Menú

Lasquetty: "El impuesto contra los madrileños no aguantaría ni un cuarto de hora en la mesa de ningún tribunal"

El consejero de Hacienda y Empleo defiende los impuestos bajos de Madrid ante la armonización fiscal de Montero o el impuesto "específico" de Puig.

0

La estrategia de impuestos bajos de la Comunidad de Madrid irrita sobremanera al Gobierno de Pedro Sánchez y a los barones de otras muchas CCAA. La oposición está empeñada en encontrar la fórmula con la que obligar a Isabel Díaz Ayuso a aumentar la fiscalidad de los madrileños cuanto antes, y cada vez son más las propuestas que se acumulan en la mesa de la ministra de Hacienda.

La última idea ha sido el impuesto "específico" para que las rentas altas madrileñas "reequilibren y aporten un espacio de solidaridad", que planteó Ximo Puig hace poco más de un mes. Esas rentas sobre las que Puig cargaría su tributo extra, "evidentemente, no serían medias ni bajas", dijo el barón, sin especificar a partir de qué nivel de ingresos situaría a los perjudicados. A pesar de que Madrid es la región que más aporta a la caja común del Estado y la que menos recibe, el socialista valenciano no dudó en justificar su medida aludiendo a que el dinero del impuesto madrileño se destinaría a sufragar el perjuicio que estaría provocando la suave política fiscal de Ayuso y el "efecto capitalidad" en el resto de regiones. Al ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, le pareció que el impuesto de Puig tiene "mucho recorrido".

Mientras tanto, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya ha activado la maquinaria para subir Patrimonio y Sucesiones en Madrid a través de la polémica armonización de los impuestos autonómicos. La socialista ha creado un comité de expertos en los que probablemente se escudará para llevar a cabo una estocada a las herencias y grandes fortunas de la región, que podría empezar a materializarse en 2022. Contra todos estos frentes está batallando el consejero de Economía, Hacienda y Empleo de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, tal y como repasa en una entrevista con Libre Mercado.

Pregunta: ¿Hay madrileñofobia, o madrileñofobia económica, en el Gobierno?

Respuesta: Cuando vemos a un dirigente socialista (Ximo Puig) pedir un impuesto especial a los madrileños por ser madrileños, y no ha sido desautorizado por ello, lo que piensas es que este señor quiere ganar la elecciones con una cierta madrileñofobia… con una real madrileñofobia al decir que los madrileños les hacen daño. Lo cual, por cierto, no sé yo si ha sido una cosa muy inteligente por su parte decirlo al empezar la temporada de verano.

Además, Ximo Puig no tiene derecho a hacerlo porque Madrid no se está quedando con nada de nadie; Madrid aporta mucho a la caja común, la que más. Que aquí el talento de las empresas, de la gente y una buena política económica y fiscal de Isabel Díaz Ayuso genere más crecimiento, también genera mayor crecimiento económico en otros lados. Siempre cuenta Isabel Díaz Ayuso que, durante todos esos meses en los que los gobernantes autonómicos tuvieron cerrada media España, muchas empresas pudieron sobrevivir gracias a los pedidos que les llegaban desde Madrid, que estaba abierta. Por tanto, hablar de Madrid como una especie de agujero negro o de salteador de caminos hace daño y hiere a los madrileños y al conjunto de España.

P: Menciona los buenos datos económicos, pero no será porque los madrileños estemos todo el día presumiendo de lo ricos que somos o de lo bien que nos va... ¿Por qué la riqueza no es motivo de orgullo?

R: Se debe a todos esos años de cultura muy socialista en la que el talento, la honradez y el hacer bien las cosas es visto como si fuera algo por lo que pedir perdón. Decía un gran liberal, que fue el fundador de la Universidad Francisco Marroquín (UFM), Manuel Ayau, que la única manera de hacerse rica que tiene una empresa en el sistema capitalista es haciendo ricos a los demás. Es decir, que si yo le doy un buen servicio a una empresa o a una persona, a ellos les irá mejor y a mí me seguirán contratando.

Es esa idea que no entienden los socialistas: que las cosas funcionan bien en un sistema en el que los acuerdos son voluntarios, no forzados y no obligados por el Gobierno; en el que la gente sabe decidir por sí misma y no necesita que un político, un burócrata, les organice la vida y les saque el dinero del bolsillo por un lado, pero se lo meta por el otro en forma de subsidio. Es lo que conduce a este socialismo absurdo que Reagan describió cuando decía que el socialismo era que "si veías una empresa y se movía, ponle un impuesto. Si se sigue moviendo, le pones una regulación y si se deja de mover, entonces, dale un subsidio". Esa mentalidad es un desastre.

En eso, afortunadamente, las ideas que defiende Isabel Díaz Ayuso, la manera de defenderlas y la convicción con la que lo hace, yo creo que hace que muchos madrileños se sientan mucho más conscientes de la verdadera causa de la riqueza, que es un sistema libre, un sistema de propiedad y un sistema que funcione bien.

P: El impuesto de Ximo Puig para una región concreta como la madrileña, ¿se podría llevar a cabo?, ¿cuánto de peligroso podría resultar?

R: Esa idea (no digo ni propuesta) o esa elucubración de los socialistas de crear un impuesto especial contra los madrileños es una barbaridad jurídica, una barbaridad constitucional que no aguantaría ni un cuarto de hora encima de la mesa de ningún tribunal, pero con este Gobierno de insensatos cualquier cosa es posible. O sea, que podríamos verlo.

Desde luego, los madrileños tenemos que estar muy atentos frente a eso y frente a la llamada armonización fiscal que, en realidad, consiste en subir obligatoriamente los impuestos de Madrid para ponerlos igual de altos que los socialistas de otras regiones. Que ojo, le costaría entre 2.000 y 2.500 € de media a cada contribuyente madrileño y donde una herencia media pasaría de pagar 22 € a 2.200 € .

P: Como Ximo Puig quiere gravar a las rentas altas madrileñas, quería darle un dato: el 54% del IRPF de las rentas altas valencianas va a parar a Hacienda, el mayor porcentaje de España. ¿Esto es confiscatorio?

R: Claro que sí, y Valencia también es de las que más grava a las rentas más bajas. O sea, que es alto en todos los tramos. Es esta idea que tienen los socialistas de que si se exprime mucho a todo el mundo todo va a ir mejor y resulta que él mismo cuenta que cada vez va peor. Bueno, pues haga usted otra política, porque ya lleva seis años gobernando en Valencia.

La obsesión por subir más los impuestos a todas las rentas pensando que así van a obtener mayor recaudación es mentira. Madrid, con los tipos más bajos, obtiene una recaudación mucho más alta porque hay más dinero disponible en manos de la gente (52.000 millones de euros en estos 17 años de bajadas de impuestos). Eso se traduce en más actividad económica, por tanto, más negocios abiertos, que crecen y que contratan. Al final, más oportunidades, mientras otros se empeñan en sacarle todo el dinero posible a la gente de su bolsillo para que un Ximo Puig se lo gaste en adular a Cataluña o, en vez de hacer un hospital Zendal, en poner unas carpas... Ahora, vemos que al salir los datos de recaudación la tasa Tobin no recauda lo que esperaba. Todas esas obsesiones socialistas van fracasando.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia