Menú

CEOE: "Si el Gobierno termina poniendo esos 100.000 millones, es que hemos quebrado todos por el coronavirus"

El presidente de la patronal, Antonio Garamendi, ha insistido en medidas de flexibilización y liquidez para que las empresas no cierren.

Libre Mercado / esRadio
0
Federico Jiménez Losantos entrevista al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi Es la Mañana de Federico

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

El presidente de la patronal, Antonio Garamendi, ha insistido en medidas de flexibilización y liquidez para que las empresas no cierren.
Antonio Garamendi, presidente de CEOE, durante su última visita a los estudios de esRadio | David Alonso Rincón

El presidente de la patronal, Antonio Garamendi, ha valorado en Es la Mañana de Federico las medidas aprobadas por el Ejecutivo que este martes anunció "la mayor movilización de la historia" con 200.000 millones de euros (la mayor parte en avales, algo de ayuda directa y la otra mitad de recursos privados).

Según Garamendi la crisis sanitaria ha traído como consecuencia una "profunda" crisis económica. Literalmente "el país se ha parado" y por eso, desde la patronal pidieron al Ejecutivo la puesta en marcha de un paquete de medidas. Medidas "urgentes", apostilló.

Garamendi ha recordado el Plan E de Zapatero, y ha enfatizado que a diferencia de aquello, lo importante es fijarse en la empresa privada, grande y pequeña, y en los autónomos, los empresarios, "que son los que crean empleo", por eso solicitaron al gobierno que "cuide a las empresas entre algodones o iremos todas a la quiebra y tendremos un problema importante en España".

Por todos estos motivos, el líder de la patronal valora positivamente las medidas del Ejecutivo y ha dado alguna pista de por qué el presidente Sánchez hizo tanto énfasis en la cifra, los 200.000 millones de euros. "Otra parte importante es que se dijera una cifra. La bolsa ha bajado casi un 40% en estos días y no tiene ningún sentido y los mercados descuentan realidades y certezas. Y lo que vale es decir que son 200.000 millones de euros para arreglar este país. Y eso ayer fue muy importante", decía Garamendi.

Según ha explicado, lo que solicitaron las empresas al Ejecutivo fue, en primer lugar que "los ERTE puedan ponerse en marcha de manera rápida y flexible" para evitar que las empresas tengan que asumir esos costes, puedan mandar a sus trabajadores a casa para recuperarlos cuando esto pase.

En segundo lugar, han pedido el aplazamiento o suspensión de pagos de impuestos y cotizaciones sociales y "rebajarlo para paliar el futuro de las empresas", decía.

Explicaba el presidente de CEOE que las empresas necesitan liquidez y tesorería para aguantar este parón. "Hay empresas que se han quedado sin ningún ingreso por orden gubernativa" y por eso, "la única manera de aliviar que las empresas que han tenido que parar sobrevivan es una línea de financiación fácil, segura y rápida que permita que puedan pagar estos temas y puedan aplazar en el tiempo estos dos o tres meses sin ingresos para que a futuro puedan pagar este destrozo", explicaba. Precisamente en este punto es donde se enmarcan los 100.000 millones de euros en avales.

De los 200.000 millones que anunció ayer Sánchez, 100.000 no es dinero que ponga en circulación el ejecutivo, sino que son 100.000 millones de euros en avales para los créditos que pida el sector privado. No es dinero que ponga el Ejecutivo es dinero que tendría que poner en caso de que las empresas no puedan pagar sus créditos. "Si el Gobierno tuviera que poner esos 100.000 millones de euros significaría que hemos quebrado todos", explicaba Garamendi.

No en vano, Garamendi recordaba que "España es el segundo país del mundo con más deuda en manos extranjeras y nuestra economía está muy internacionalizada", por lo que la determinación a la hora de adoptar medidas útiles es vital. "Nos vamos a endeudar más, es verdad, pero por primera vez tiene sentido endeudarse. El problema era cuando nos hemos endeudado en temas que no arreglaban nada. El problema es que estamos en una situación excepcional y que si no tomamos estas medidas, nos caeríamos todos", explicaba.

Y por último, un mensaje de esperanza y una advertencia. "Estamos en el momento más extremo, luego, cuando esto pase, habrá que hacer políticas económicas de rigor presupuestario y ortodoxas. Y si luego, después de salir de ésta, le metes una carga fiscal mucho mayor y se hacen presupuestos expansivos, tendremos un problema que será de política económica, no de una enfermedad".

"Que entre todos podamos levantar el país", deseaba antes de despedirse.

En Libre Mercado

    Servicios