgadamente el promedio global del 3,5%, lo cierto es que tal ritmo de avance se sitúa por debajo de lo estimado y, de hecho, supone un nivel de aumento del PIB marcadamente inferior a las tasas superiores al 10% que se observaban a comienzos de la pasada década.

Ante semejante panorama, el brote de coronavirus que ha golpeado al país asiático se ha convertido en el cisne negro que podría acelerar la caída de la producción china. Una buena gestión de la crisis podría acotar su impacto temporal, pero la complejidad de estas emergencias sanitarias es tal que no es nada fácil anticipar si, en efecto, las autoridades chinas serán capaces de lidiar con esta delicada situación.

El miedo a que el coronavirus contagie también a la economía china se refleja, de hecho, en los mercados internacionales. La bolsa de Hong Kong se dejó 1.000 puntos la pasada semana, mientras que el precio del crudo experimentó un fuerte descenso cercano al 5%. Ante semejante panorama, conviene tener en cuenta la advertencia de la agencia de calificación de deuda Standard & Poor’s, que considera que el brote de coronavirus amenaza con minar la demanda en el gigante asiático, añadiendo otra caída de más de un punto del PIB al ritmo de crecimiento.

Si el 6% del pasado ejercicio fue un drama, caer por debajo del 5% sería, directamente catastrófico. Sin embargo, los miedos de S&P parecen fundados. De entrada, la infección ha salido a la luz en pleno Año Nuevo Lunar, uno de los periodos del año más importantes para el consumo, asimilable a la Navidad occidental.

Por otro lado, las restricciones de movimientos afectan ya a 36 millones de personas. Aunque hablemos de una fracción del total de habitantes del país, también es cierto que se trata de un colectivo tan grande como la población de Canadá o Marruecos, de modo que la profunda desaceleración del consumo que se espera en dicho segmento de la población puede tener un impacto muy notable en la evolución de la demanda.

Siendo la tasa de mortalidad de esta enfermedad superior al 3%, la esperanza de los más optimistas es que las autoridades chinas logren contener la propagación del virus con la mayor rapidez posible. De ser así, China podría sufrir una cierta moderación del crecimiento en la primera mitad del año, pero en tasas inferiores a las proyectadas por S&P.

No obstante, conviene recordar que China lidia, al mismo tiempo, con la presión comercial ejercida desde Washington, otra sombra de incertidumbre que, pese a los avances de las últimas semanas, amenaza con convertirse en otro factor de imprevisibilidad que complique la estimación del crecimiento chino en 2020.

En Libre Mercado

    Servicios