Menú

El peor PIB de la OCDE o la devastación de empresas no pueden con Calviño: "La reactivación está en marcha"

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, sigue insistiendo en que tenemos una "recuperación en 'V' asimétrica".

0
La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, sigue insistiendo en que tenemos una "recuperación en 'V' asimétrica".
Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno | EFE

El Gobierno de Sánchez sigue instalado en el aplauso, y todo pese a que la crisis sanitaria se recrudece con una segunda ola que ha llegado antes de lo esperado y que tendrá efectos todavía desconocidos, un arranque de curso escolar con más interrogantes que certezas y con una crisis económica que hunde en el pesimismo cualquier análisis basado en datos.

Los datos son elocuentes. Según un reciente informe del Banco de España, un cuarto de las empresas españolas se encontraría en quiebra técnica (con patrimonio neto negativo) y una de cada tres está en riesgo de impago con necesidades perentorias de financiación. Si nos fijamos en los últimos datos de la EPA, la que corresponde al segundo trimestre, esa que suele ser positiva por el arranque de la temporada de verano, habla de que sólo han trabajado en España 13,9 millones de personas, para mantener a los otros 33 millones de españoles. Además, el balance de la temporada turística presenta una balance crítico: el volumen de negocio de las agencias de viaje cayó un 95%, las pernoctaciones hoteleras, un 75% y se pierden 300.000 puestos de trabajo.

Sin embargo, el Gobierno es optimista y lo es la que se supone que es la última esperanza para los que creen en la ortodoxia fiscal del gobierno social comunista de PSOE y Podemos: la ministra de economía Nadia Calviño.

Calviño sigue insistiendo en que España tendrá una recuperación en "V", eso sí, será "asimétrica". Pero lo cierto es que sus pronósticos han fallado sistemáticamente en apenas pocos días. Unos días antes de la declaración del estado de alarma, cuando Simón hablaba de que el coronavirus en España pasaría sin pena ni gloria con un par de contagios testimoniales, Calviño decía que no tendría un impacto significativo en nuestra economía.

Tanto es así que Calviño ha llegado a decir que el turismo fue el primer sector más afectado por la crisis sanitaria, por lo que el Gobierno lo ha protegido "desde el primer momento". En todo caso, cree que el turismo y alguna parte de la hostelería y la restauración serán los que tengan más dificultades en la segunda mitad del año.

Semanas después de la declaración del estado de alarma, cuando millones de españoles se quedaban sin poder trabajar y se obligaba a cerrar a miles de empresas, Calviño prometía una recuperación en "V" que empezaríamos a ver después del estado de alarma cuando regresara la actividad. Consideraba que esa recuperación iba a ser vigorosa. Ahora, desde hace semanas habla de que esa "V" será asimétrica y no empezaremos a notar esa "recuperación" que, se supone, ha empezado ya hasta el año que viene.

La reactivación ¿está en marcha?

Este jueves decía que los indicadores macroeconómicos diarios y más recientes apuntan a que la "reactivación está en marcha", eso sí, "es irregular y no afecta a todos los sectores por igual".

Que España haya registrado la mayor caída del PIB del mundo desarrollado en el primer semestre debe ser sólo una casualidad, porque según dice Calviño, ha sido una caída "intensa pero temporal del PIB" que, según asegura, "se ha ido recuperando una vez terminó el periodo de hibernación" de nuestra economía. Si tenemos en cuenta que el estado de alarma terminó el 21 de junio, el regreso a la actividad de las empresas que han sobrevivido del encierro obligatorio, aunque sea a medio gas, ha recuperado algo de actividad. El problema es que la comparación de estos datos en clave interanual, nos da la medida de la realidad y es que el tejido productivo ha quedado tocado y con necesidades brutales de liquidez. Una liquidez que no está llegando.

Decía Calviño que "hemos tenido una evolución muy negativa durante el segundo trimestre, pero cuando miramos los indicadores diarios y más recientes vemos que la reactivación está en marcha. Desde que terminó el periodo de hibernación, la economía española se ha ido recuperando, es una recuperación irregular por sectores, pero esa forma de V asimétrica es lo que se está produciendo", ha explicado la vicepresidenta, que ha añadido que hay que seguir controlando los rebrotes del Covid para que la tendencia se mantenga.

La reactivación también ha llegado al mercado laboral, que está "recuperando su dinamismo", según Calviño, que ha avanzado que los datos de ocupación de agosto "han ido bastante bien". De nuevo, si se comparan con el mes de julio. El problema es la comparativa interanual, con una caída súbita basada en la falta de fundamentales para la reactivación del empleo. Cada día hay más españoles que viven del presupuesto público y menos trabajadores del sector privado que sostengan ese gasto. Es más, hemos visto cómo el Gobierno sacaba pecho del exponencial crecimiento de las prestaciones por desempleo.

La vicepresidenta económica ha subrayado que los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) han sido un mecanismo "muy útil" tanto en la fase más dura de la pandemia como en la fase actual, y ha indicado que tres de cada cuatro trabajadores que estaban en ERTE ya se han reincorporado al mercado laboral.

En cuanto a si se están pagando los ERTE, la ministra de Asuntos Económicos ha subrayado que se está haciendo un enorme esfuerzo y que el objetivo es que "todo el mundo" que tiene derecho a ellos "los cobre". Es decir, que todavía hay muchos ciudadanos que no lo están cobrando, seis meses después de la declaración del estado de alarma.

¿Qué va a pasar con los ERTE?

En este sentido, y dado que la recuperación no está afectando a todos los sectores por igual, Calviño ha subrayado que ahora lo que hay que pensar es si a partir de septiembre se continúa con los ERTE en aquellas actividades más afectadas por la pandemia y si éstos deben transformarse desde el instrumento de choque que son ahora a una oportunidad para que los trabajadores reciban formación y se recualifiquen, en línea con lo que hace Alemania, país que acaba de prorrogar los ERTE hasta finales de 2021.

La vicepresidenta ha subrayado que las primeras medidas que se tomaron para apoyar a las empresas durante la pandemia fueron de créditos y liquidez y que, de cara al otoño, se han puesto en marcha medidas más orientadas a la solvencia.

La vicepresidenta he destacado el esfuerzo que se ha hecho durante la pandemia para apoyar a familias, autónomos y empresas a través de un conjunto de medidas, con un "altísimo coste fiscal". De hecho, ha recordado que España tendrá que emitir este año 100.000 millones de euros de deuda adicional. Y así sigue el Gobierno español endeudándose en tasas superiores al 100% del PIB, acumulando déficit y disparando el gasto público, lo que no hace sino recrudecer la factura fiscal que tendrán que pagar las próximas generaciones.

Pero el Gobierno no ve en esto un problema: Calviño dice que la "obsesión" del Gobierno ha sido la de evitar daños estructurales a la economía. "La prioridad en la recuperación económica y del empleo, después será reducir el déficit", ha indicado.

En Libre Mercado

    Servicios