Menú

Mazazo de Intel: descarta a España para crear fábricas de semiconductores

Las negociaciones que está manteniendo este gigante tecnológico son con los gobiernos de Alemania, Francia e Italia, y no con España.

Las negociaciones que está manteniendo este gigante tecnológico son con los gobiernos de Alemania, Francia e Italia, y no con España.
Chip de Intel en una placa de ordenador. | Alamy

Intel, el mayor fabricante de circuitos integrados del mundo, anunció a principios de 2021 que invertiría en Europa para crear diversas plantas de semiconductores y reducir, de esta manera, la dependencia de Asia. Aunque la compañía estadounidense no ha dado muchos detalles de forma oficial sobre cuántas fábricas creará o cuántos puestos de trabajo dará, lo cierto es que España no se verá beneficiada. Según Bloomberg, las negociaciones que está manteniendo este gigante tecnológico son con los gobiernos de Alemania, Francia e Italia, y no con España.

Así, de establecerse en estos tres países, Intel pasará de tener una sola fábrica de chips en Europa – situada en Irlanda – a cuatro. Todo indica que Alemania será quien albergue la planta principal. Mientras que en Francia se establecerá un centro de investigación y desarrollo que, según Reuters, podría costarles 8.000 millones de dólares (7.069 millones de euros). Sin embargo, todavía no hay ninguna confirmación oficial, solo filtraciones a las principales agencias de noticias internacionales. El único dato real es la intención de Intel de invertir 80.000 millones de dólares (70.690 millones de euros) en el Viejo Continente desde ahora y hasta 2030. Un desembolso considerable del que España, al menos por ahora, no se vería beneficiada de forma directa.

Este anuncio de Intel a principios de año se muestra en consonancia con los planes de la Unión Europea, que pretende impulsar la industria de los semiconductores made in Europa. De hecho, Úrsula Von der Leyen ya comunicó que en 2022 verá la luz una ley sobre chips con la intención de alcanzar una cuota de mercado del 20% en 2030. Para ello, desde Bruselas saben que la única posibilidad para alcanzar el objetivo es diseñar un escenario que invite a empresas que actualmente ya conozcan como fabricar estos chips a trasladarse a territorio europeo.

No hay que olvidar que hace 20 años, la Unión Europea estaba en la vanguardia de la creación de chips, hasta que apareció Asia con China y Taiwán como principales productores. Sin embargo, la crisis generada por el COVID-19 ha hecho que muchas empresas planeen reducir la dependencia de Asia, donde además se está dando en estos momentos una importante crisis de escasez de semiconductores. Para ser más atractivos, Bruselas quiere gastar 800 millones de euros en atraer a estas grandes compañías.

Temas

En Libre Mercado