Menú
EDITORIAL

La hora de los recortes

A ver cómo venden los social-comunistas y sus palmeros mediáticos los recortes que van a tener que ejecutar.

El Estado español debía en marzo la friolera de 1,453 billones de euros. Se trata del 117,7% del PIB y de la cifra más desorbitada de la historia. Lejos de intentar frenar este endeudamiento sin precedentes, el Gobierno de Pedro Sánchez se ha desentendido de cualquier ortodoxia o responsabilidad en el manejo de las cuentas públicas.

Con la excusa de la pandemia, el Ejecutivo social-comunista está dilapidando el dinero de los contribuyentes aprovechando que Bruselas tiene suspendidas las reglas fiscales. Lamentablemente, la Comisión Europea decidía esta semana que los miembros de la Unión no van a estar supeditados a ningún objetivo de deuda o déficit público hasta 2024. Bien es cierto que los Estados no han tenido reparos en incumplir estos topes sistemáticamente, renegociándolos con Bruselas en mitad de cada ejercicio sin rubor. Pero ahora, con la ausencia total de reglas, la anarquía presupuestaría se ha convertido en el hábitat ideal para los políticos más depilfarradores y manirrotos de Europa. Y en estas materias Sánchez no tiene rival.

Por tanto, como consecuencia de los menores ingresos y los mayores gastos, la deuda del último año se ha elevado en 60.875 millones de euros. El Gobierno lleva tensionando las cuentas públicas desde mucho antes de que el coronavirus, la inflación o Putin salieran a escena. Tanto es así que Sánchez ha cargado a los españoles con una deuda adicional de 20.000 euros por hogar desde que llegara al Gobierno, en 2018.

Hasta ahora las consecuencias de este irresponsable nivel de endeudamiento estaban camufladas bajo las compras masivas de la deuda de los Estados por parte del BCE, así como por sus artificiales políticas de tipos bajos, que han estado permitiendo al Gobierno pagar muy poco en concepto de intereses. Pero con la inflación desbocada el BCE orquesta ya una subida de tipos este año y una reducción del programa de compras de deuda, que revelará la verdadera confianza de los mercados internacionales en la economía española.

"Somos la gran economía del euro que peor lo ha hecho", se lamentaba esta semana el Banco de España, tumbando por completo la gestión económica del Ejecutivo. El organismo que dirige Hernández de Cos hacía estas declaraciones en la presentación de un demoledor informe que alerta de que la deuda pública podría desbocarse hasta el 140% del PIB si los social-comunistas no cesan en su empeño de aplicar políticas tan electoralistas y desestabilizadoras como indexar las pensiones al IPC con este indicador en máximos. Las tensiones financieras están disparadas y sólo reduciendo el gasto público se puede revertir esta deriva. A ver cómo venden los social-comunistas y sus palmeros mediáticos los recortes que van a tener que ejecutar.

Temas

En Libre Mercado