Menú

El Gobierno aprovecha la guerra para 'invadir' las empresas públicas

En tan solo 15 días, el Ejecutivo de Sánchez ha ampliado su peso en varias empresas públicas.

En tan solo 15 días, el Ejecutivo de Sánchez ha ampliado su peso en varias empresas públicas.
Pedro Sánchez | Archivo

El Gobierno ha aprovechado que la terrible invasión de Rusia a Ucrania tiene acaparado el foco mediático y político en nuestro país para tomar algunas decisiones de calado sin hacer mucho ruido.

Uno de los movimientos más llamativos es que, en tan solo 15 días, el Ejecutivo de Sánchez ha ampliado su peso en varias empresas públicas colocando a miembros o exmiembros del PSOE entre sus cargos de responsabilidad.

Es lo que ocurrió el pasado 21 de febrero cuando Enagás aprobó varios cambios en su consejo dando todavía más peso a los consejeros ligados al PSOE frente a los del PP. Así, el consejo de administración ha decidido proponer a la próxima junta general de accionistas de la compañía, la renovación de Ana Palacio (exministra de Asuntos Exteriores con el PP) como consejera independiente, pero no renovará a Ignacio Grangel, Antonio Hernández-Mancha (presidente de Alianza Popular entre 1987 y 1989), Isabel Tocino (exministra de Medio Ambiente con el PP) y Gonzalo Solana a los que les vence el mandato este año.

Para sustituirles, proponen como consejeros independientes a David Sandalow, María Teresa Costa Campi (diputada por el PSC-PSOE), Manuel Gabriel González Ramos (exdiputado del PSOE por Albacete) y Clara García Fernández Muro. Los exministros socialistas José Blanco y José Montilla también están en el consejo. Enagás está participada en un 5% por el holding público SEPI.

Indra y la Sareb

El siguiente movimiento ha sido que el Consejo de Ministros ha autorizado a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) a aumentar su participación en Indra hasta el 28% del capital. Esto supone que la sociedad pública comprará aproximadamente un 10% adicional de la tecnológica española.

"Dicha decisión responde al renovado compromiso del Estado con una compañía que recientemente ha asumido retos de especial trascendencia para los intereses de nuestro país y de nuestros aliados más cercanos", justificó la presidenta de SEPI, Belén Gualda, en su notificación a la CNMV.

La SEPI ya impulsó el pasado mayo un relevo al frente de la compañía, que se saldó con la salida de Fernando Abril-Martorell y los nombramientos de Marc Murtra como presidente no ejecutivo e Ignacio Mataix y Cristina Ruiz como consejeros delegados. La relación del nuevo presidente de Indra con los socialistas viene de lejos, ya que Murtra fue nombrado hace 15 años jefe de gabinete del Ministerio de Industria con Zapatero. Todo queda en casa.

El último de estos movimientos se ha producido hace unos días, cuando el consejo de administración de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) ha aprobado la incorporación de Pau Pérez de Acha a su equipo directivo "con el objetivo de reforzar su área de gestión de vivienda social". En concreto, Pérez de Acha asume la Dirección de Gestión de Vivienda Social y Asequible y Relaciones Institucionales, según ha informado la entidad a través de un comunicado. Pau Pérez de Acha ha formado parte del PSC en el Ayuntamiento de Sitges.

Además, este Real Decreto-ley recoge el cambio legal que permitirá al Estado elevar su participación en la Sareb por encima del 50% y tomar el control del conocido como banco malo.

Temas

En Libre Mercado