Menú

El Banco de España remata al Gobierno y anuncia una "una revisión significativa a la baja" de sus previsiones

Enésimo golpe a las irreales cuentas de Sánchez. El BdE también alerta al Gobierno de que sus medidas contribuyen al proceso inflacionista.

0
Enésimo golpe a las irreales cuentas de Sánchez. El BdE también alerta al Gobierno de que sus medidas contribuyen al proceso inflacionista.
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en la Comisión de Presupuestos del Congreso | Europa Press

Enésimo golpe del Banco de España a las irreales cuentas del Gobierno de Sánchez. Su gobernador, Pablo Hernández de Cos, ha anticipado este lunes que harán "una revisión significativa a la baja" de sus previsiones de crecimiento económico de España para este año.

Durante su intervención ante la Comisión de Presupuestos del Congreso sobre el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2022, De Cos ha explicado que el Banco de España no publicará nuevas proyecciones macroeconómicas hasta el mes de diciembre, pero ha avanzado que habrá una revisión a la baja.

Las previsiones actuales del Banco de España proyectan un crecimiento del PIB del 6,3% en 2021, que se reduciría ligeramente hasta el 5,9% en 2022. Para más inri, estos números todavía están por encima de las actuales previsiones del Gobierno, que sigue manteniendo que España tendrá un crecimiento del 6,5% para este año y del 7% en 2022.

Hernández de Cos ha recordado que el INE ha revisado de manera significativa a la baja sus estimaciones previas de crecimiento del PIB en el segundo trimestre de 2021 del 2,8% al 1,1%, por lo que sus propios números y los de Sánchez, clarotendrán que ser revisados a la baja.

"Una rebaja de una magnitud tan elevada comporta, de forma mecánica (...) una reducción sustancial de la tasa media de crecimiento del PIB para 2021 y, en menor medida, también de la de 2022", ha añadido.

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) no ha sido el único en rebajar las previsiones del Gobierno para este año. En los últimos días, también han publicado sendos varapalos el FMI, CaixaBank o BBVA. El descrédito es total.

Recuperación "incompleta"

Hernández de Cos ha señalado los riesgos que afronta la economía española y ha subrayado especialmente a la evolución de los desajustes entre la oferta y demanda de bienes y el grado de persistencia de las presiones inflacionistas. Además, De Cos ha señalado que la recuperación de la economía española tras la crisis provocada por la pandemia de covid-19 es "claramente incompleta" frente a la del resto de países.

Todo ello en un escenario, ha incidido, de "elevada incertidumbre", en el que al desarrollo de la pandemia se le suma, ha señalado, la tendencia inflacionista y "cuellos de botella" en las cadenas de suministro, por la escasez de recursos y el encarecimiento de los precios de energía.

Hasta el momento, la recuperación de la economía global es incompleta, ha señalado, pero en el caso de España, especialmente en comparación con los países de su entorno, es "más claramente incompleta", ya que al concluir la primera mitad de año España presenta una brecha de 8,4 puntos porcentuales en su PIB respecto al de finales de 2019, cuando en la zona euro se limitaba a 2,5 puntos.

La actuación del Gobierno ante la inflación

Por otro lado, Pablo Hernández de Cos ha pedido al Ejecutivo social-comunista evitar medidas, como vincular de forma automática determinadas partidas de gasto a la evolución del IPC, y que pueden terminar "alimentando adicionalmente el actual proceso inflacionista".

Por ejemplo, ha advertido de que la escalada de precios podría elevar el gasto en pensiones estimado en el presupuesto de 2022 en unos 3.500 millones de euros.

De Cos ha señalado el repunte de la inflación como uno de los factores de incertidumbre que pesan sobre la recuperación económica de España. Aunque para el gobernador este repunte obedece fundamentalmente a factores de naturaleza transitoria, tampoco se puede "excluir" que el aumento de precios persista en los próximos meses especialmente vinculado a los costes energéticos.

En este punto, ha estimado que un incremento permanente de un 10% en el precio de la electricidad pagado por los consumidores restaría entre 2 y 3 décimas del PIB al cabo de tres años.

Y, en este contexto, ha apuntado que "cuanto mayor sea esa duración, mayor será la probabilidad de que el aumento de la inflación gane persistencia, tanto porque los aumentos de costes se filtren con mayor intensidad a los precios finales como porque el alza de estos dé lugar a mayores demandas salariales". Pero, ha añadido, Hernández de Cos no es un escenario "inevitable" y ahí ha introducido sus recomendaciones.

Para empezar, ha añadido, "debe evitarse un impulso fiscal generalizado" que "podría traducirse en un aumento de los cuellos de botella ya existentes, en los sectores más tensionados, que se terminara filtrando a los precios".

También resulta importante evitar, ha señalado, el uso "generalizado de cláusulas de indexación automáticas en las partidas de gasto que pudieran alimentar adicionalmente el actual proceso inflacionista".

Y ha concluido pidiendo a empresas y trabajadores un "reparto equitativo" de la merma de rentas de la economía nacional frente al resto del mundo que implican los aumentos de costes recientes.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia