Menú

Los ERTE y los autónomos 'zombies' amargan la "espectacular" euforia laboral al Gobierno

A pesar de que Trabajo presuma del "espectacular" dato del paro, todavía hay casi 500.000 personas sin trabajar escondidas en las estadísticas.

0
A pesar de que Trabajo presuma del "espectacular" dato del paro, todavía hay casi 500.000 personas sin trabajar escondidas en las estadísticas.
El secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey y el de Seguridad Social y Pensiones, Israel Arroyo. | EFE

El mercado laboral ha cerrado septiembre con luces, pero también con algunas sombras. Después de año y medio de sangría en el empleo y de datos "históricamente" malos, era de esperar que llegaran los "históricamente" buenos.

Así, a primera hora de esta mañana el Ministerio de Trabajo ha revelado que el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) bajó en 76.113 personas en septiembre, la mayor caída de la serie en un mes donde tradicionalmente sube el paro debido al fin de la campaña del verano. Precisamente, los principales motivos que explican los resultados tan atípicos de septiembre han sido el efecto rebote que está provocado la crisis del coronavirus en los indicadores económicos y el fin de las restricciones sanitarias, que se aceleró en el noveno mes del año.

A pesar de estas circunstancias, en el Gobierno reina la euforia con los datos. "Es espectacular. Nunca en la historia de nuestro país, en septiembre, el desempleo ha cosechado una bajada tan significativa", aplaudía Joaquín Pérez Rey, el secretario de Estado de Empleo y número dos de Yolanda Díaz, en la tradicional rueda de prensa. Como ya publicamos en Libre Mercado, no deja de ser llamativo que cuando en 2020 el desempleo batía marcas nunca vistas, pero para mal, el Gobierno diera los datos de forma plana y aséptica.

Pero a pesar de la celebración gubernamental, el mercado laboral todavía no ha sido capaz de recuperar los niveles prepandemia. Así, el volumen total de parados se sitúa en las 3.257.802 personas, todavía por encima de los 3,24 millones de febrero de 2020 y con 178.091 parados más que en septiembre de 2019.

trabajo-9.jpg

El maquillaje estadístico

Hay que recordar que el dato de paro de septiembre lleva aparejado un importante efecto maquillaje, ya que no incluye a los trabajadores que se encuentran en un ERTE y que están en sus casas sin trabajar. Así, al finalizar septiembre, todavía había 239.230 personas que no contaban como parados en las estadísticas oficiales.

Justo hace un año empezaron a aparecer las primeras señales de los ERTE zombies. Se trata de personas a las que el Estado les sigue pagando una prestación –lo que les incentiva a no buscar otro empleo con la esperanza de recuperar el suyo–, pero que probablemente pasarán a engrosar las listas del paro, ya sea porque los negocios para los que trabajaban hayan cerrado definitivamente sus puertas, o porque la caída de la facturación sea de tal envergadura, que no puedan soportar sufragar los salarios del 100% de la plantilla. Y lo harán, en cuanto caduquen los ERTE por covid que el Gobierno sigue posponiendo sistemáticamente. La última vez hasta el 28 de febrero.

Tal y como advierte Infojobs, son varias las voces que han expresado preocupación por lo que ya asumen como una difícil recuperación de un tercio de los trabajadores que continúan acogidos a este mecanismo. Así, desde mayo, el ritmo de reincorporación de personas en ERTE a su puesto de trabajo ha sido entorno al 15%-20% mensual, aunque las cifras se frenan en septiembre y se redujo sólo un 12% con respecto a agosto.

erte.jpg

En la misma línea ha ido Funcas, que señala que la cifra de afectados en salir del ERTE se situó "muy por debajo de los descensos registrados en los meses precedentes". Además, el comunicado de Funcas menciona también a los autónomos que están cobrando la prestación por cese de actividad y al espejismo que supone la creación de empleo público.

Los autónomos y las prestaciones

Y es que, el Gobierno también esconde en las estadísticas a los trabajadores que están cobrando la prestación por cese de actividad y que se situaron en las 226.436 personas en septiembre. Si a este colectivo le sumamos los 239.230 afectados que continúan en un ERTE, estamos hablando de 465.666 personas que no aparecen en las estadísticas de paro o afiliación, pero que no trabajan y cobran una renta pública.

Es difícil saber si los 226.436 autónomos que están cobrando esa partida pública volverán a su actividad próximamente o son zombies, aunque hay un estudio de ATA de hace varias semanas que es muy revelador. Según esta encuesta de la propia patronal de autónomos, 75.000 de ellos, el 34,2% del total de los que cobran la prestación por cese de actividad, afirma que se dará de baja como autónomo cuando el Ejecutivo ponga fin a esta prestación, por lo que esta subvención no serviría para mantener esa actividad azotada por la pandemia, como argumenta el Gobierno.

El dato más positivo de la Seguridad Social es que ganó en septiembre una media de 57.387 cotizantes respecto al mes de agosto, lo que situó el número total de ocupados en 19.531.111 cotizantes, superando los niveles prepandemia.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia