Menú

Los perversos efectos de las nuevas medidas de los alquileres: "Puedes estar un año sin pagar"

"Es una llamada al impago. Se está trasladando la imagen de que si no pagas, no te va a pasar nada", señalan en la Agencia Negociadora del Alquiler.

0
"Es una llamada al impago. Se está trasladando la imagen de que si no pagas, no te va a pasar nada", señalan en la Agencia Negociadora del Alquiler.
Sánchez e Iglesias | EFE

Hace justo una semana que el Gobierno aprobó las medidas para el alquiler ante la crisis del coronavirus. Lo hizo en el pasado Consejo de Ministros, y un día después, se publicó el real decreto en el BOE. Después de aprobar una moratoria a las hipotecas, llegaba el turno de los alquileres, aunque este campo captó todavía más expectación, debido a que Podemos y PSOE no se ponían de acuerdo sobre las medidas que tomar. Los de Iglesias pretendían imponer quitas a los grandes tenedores de pisos -los que tienen más de 10 viviendas- y los de Sánchez se resistían. Al final, llegaron a un termino medio: los grandes propietarios tendrían que elegir entre aplazar la renta de sus inquilinos o la condonación.

Para el resto de propietarios, que son más del 85% del total de los arrendadores del país, el Gobierno ideaba una serie de préstamos bancarios avalados por el Estado. La fórmula consiste en que si el inquilino no puede pagar la mensualidad, debido a las secuelas económicas que le ha dejado el coronavirus, se lo comunicaría al banco, que le otorgaría un crédito para pagar a su casero. El resultado no podría ser mejor para todas las partes, según el Ejecutivo: la entidad daría el crédito seguro -porque si el deudor no paga, lo hará el Estado-, el préstamo sería a interés 0 y los dueños de las viviendas cobrarían "íntegramente" las rentas. ¿Todos contentos? Parece que no.

¿Barra libre de impagos?

Y es que, una vez leída la letra pequeña, a algunos propietarios no parece convencerles el plan. Desde la Agencia Negociadora del Alquiler, avisan de que "ha dejado un hueco legal muy peligroso donde los arrendatarios pueden dejar de pagar la renta durante 6 meses sin ninguna consecuencia, mientras el propietario se hunde económicamente con las manos atadas", alerta su director general, José Ramón Zurdo.

"Esto es una llamada al impago. Se está trasladando la imagen de que si no pagas, no te va a pasar nada. Primero, se suspenden los desahucios 6 meses, que los jueces lo van a aceptar, y luego, si vas juicio, lo puedes alargar 6 meses más con las alegaciones. En definitiva, puedes estar un año sin pagar", señala Zurdo, en declaraciones a Libre Mercado.

Esta compañía gestora de alquileres señala que el Real Decreto "regula la suspensión de los desahucios, pero no contempla qué sucede si durante ese período se producen impagos y cómo ayudar a los propietarios de esas viviendas". Su director general añade que "no se ha aprobado ni una sola ayuda para los propietarios. No es una medida para el alquiler, es una medida para los inquilinos".

Zurdo asegura que "se ha creado la imagen de que el propietario es el rico y el inquilino es el pobre, y no es verdad". Muchos de los caseros con los que trabaja, son jubilados "que tienen el piso en alquiler como complemento a su pensión o con lo que se pagan la residencia. Mientras, sus inquilinos cobran 1.600 y 1.700 euros". Con la nueva legislación, cree que "el propietario está dejado de la mano de dios".

¿Y si el inquilino no pide el crédito?

"Basta con que el inquilino decida, de motu propio, no pagar la renta durante 6 meses" para no hacerlo. Dejadez, voluntariedad, incomprensión de los trámites burocráticos que hay que seguir... los factores que pueden llevar a un arrendatario a no solicitar el crédito al banco para pagar el alquiler pueden ser múltiples. Si esto ocurre, Zurdo avisa de que "se encontrará en un limbo legal donde no le puede pasar absolutamente nada, mientras el propietario sufre directamente el impago de las rentas. El propietario tampoco podrá hacer nada, porque en el Real Decreto no se ha contemplado ningún canal directo de ayuda a la otra parte del alquiler, los propietarios", asegura. En todos los supuestos que contemplamos, "pierde el propietario".

"Primero, viendo que las ayudas vía ICO llegarán tarde a los propietarios; segundo, si los inquilinos reciben dicha ayuda y deciden no destinarla al alquiler, el propietario no recibirá la renta; y tercero, como hemos alertado al inicio, si el inquilino decide directamente no pagar y no solicitar ninguna ayuda, se encontrará amparado legalmente durante seis meses, sin consecuencias", señala. Según sus cálculos, aunque el inquilino fuera muy eficaz llevando a cabo el proceso burocrático que ha implantado el Gobierno, "las ayudas no llegarían hasta el 10-12 de mayo", mientras que renta ya quedaría impagada desde abril. Además, Zurdo asegura que en el texto del Ejecutivo no se especifica si los créditos irán directamente a la cuenta del inquilino o a la del propietario.

El director general de la Agencia Negociadora apunta que, en esta "semana clave" en el pago de las rentas del alquiler, se han encontrado todo tipo de escenarios. El más habitual es el de propietarios e inquilinos que renegocian libremente rebajar la renta y "actúan de buena fe" ambas partes. Pero también se ha encontrado con "varios casos" en los que los inquilinos han decidido no pagar "porque les ha llegado el mensaje de que si no pagas, no pasa nada". Zurdo hace referencia a la Huelga de Alquileres que se ha pergeñado desde el sindicato de inquilinos desde hace varias semanas. "Ni te llaman para decirte que no pueden pagar, y cuando te pones en contacto con ellos, o no te cogen el teléfono o ves que intentan aprovecharse", relata.

Además, hay otra derivada, que es que el inquilino deje de pagar "porque se ha quedado en paro o está en ERTE, pero como tiene una segunda residencia no cumple los requisitos del Gobierno. Entonces, no puede recibir el crédito, pero él ya ha dejado de pagar ¿Quién costea esto? El propietario", responde Zurdo.

En Libre Mercado

    Servicios