Menú

Sánchez carga a los españoles con 20.000 euros de deuda más por hogar

Los incumplimientos presupuestarios siguen siendo una constante y el último informe de la Comisión Europea echa más leña al fuego.

Los incumplimientos presupuestarios siguen siendo una constante y el último informe de la Comisión Europea echa más leña al fuego.
Pedro Sánchez en un acto en Barcelona. | EFE

La más reciente previsión macroeconómica de la Comisión Europea ha vuelto a poner de manifiesto que España será incapaz de normalizar sus niveles de actividad económica previos a la pandemia del coronavirus hasta que alcancemos el tercer trimestre de 2023. Se cumplen, pues, las previsiones que Libre Mercado recogió hace ahora dos años, y se caen, de forma estrepitosa, las proyecciones del gobierno de Pedro Sánchez, que insistió en que el impacto de la pandemia en la economía sería "transitorio" y "poco significativo".

Pero Bruselas no solo nos advierte de que el crecimiento sigue siendo a todas luces insuficiente para superar el marasmo en el que se encuentra la economía española, con un recorte de previsiones superior al de cualquier otro país, sino que, además, nos alerta de otros problemas estructurales de los que también haríamos bien en cuidarnos, caso de una inflación que se situará por encima del 6% durante el conjunto de 2022 o de un paro que apenas se reducirá en cuatro décimas entre 2022 y 2023, con una caída casi insignificante que nos llevará del 13,4% al 13%.

En clave fiscal, los datos de crecimiento y las previsiones de déficit que ha presentado la Comisión Europea nos permiten hacer balance del bagaje del Ejecutivo de Pedro Sánchez en materia de estabilidad presupuestaria. Y lo cierto es que el saldo que deja su etapa al frente del gobierno arroja una cifra demoledora en lo tocante al control del endeudamiento, puesto que los déficits acumulados del periodo 2018-2023 se sitúan en 385.788 millones de euros.

Sánchez llegó a La Moncloa en 2018 con el déficit cerca del 2,5% del PIB. El descuadre aumentó por encima del 3% en su primer año completo al frente del gobierno, 2019. El saldo fiscal se deterioró más aún en 2020, alcanzando un diferencial negativo del 10,3%, un aumento muy superior al observado en las demás economías de la Unión Europea. Pero lo peor de todo es que los datos de 2021, 2022 y 2023 son igualmente negativos, con un déficit del 6,9%, 4,9% y 4,4% del PIB, respectivamente.

1-deficit-publico-pib-espana-pedro-sanchez-2018-2023.png

¿A cuánto ascienden estos diferenciales si los medimos en términos absolutos, en vez de hacerlo de forma relativa? Nada más y nada menos que a los 385.788 millones mencionados anteriormente, que resultan de sumar los 31.224 millones de déficit de 2018 con los 38.116 de 2019, los 115.200 de 2020, los 82.819 de 2021, los 61.410 de 2022 y los 57.019 de 2023. Los datos del presente curso y del próximo ejercicio son previsiones de Bruselas ajustadas al consenso, aunque no se puede descartar que pequen de optimistas, habida cuenta del continuo deterioro que viene apuntando la economía española.

2-deficit-publico-millones-euros-espana-pedro-sanchez-2018-2023.png

Expresando el déficit acumulado de 2018 a 2023, encontramos un dato escalofriante: el endeudamiento adicional que se ha generado bajo gobierno de Pedro Sánchez supone 20.000 euros por hogar. Y, como es sabido, el déficit de hoy es la deuda de mañana... y los impuestos de pasado mañana.

La advertencia del Banco de España y la AIREF

El Banco de España también se ha mojado recientemente sobre este tema y esta misma semana ha señalado que la reforma de pensiones propuesta por el ministerio de Seguridad Social que dirige José Luis Escrivá hará que el endeudamiento público se eleve al 140% del PIB en 2040, como resultado de un fuerte aumento del gasto del sistema de jubilación.

El organismo que encabeza Pablo Hernández de Cos considera que, con un paquete de reformas estructurales "ambicioso", España podría consolidar una rebaja de la ratio deuda/PIB hasta el 79% del PIB, pero dicha proyección plantea que las reformas en cuestión se mantengan en pie durante dos décadas, de modo que hablamos de un escenario demasiado optimista ante el contexto político actual.

Por otro lado, la AIReF ha instado recientemente al gobierno a reducir el déficit estructural del 4%, para evitar un rebote de la deuda que se daría a partir de 2025. Esto es así porque el efecto rebote del PIB observado de 2021 a 2024 se esfumará desde mediados de la presente década, mientras que el descuadre entre ingresos y gastos se mantendrá inalterado. Pero, una vez más, el planteamiento que hace la AIREF es demoledor y recalca que la indisciplina fiscal exhibida por el gobierno de Sánchez amenaza con llevar la deuda al 140% del PIB.

Temas

En Libre Mercado