Menú

Ada Colau dispara el impuesto a las terrazas de la Plaza Real de 4.000 a 45.000 euros anuales

La medida supone una amenaza clara para las más de 500 personas que trabajan en los bares y restaurantes de la zona.

Patricia Malagón
0
La medida supone una amenaza clara para las más de 500 personas que trabajan en los bares y restaurantes de la zona.
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona | Libertad Digital

El pasado mes de diciembre el Ayuntamiento de Barcelona anunció y aprobó una reestructuración de las Ordenanzas Fiscales para 2020, con el objetivo de ingresar 82 millones de euros más que en 2019. Para ello, el consistorio aprobó diversas medidas, como la subida del IBI o el considerable aumento del impuesto municipal que pagan los bares con terrazas en la calle.

Hasta antes de la subida, una terraza de 9 metros cuadrados en el paseo de Gracia tenía un coste mensual de 124 euros (0,46 céntimos por metro cuadrado al día). Sin embargo, con la medida, estas mismas terrazas pasarían a costar 527 euros mensuales. Lo que supone un aumento de un 200 o 400%, ya que el precio varía en función del distrito en el que esté.

Pero, la peor parte se la ha llevado, sin duda, los bares y restaurantes situados en la Plaza Real de la Ciudad Condal. Para ellos, la subida supone un aumento del 1.136% respecto a 2019, una auténtica salvajada que ha hecho que los restauradores de esta zona hayan decidido emprender acciones legales contra las ordenanzas fiscales.

La brutal subida se debe a un recargo por el cambio de zona C a zona A y por el citado aumento de la tasa de las terrazas, que ya por sí solo incrementaba un coste hasta un 400%. Todo esto se traduce en que una terraza situada en esta zona pagaba 4.000 euros de licencia anual en 2019, pasará a pagar 45.000 euros en 2020. Una amenaza clara para las más de 500 personas que trabajan en los bares y restaurantes de esta zona barcelonesa.

La Asociación de Amigos y Comerciantes de la Plaza Real, que agrupa a los afectados por esta decisión, ha sido la encargada de tomar esas medidas legales contra el Ayuntamiento, con el que se ha intentado reunir para tratar de evitar la subida fiscal, sin éxito. El consistorio dirigido por Ada Colau no ha querido sentarse a negociar con los veinte restauradores afectados por esta escandalosa subida.

Desde la asociación han expresado a la agencia EFE, "una gran perplejidad por un incremento desmedido" que, además, denuncian, "se ha producido en un momento de extrema gravedad en la plaza por la falta de seguridad y convivencia, junto al descenso de visitantes que se dará por el cierre de accesos a la Plaza Real por las obras de remodelación que durarán seis años".

En Libre Mercado

    Servicios