Menú
José María Rotellar

Libertad o comunismo (III): la estabilidad presupuestaria

Madrid ha sido la región que mejor ha cumplido con la estabilidad presupuestaria desde la anterior crisis, pese a ser de las peores financiadas.

José María Rotellar
0
Madrid ha sido la región que mejor ha cumplido con la estabilidad presupuestaria desde la anterior crisis, pese a ser de las peores financiadas.
Isabel Díaz Ayuso | Agencias

En esta disyuntiva entre políticas económicas en la que se encuentra Madrid, la liberal-conservadora del centro-derecha que se lleva aplicando en la Comunidad de Madrid desde hace dos décadas y media, y la política intervencionista de la izquierda, especialmente radical al estar en concurso Podemos, con Iglesias al frente, los madrileños tienen que elegir qué es lo que quieren también en esta materia, en los próximos dos años, a partir del cuatro de mayo.

La estabilidad presupuestaria no es más que el cumplimiento de un compromiso que tiene que tener la economía del sector público con sus cuentas, donde los gastos no deben superar a los ingresos y la deuda debe ir reduciéndose. Compromiso que, además, se refuerza al serlo también del conjunto de España con la Unión Europea, y que aunque haya quedado suspendido en estos dos ejercicios- y puede que también en 2022- no debe desviarnos de la ortodoxia que implica su cumplimiento.

El déficit presupuestario es un grave desequilibrio que genera muchos perjuicios a la economía española y que endeuda de manera importante a las generaciones futuras, hecho que Buchanan llegó a tachar de “inmoralidad”. Además, como dejó claro Ricardo en su “equivalencia ricardiana”, los agentes descuentan ese endeudamiento futuro y se retraen en el presente en el consumo y la inversión. Por ello, los intervencionistas tratan de ocultarlo con la generación de todo tipo de ilusión fiscal.

En este contexto, las dos políticas económicas son muy diferentes, como lo son en el resto de aspectos que estamos analizando. La política liberal-conservadora, que defienden Ayuso y el centro-derecha, y que se aplica en Madrid desde hace más de veinte años, se basa en el gasto austero y eficiente, los impuestos bajos, la estabilidad presupuestaria, la eliminación de trabas y la libertad de elección, aspectos, todos ellos, que veremos en esta serie de artículos.

En el ámbito de estabilidad presupuestaria, a partir de esa política de gasto austero y eficiente y de impuestos bajos, el liberal-conservadurismo apuesta por el cumplimiento de la estabilidad presupuestaria, con el propósito de conseguir reducir el endeudamiento.

De esa manera, podemos comprobar cómo Madrid ha sido la región que mejor ha cumplido con la estabilidad presupuestaria desde el inicio de la anterior crisis y hasta el último ejercicio.

De esta forma, en ese período, Madrid ha tenido en media -junto con Canarias-, un déficit inferior al 1%, pese a ser una de las regiones peor financiadas por el Sistema de Financiación Autonómica (SFA), que le obliga a hacer un esfuerzo mayor que al resto de regiones, además de ejercer la mayor solidaridad de España, que permite, así, que las regiones menos prósperas puedan financiar sus servicios esenciales. Ese déficit medio de Madrid en ese período ha sido el menor de todas las CCAA, casi un punto menos que la media regional, 1,3 puntos menos que Cataluña y cinco puntos y medio menos que el conjunto de España.

 

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la IGAE y del Ministerio de Hacienda.

Esta política se traduce en un menor nivel de endeudamiento en dicho período, siendo Madrid la región con menor incremento de deuda en el período analizado, 10,3 puntos del PIB, frente a los 20,4 de la media regional, los 27,1 puntos de Cataluña, los 33,2 de Castilla-La Mancha, los 35,9 de Valencia y los 80,3 puntos del conjunto de España.

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la IGAE y del Ministerio de Hacienda.

Esa política de cumplimiento de la estabilidad presupuestaria se la juega Madrid en las elecciones del cuatro de mayo, pues de gobernar la izquierda la política que seguirá es la del endeudamiento masivo que han seguido Sánchez e Iglesias en el Gobierno, impulsada a través de un gasto desmedido, que pretenden sufragar con un incremento confiscatorio de impuestos.

Ahora vemos las consecuencias de ello: una deuda creciente, que ha pasado del 97,6% con el que cerró 2018, al 95,5% del cierre de 2019 y que ahora se eleva al 120% de diciembre de 2020, según los datos de deuda del Banco de España.

En dicho cociente, ya está comenzando a operar el efecto negativo tanto en el numerador como en el denominador, pues la deuda aumenta en 156.750 millones de euros entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020 y el PIB se reduce en 123.074 millones de euros de 2019 a 2020.

Todo ello, nos lleva a que desde que gobiernan Sánchez -con el apoyo de Iglesias- la deuda se ha incrementado en 188.233 millones de euros. Durante el primer año, aumentó en 38.688 millones, y al cabo de diez trimestres de mandato el incremento se aproxima ya a los 190.000 millones de euros.

Así, si durante el primer año creció la deuda por persona en 828,03 euros, en todo el mandato de la izquierda la deuda por persona ha aumentado en 3.977 euros, casi cuatro veces el incremento del primer año.

O visto de otra manera: en el primer año, la deuda se incrementaba a un ritmo de 105,99 millones de euros al día. Ahora, la deuda crece en España en 199,19 millones de euros cada día.

Y eso es lo que se juegan los madrileños en materia de déficit y deuda: continuar con las políticas de ortodoxia y cumplimiento de la estabilidad presupuestaria que lleva aplicando el centro-derecha en Madrid desde hace más de dos décadas y por las que sigue apostando todo el espectro liberal-conservador, como muestra el Gobierno de Ayuso, o el intervencionismo de comunistas y socialistas que llevan al gasto desmedido, los impuestos confiscatorios, el intervencionismo feroz, el déficit crónico y la deuda exponencial. Los madrileños, por tanto, una vez más han de elegir entre prosperidad o empobrecimiento, entre Libertad o comunismo, respectivamente.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot