Menú

Escrivá dice que la crisis "es temporal", pero los datos desmontan sus "brotes verdes"

El ministro de Seguridad Social también afirma que no habrá "daños graves en la economía", frente a indicadores y estudios que sugieren lo contrario.

0
El ministro de Seguridad Social también afirma que no habrá "daños graves en la economía", frente a indicadores y estudios que sugieren lo contrario.
El ministro de Seguridad Social, José Luis Escribá saluda a la exministra de Trabajo, Magdalena Valerio | EFE

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha afirmado que el impacto de la crisis económica derivada del coronavirus "es temporal". Además, el ex presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal considera que "no debería haber daños graves para la economía", según ha afirmado en una entrevista concedida en su chalet de Jávea.

No obstante, los indicadores adelantados y las proyecciones de crecimiento a corto y medio plazo arrojan una foto muy distinta y ponen en cuarentena el discurso de "brotes verdes" que ahora enarbola Escrivá. Quizá la mejor demostración de ello es que solo se espera la recuperación del PIB de finales de 2019 en 2023, lo que nos condena a cuatro años de lenta travesía en el desierto hasta recuperar la producción perdida.

Si hablamos del turismo, es evidente que la recuperación tardará en llegar, puesto que los vetos que ha sufrido España por parte de otros países han llevado a mínimos históricos la entrada de turistas foráneos. Tal y como publicó Libre Mercado, el volumen de negocio de las agencias de viaje ha cedido un 95%, mientras que las pernoctaciones hoteleras se han reducido un 75%. El sector ha perdido 300.000 puestos de trabajo, cifra que puede ir a más si no se prolongan los ERTE.

En clave fiscal también enfrentamos un panorama sombrío. La deuda pública, que se movía en torno al 95% del PIB cuando Pedro Sánchez llegó a la presidencia del gobierno mediante una moción de censura, se situará a finales de 2020 entre el 115% y el 125% del PIB, según los escenarios de referencia del Banco de España. Ante semejante descuadre, el organismo que encabeza Pablo Hernández de Cos ha pedido al Ejecutivo que active planes de austeridad que permitan ajustar el gasto público y reducir, dentro de lo posible, estas obligaciones. En la misma línea va la AIREF, entidad que presidió el propio Escrivá hasta su polémica entrada en el gobierno. Según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, España tardará veinte años en devolver la deuda asociada a la crisis del coronavirus.

También hay datos muy preocupantes en lo tocante a la actividad de empresas y trabajadores. Se estima que 90.000 empresas han dejado de funcionar durante los últimos cinco meses y que una de cada cuatro mercantiles se encuentra en quiebra técnica. En cuanto al paro, el Banco de España cree que será del 24,7% en 2021, diez puntos más de los niveles registrados antes de la crisis.

A estos datos hay que sumarle la cascada de estadísticas que certifica semana tras semana el hundimiento de numerosos sectores. Según el INE, la cifra de negocios de la industria y los servicios ha bajado un 33% y la firma de hipotecas ha caído un 28%. El ministerio de Economía, por su parte, estima que la entrada de inversión extranjera se ha reducido un 64%. Por último, la OCDE advierte que el pulso de la recuperación no solo no se acelera, sino que se debilita conforme pasan las semanas.

En Libre Mercado

    Servicios