Menú

Una pareja de okupas es condenada a pagar 540 euros tras vivir en un chalet de lujo dos años

La pareja, que responde al nombre de Ivaylo y Paylina, presentaron ante el juez un contrato de alquiler falso.

0
La pareja, que responde al nombre de Ivaylo y Paylina, presentaron ante el juez un contrato de alquiler falso.
Un chalet del portal Fotocasa

El problema de la okupación en España es grave, no sólo por el hecho de que esté aumentando en los últimos años, sino por los fuertes procesos legales que tiene que iniciar el propietario de la vivienda para poder desalojar su casa. De igual manera, también son preocupantes las irrisorias condenas y multas que recaen sobre los delincuentes que cometen este tipo de delitos.

Hace unos días, se conocía el caso de una vecina de Barcelona que llevaba luchando por desalojar su piso desde 2017. En este caso, la delincuente es una conocida de la policía y reincidente en okupación que nunca llegó a ser juzgada por abandonar los anteriores domicilios antes del juicio. A este caso de Barcelona, se suma otro que acaba de sorprender a la opinión pública por lo ridículo de la multa.

El Juzgado de instrucción número 5 de Alicante ha condenado a una pareja de okupas a pagar 270 euros a cada uno, 540 euros en total, por vivir durante dos años, con sus dos hijos, en un chalet de lujo situado en la Milla de Oro de la playa de San Juan en la capital alicantina. Pero, si la condena ya de por sí es ridícula, lo más vergonzoso de este caso es que, según El Mundo, la propietaria del chalet no recibirá el pago de esos 540 euros porque la pareja de okupas se ha declarado insolvente.

Esta familia de okupas lleva viviendo en el chalet desde el invierno del año 2018 y nunca pagaron ningún tipo de gasto por los suministros, ya que vivían enganchados a la luz y al agua de otros vecinos de esa misma calle. Otros gastos como el caso del IBI, corrieron a cargo de la verdadera propietaria del inmueble, que ha pagado cada año 1.151 euros por este impuesto para no recibir una sanción por impago.

La pareja, que responde al nombre de Ivaylo y Paylina, presentaron ante el juez un contrato de alquiler falso, ya que se validó como ilegal. Sin embargo, los okupas aseguraron que un tercero, llamado Georgi, había sido el encargado de alquilarles el inmueble, algo que el juez ha desestimado. El magistrado asegura que "se trata de un contrato simulado y con su uso fraudulento se pretende manipular torticeramente los hechos objetivos". Pese a ello, estos okupas sostienen haber pagado 12.500 euros por la fianza. Pero, no han podido demostrarlo.

En Libre Mercado

    Servicios