Menú

Los lamentos del número dos de Garamendi tras aprobar la reforma laboral: "Su esencia es una pena"

Gerardo Cuerva, presidente de Cepyme, explica por qué votó a favor de una reforma laboral que no creará empleo y es "una pena".

Gerardo Cuerva, presidente de Cepyme, explica por qué votó a favor de una reforma laboral que no creará empleo y es "una pena".
Gerardo Cuerva, presidente de Cepyme | Flickr

El sí de la patronal a la reforma laboral sigue molestando entre el empresariado español. El último en pronunciarse ha sido el presidente de Cepyme (Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa) y vicepresidente de la CEOE, Gerardo Cuerva, que ha sido el principal interlocutor, junto a Garamendi, con el departamento de Yolanda Díaz.

Pero, como su presidente Antonio Garamendi, Cuerva da un doble discurso: "Hay que distinguir, haber firmado un pacto no significa estar de acuerdo, al igual que cuando tienes que firmar un préstamo con un alto interés. La esencia de la reforma laboral creo que es una pena. No es la reforma laboral que España necesita. Ojalá hubiéramos hecho una reforma que mirara al futuro", lamenta Cuerva en una entrevista este lunes en el diario El Mundo.

Leyendo esta explicación, cualquiera diría que Cuerva se opuso frontalmente al pacto con Yolanda Díaz y los sindicatos, pero no lo hizo: votó a favor de esa reforma, "porque hay una palabra que no podemos perder los empresarios, que es responsabilidad. Nosotros no proponemos esa reforma, pero sí que es verdad que convencemos al Gobierno y a los sindicatos, al menos de que permanezcan los elementos fundamentales de la reforma anterior". Entre esos aspectos que han logrado evitar, según Cuerva, está el de acabar con la subcontratación "que hubiera sido acabar con a pequeña y mediana empresa" y que pretendía Díaz. Además, se quejaba de que "este Gobierno ha demostrado que penaliza al que no pacta".

Y hasta aquí los argumentos a favor de su apoyo al proyecto de Yolanda Díaz. Todo lo demás, argumentos de peso contra:

  • "La esencia de la reforma laboral creo que es una pena".
  • "No es la reforma laboral que España necesita. Ojalá hubiéramos hecho una reforma que mirara al futuro".
  • "Esta parte comunista del Gobierno en el Ministerio de Trabajo lo ha mirado con la visión anacrónica de que hay una guerra de trincheras entre trabajador y empresa".
  • "Esta reforma no está encaminada a la creación de empleo".
  • "La reforma es arcaica, está anclada en el pasado."
  • "El comunismo interpreta que siempre el trabajador está en pelea con el empresario y yo lo que vivo, al menos en la pequeña y mediana empresa, es complicidad".
  • "Va en el camino contrario de otros países, que apuesta por dar más flexibilidad a la empresa".
  • "En la reforma hay un brochazo de intervención y de prohibición, de sanción y de carga burocrática".
  • "Tiene ese pensamiento de que hay que prohibir la temporalidad cuando hay que ver los países que menos temporalidad tienen en Europa, que son los que dotan de más flexibilidad a sus empresas".
  • "En resumen, las pymes no van a encontrar en este decreto estímulos para contratar. Y no sólo las pymes".
  • "Lo peor es no haber aprovechado la oportunidad".
  • "Podíamos haber aprovechado la oportunidad para implementar un término que se convirtió los años 90 en esencial en Europa, que es la flexiseguridad".
  • "La reforma que está testada para salir de una situación crítica es la de 2012, pero esta nueva reforma no lo sabemos."

Preguntado por si acudirá a Moncloa a hacerse la foto firmando el texto si se respeta lo pactado en la tramitación parlamentaria, Cuerva ha dicho que no: "Cuando tienes que aceptar un préstamo al 8% de interés luego no te vas a hacer la foto con el director del banco."

En cuanto al desarrollo de la negociación, Cuerva dice que se notó la intervención de otros ministerios, como el de Calviño, el de Escrivá y el de Montero.

Para Cuerva, que algunos dirigentes de la CEOE se mostraran contrarios al acuerdo, sólo demuestra "la madurez que tiene esta organización. Ellos se veían perjudicados con una reforma de este tipo y me parece bien que la gente exprese lo que opina", decía.

En cuanto a la tramitación de la reforma, dice Cuerva que "se tramite como se quiera pero lo pactado ha de prevalecer, si no, ¿qué sentido tiene sentarse con el Gobierno?, se pregunta". Sobre las exigencias de ERC y PNV para aceptar la reforma laboral, que es la prevalencia de los convenios autonómicos, Cuerva dice que "sería lamentable que intereses de partidos nacionalistas se pongan por encima del interés general de España. Lo que piden sería la muerte de cientos de miles de empresas. No tiene sentido".

Sobre la siguiente negociación, la del SMI (Salario Mínimo Interprofesional) Cuerva dice que "el salario mínimo no puede obedecer a decisiones políticas electoralistas. España no está en situación de tantos incrementos salariales, desgraciadamente, ni del salario mínimo ni del resto", dice y pide atender a la productividad y competitividad. "El Gobierno parece que ha cogido un filón electoral. Y eso es un peligro", dice el presidente de las pequeñas y medianas empresas.

La entrevista termina interrogando a Cuerva por los fondos europeos y su llegada a las pymes: "Si el Gobierno repite los procedimientos de ayudas directas con los fondos europeos, estamos muertos", sentencia.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro