Menú

La insólita lección liberal de Juan Ramón Rallo en el Congreso: "La riqueza no es obscena"

Los argumentos a favor de la reforma laboral y de las bajadas de impuestos han llovido. Una pegatina contra Vox ha caldeado el debate.

0

No es nada habitual oír en el Congreso de los Diputados alguna propuesta que no provenga de la mano de un político. De hecho, es algo insólito, aunque este viernes sucedía en la Comisión de la Reconstrucción de la Economía española por la crisis del coronavirus. Este grupo de trabajo —formado por miembros de todos los partidos— ha decidido invitar a tres ponentes de primer nivel: el responsable de Análisis Económico BBVA Research, Rafael Doménech, el abogado Ínigo Sagardoy, y el economista Juan Ramón Rallo.

Los expertos tenían libertad para elegir el tema a tratar, siempre que estuviera relacionado con las necesidades de la economía española ante la inevitable crisis en la que se está sumida. Dos horas ha durado el encuentro. Buena parte de sus ideas han escocido a los representantes de las formaciones políticas de izquierdas allí presentes, ya que han llovido los argumentos a favor de la reforma laboral y de las bajadas de impuestos, entre otros asuntos, desmarcándose de las medidas intervencionistas habituales. El discurso liberal de Rallo les ha roto todos los esquemas.

El colaborador de Libertad Digital y esRadio ha comenzado avisando de que la recuperación de la economía española, que se producirá en dos fases, no tiene nada que ver con la V que plantea el Gobierno. En la primera, "veremos la reactivación de las empresas que han sobrevivido a la hibernación y que se ponen en funcionamiento y vuelven a producir y a crear empleo". Por eso, veremos niveles de crecimiento elevados al principio. Peor será la segunda etapa, donde aflorará "el tejido empresarial que no ha sido capaz de sobrevivir" a la primera fase. Ya sea porque se han descapitalizado o por los cambios de hábitos de los consumidores.

Para evitar la sangría empresarial, la receta de Rallo es la libertad. El economista propone favorecer "la inversión masiva" para dar capital a las empresas que hay y, también, para crear otras nuevas. "Si no hay oportunidades no se va a invertir y, para ello, necesitamos liberalización en todos los sectores" y favorecer "el ahorro familiar y empresarial", ha añadido.

A esta situación se le añade que la deuda pública de nuestro país "va a alcanzar el 120% este año por la pandemia, aunque antes ya alcanzaba el 100%", lo que desmonta la falacia de "la mal llamada austeridad" de los años anteriores, porque vemos que "no ha sido tal". Claro, de haber habido austeridad, no tendríamos esos niveles de deuda.

Así, este "monto de pasivos estatales erosiona la credibilidad de nuestro país" y espanta la inversión. Por tanto, España necesitará ajustes, que deberán ser "por el lado de los gastos y no por la subida de los impuestos". En homenaje a las teorías del experto en austeridad, Alberto Alesina, recientemente fallecido, Rallo explicó que las políticas de gasto son "más creíbles y directas", mientras que ningún Estado puede "controlar lo que se va a recaudar" vía impuestos, ya que puede elegir los gravámenes, pero eso no asegura la recaudación. En este sentido, Rallo aceptó que, "si se tienen que subir impuestos, que sean los indirectos, pero nunca los del ahorro, que habría que bajarlos. ¿Quién va a ahorrar cuando los frutos del ahorro son acaparados con el fisco?", acabó preguntándose.

Desmontando a Podemos

En la antítesis de Rallo estaba la diputada de Podemos, Isabel Franco, que en su intervención acudió a los mantras habituales de que "de esta crisis no se puede salir de la misma manera de 2012, que fue dejando a gente atrás y no a los bancos, que todavía nos deben 60.000 millones". La diputada incluso llegó a calificar de "obsceno el aumento del número de ricos de 2010 a 2019".

El economista no dudó en replicar a Franco, aclarando que "la fiscalidad no se puede diseñar en lo que a uno le puede parecer obsceno" porque "a mí lo que me parece obsceno es el aumento de la pobreza en esas fechas, que estuvo vinculado a la falta de reforma laboral". Si la reforma laboral "se hubiera aprobado en el 2008, se hubieran salvado 1,9 empleos, y si no se hubiera aprobado, se hubieran perdido 3 millones", indicó. "No sé qué tiene de obsceno que una persona que genera riqueza, mejorando la vida de los consumidores, tenga riqueza", señaló.

SGt7F1UsagWLBy2y8

Rallo también desmontó los argumentos de la diputada de Podemos en defensa del "impuesto a los ricos", que justificó en que los países europeos tienen tributos similares. "No existe. Solo hay 4 países que tienen algo parecido —Noruega (0,85%), Suiza (no llega al 1%) y Holanda (del 0,5%, al 1,6%)— que no sólo no llegan al 3,5% planteado por Podemos, es que no tienen ni Impuesto de Sucesiones, ni a las ganancias patrimoniales, como en España", le explicó a la diputada, que considera que ahora, lo fundamental es la lucha contra la "precariedad".

Rallo también tuvo respuesta para los diputados del Partido Regionalista de Cantabria, José María Mazón, y del PSOE, Omar Anguita, que apostaron por más gasto público para revolver la crisis. "Cuidado con esto, que tendemos a pensar que el gasto público es mágico e invertir por invertir no genera ningún valor", avisó. El economista les puso como ejemplo la larga lista de países con menos Estado que han solventado la pandemia mejor que España o Francia, como Corea del Sur o Nueva Zelanda. Lo importante es la "eficiencia del gasto" no la cuantía, que, de hecho, cuando el Estado pesa mucho en el PIB de un país, puede ser un escollo a la hora de tomar decisiones rápidas. Tuvo que mencionar a Keynes y su teoría de generar empleo mandando a la gente a cavar hoyos inútilmente.

Unanimidad a favor de la reforma laboral

Por su parte, el responsable de Análisis Económico BBVA Research, Rafael Doménech, repasó la grave situación que atraviesa España, "donde más de 1,2 millones de cotizantes han perdido su empleo, hay 3 millones en ERTE y 1,5 de autónomos" que han cesado su actividad. Doménech explicó que uno de los principales problemas del mercado laboral español es la cantidad de "regulaciones, barreras y cargas" que sufre. Por eso, abogó por la flexibilidad, y por modelos de indemnizaciones como la "mochila austriaca". En este sentido, coincidió con el abogado, Ínigo Sagardoy, que apostó por simplificar los tipos de contratos a 3 y por este modelo de "indemnización mixto".

Preguntado por la derogación de la reforma laboral, que debaten PSOE y Podemos, Doménech no dudó en declarar que "no es conveniente derogarla, lo que el mercado de trabajo necesita son mejoras", al igual que Sagardoy, que dijo que "no es el momento ni la forma adecuada".

Bronca por una pegatina contra VOX

Una bronca entre la diputada de ERC, María Carvalho, y la de Vox, Inés Cañizares, ha enturbiado el debate. La independestista ha acudido al Congreso con una pegatina en la que ponía Fuera Vox en su ordenador, lo que ha provocado un monumental enfado en Cañizares.

Tras las quejas, Carvalho argumentaba que "es mi libertad de expresión" llevar ese adhesivo, mientras que Cañizares le decía que lo que era "es una falta de respeto", ganándose el apoyo de Elvira Rodríguez (PP), que también estaba presente. La coordinadora del PSOE en la comisión, Luz Martínez Seijo, que al principio decía no ver la pegatina, quedó en resolver la cuestión en el receso.

En Libre Mercado

    Servicios