Menú

Ximo Puig sigue con su cruzada contra Madrid y pide un impuesto específico para la región

El presidente valenciano acusa a la CAM de "competencia desleal" y "dumping fiscal". Pide un impuesto que compense su infierno fiscal.

0

El Gobierno valenciano mantiene su particular guerra contra Madrid. Ximo Puig no deja pasar la más mínima oportunidad para cargar contra el Ejecutivo de Díaz Ayuso. Esta vez, a tenor de su política fiscal, aunque el mensaje no es nuevo. Famosas son sus declaraciones sobre el "dumping fiscal antipatriótico". Este miércoles, ha aprovechado su participación en el Desayuno Informativo de Europa Press para acusar, de nuevo, a la Comunidad de Madrid de haber emprendido un "procés invisible, que está fracturando a España". Entre otras lindezas, también le achaca "competencia desleal", porque "atrae bases imponibles de otros territorios" con sus rebajas fiscales "afectando a su recaudación".

En opinión de Puig, una "buena opción" para armonizar la fiscalidad en todos los territorios establecer un impuesto específico para las rentas altas en Madrid. "Tienen que pagar las personas con mayor rendimiento", ha afirmado.

Como ya ha publicado Libre Mercado en reiteradas ocasiones, los argumentos que da Ximo Puig para pedir que los madrileños paguen más impuestos son completamente falsos. Hay que dejar claro que cualquier otra región puede, si quiere, hacer uso de su capacidad normativa para aplicar la misma política tributaria que Madrid, como de hecho ya sucede en algunas comunidades con el Impuesto de Sucesiones, por lo que no existe ningún dumping fiscal.

Lo que sí existen son infiernos fiscales como el valenciano, que ahogan a los contribuyentes con todo tipo de impuestos dilapidando la riqueza de sus ciudadanos.

Además, hay que recordar que la Comunidad de Madrid recibe el 22,6% del Estado de lo que en ella se recauda. En 2019, Madrid aportó 4.039 millones al Fondo de Garantía de los Servicios Públicos Fundamentales, el 68% del total de las aportaciones de las CCAA, por lo que es la región más solidaria de España.

El efecto capitalidad también es falso. Ser la capital de un Estado no garantiza mayores niveles de renta per cápita que en otras regiones. En la actualidad, el peso de la economía madrileña en el PIB nacional es del 19,3%, pero durante los primeros doce años de existencia de Madrid como Comunidad Autónoma, en los que estuvo gobernada por el Partido Socialista, en la mitad de ellos se creció por debajo de la media nacional; y, en todos ellos, siempre por debajo de Cataluña, que era la primera economía del país.

Por otra parte, ha propuesto que la Fiesta Nacional se celebre cada año en una ciudad distinta del país, así como la descentralización de varias instituciones estatales. El objetivo: "corregir las brechas de productividad". Una propuesta recogida en las tesis de profesor de Oxford Paul Collier, que ha dicho que "lleva años analizando las dinámicas generadas en las capitales debido a las economías de aglomeración".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot