Menú

España cobra más impuestos a las empresas que Francia, Italia, Alemania o Suecia

Obtenemos el 7,2% de nuestros ingresos fiscales por esta vía, frente al 4,5% de Italia, el 4,6% de Francia, el 5,6% de Alemania o el 6,8% de Suecia.

0
Obtenemos el 7,2% de nuestros ingresos fiscales por esta vía, frente al 4,5% de Italia, el 4,6% de Francia, el 5,6% de Alemania o el 6,8% de Suecia.
Hacienda cobra más impuestos a las empresas en España que otros países de nuestro entorno | EFE

El Impuesto de Sociedades tiene más peso en el sistema tributario español que en el de otros de los grandes países de la Unión Europea. Así se desprende de la última serie estadística publicada por la OCDE, que coloca a la Vieja Piel de Toro muy por encima de los niveles observados en Francia, Italia, Alemania o Suecia.

En España, el Impuesto de Sociedades tiene un tipo general del 25%. Dicho gravamen supone el 7,2% de todo el dinero recaudado por la Agencia Tributaria durante el año 2018. Además, los ingresos obtenidos por esta vía han subido progresivamente durante el último lustro, pasando del 2,1% al 2,5% del PIB.

¿Qué peso tiene este gravamen sobre la recaudación total de otros países de nuestro entorno? Si nos fijamos en los datos que ha divulgado la OCDE podemos ver que esta tasa supone el 4,5% de la recaudación total obtenida por Italia, el 4,6% de los ingresos impositivos gestionados por Francia, el 5,6% de las rentas tributarias que maneja Alemania o el 6,8% en el que se mueve Suecia.

Resulta curioso comprobar, además, que Irlanda logra por esta vía un monto equivalente al 14,4% de su recaudación total. Y es que el Tigre Celta aplica un tipo del 12,5% en este gravamen, la mitad que España. A pesar de ello, o mejor dicho, precisamente por ello, Sociedades genera en Irlanda un monto superior al de España (3,2% del PIB, frente al 2,4% de hace un lustro).

El peso del Impuesto de Sociedades sobre la recaudación total se puede comprobar en este gráfico de la Tax Foundation:

1-impuesto-sociedades-peso-recaudacion-o

Países de baja tributación empresarial

En el extremo opuesto aparece Letonia, donde el Impuesto de Sociedades fue reformado en 2018 para emular el sistema vigente en la vecina Estonia. Bajo el esquema que aplican ambos países bálticos, se aplica un tributo del 20% cuando hay un reparto del beneficio entre los accionistas, pero la reinversión de las ganancias queda exenta en clave fiscal. Así, Letonia solo obtiene el 3,4% de sus ingresos fiscales por esta vía, mientras que Estonia, donde este sistema lleva muchos más años en pie, genera así el 6,1% de su recaudación.

También llama la atención el resultado cosechado por Hungría, que tiene el tipo más bajo de Sociedades de toda la OCDE, con una retención de apenas el 9% del beneficio obtenido. El nuevo sistema ha hecho que el país gobernado por Víctor Orbán genere solamente el 3,2% de sus ingresos fiscales de esta manera. Esto ha supuesto perder alrededor de un punto de recaudación (del 2,1% al 1,2% del PIB) a cambio de generar un fuerte incentivo para la inversión y la creación de empleo que, con el tiempo, puede tener el mismo efecto que Irlanda y llegar a generar más ingresos que el Impuesto de Sociedades de otros países donde el tipo es mucho mayor.

Efecto lafferiano en Sociedades

Con el paso del tiempo, la tasa de referencia del Impuesto de Sociedades ha pasado de oscilar entre el 40% y el 50% a moverse en torno al 25%. Los datos que maneja la OCDE apuntan que esta evolución ha provocado un efecto lafferiano: el peso de la recaudación derivada de este gravamen sobre el total de ingresos obtenidos ha subido del 8,1% al 8,8%, mientras que los ingresos totales han pasado del 2,5% al 3% del PIB.

En Libre Mercado

    Servicios