Menú
José María Rotellar

El efecto rebote del empleo en mayo se queda en el corto plazo

Desde el momento anterior a la pandemia (febrero de 2020), el paro registrado ha aumentado en 535.203 parados más.

José María Rotellar
0
Desde el momento anterior a la pandemia (febrero de 2020), el paro registrado ha aumentado en 535.203 parados más.
Una oficina de empleo en Madrid | Europa Press

Los datos de paro y afiliación a la Seguridad Social del mes de mayo muestran el comienzo de un cierto rebote en el corto plazo, con el descenso de desempleados, la salida de personas de ERTE y el incremento de afiliados a la Seguridad Social. Eso siempre es una buena noticia.

Ahora bien, hay datos preocupantes, que hacen pensar que esa mejoría puede ser pasajera, al menos en parte, si no se realizan reformas de calado. Así, el paro baja, en términos mensuales, en 129.378 personas. Sin embargo, en términos desestacionalizados la bajada se suaviza mucho y sólo lo hace en 29.428 personas, al eliminar los efectos estacionales. La mayor parte es estacionalidad.

Desde el momento anterior a la pandemia (febrero de 2020), el paro registrado ha aumentado en 535.203 parados más.

Hay 573.489 personas en ERTE, en media, que cada día que pasa es más difícil que salgan de dicha situación, aunque en este último mes han abandonado esa situación 76.691 personas.

Es el peor mes de mayo desde 2013, en lo peor de la crisis anterior, con excepción del fuerte incremento del año pasado cuando estaba toda la economía cerrada por el llamado confinamiento.

rote-1.png

En cuanto a los contratos, suben un 81,67% interanual en el mes (694.691 contratos más).

Esa subida se debe al nivel tan bajo que dejó el cierre total de mayo de 2020, es mero efecto estadístico, pero ya es veinte puntos menor el aumento de contratos que el dato interanual de abril de 2021.

rote-2.png

Aun así, la contratación acumulada en los cinco primeros meses del año sólo sube un 11,09% respecto al mismo período de 2020, con 681.097 contratos más, que, pese a comparar con un período de cierre total de la economía, como fue el primer semestre de 2020, se aplana respecto del dato mensual.

Los contratos indefinidos suben un 103,60% interanual en el mes, pero sobre una base muy deprimida, con lo que el incremento se debe también al mero efecto estadístico, y, aun así, es 74 puntos menor ese incremento que el de abril, y representa sólo el 10,10% del total de contratos firmados, con lo que empeora la temporalidad.

Seguridad Social

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, esta sube en mayo en términos mensuales en 211.923 personas. Ahora bien, si se desestacionaliza el dato, sólo sube en 45.434 afiliados Además, el último día del mes se perdieron 114.430 afiliados.

Pese a esta subida mensual, es el peor dato mensual de un mes de mayo desde 2015 -junto con 2019-, con la exclusión de mayo de 2020, cuando estaba cerrada toda la economía.

rote-3.png

En términos interanuales remonta con algo más de fuerza, pero apoyado en los 573.489 ERTE que se mantienen. De esa manera, se incrementa en 711.092 afiliados en tasa interanual.

Los ERTE

Si bien es cierto que en abril ha disminuido en casi de 77.000 personas el número de quienes se encuentran en ERTE, este descenso no es suficientemente grande y consolida a más de medio millón de personas en una situación complicada, pues cada día que pasa se incrementa la probabilidad de que, desgraciadamente, no puedan recuperar su empleo. Este elemento dibuja la gravedad por la que atraviesa la economía nacional y el mercado laboral. Cada mes que pasa manteniendo tan duras restricciones, estas personas pierden posibilidades de poder reincorporarse, pues dependerá de cómo hayan aguantado sus empresas, cuando vemos que el cierre de las mismas sigue siendo intenso, hecho que no permite ser optimistas. Es más, se une la circunstancia con el anuncio de diversos ERE por parte de grandes compañías, que intensificarán el impacto negativo en el mercado laboral.

Adicionalmente, de esas 573.489 personas que se encuentran en ERTE (en media del mes), 167.162 proceden de la hostelería; 96.225 de los servicios de alojamiento; 74.679 del comercio; 22.272 de agencias de viajes y 20.969 de actividades de ocio.

Todas ellas actividades que pueden tardar mucho tiempo en recuperarse si se mantiene el actual ritmo de vacunación y, con ello, las duras restricciones existentes. Si estas actividades concentran el 76,64% (nueve puntos más que en abril, lo que hace pensar en lo permanente que se están volviendo los ERTE en estos sectores) de las actuales situaciones en ERTE, es preocupante que el horizonte de recuperación de la total normalidad, sin adjetivos, se vea lejano y con una probabilidad cada vez más elevada de que el verano no pueda desarrollarse en condiciones completamente normales a efectos de campaña turística.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD