Menú

Alemania eleva la alarma de su plan de emergencia ante cortes del gas ruso: "El invierno llegará"

El Gobierno activa la segunda fase del plan de emergencia mientras se eleva el dramatismo de los mensajes a los ciudadanos.

El Gobierno activa la segunda fase del plan de emergencia mientras se eleva el dramatismo de los mensajes a los ciudadanos.
Robert Habeck durante su comparecencia para hablar del gas. | EFE

La caída en el suministro de gas desde Rusia en los últimos días de hasta el 60% y la perspectiva de nuevos recortes por los trabajos de "mantenimiento" previstos en el gasoducto Nordstream ha llevado al Gobierno alemán a activar la segunda fase de su Plan de Emergencia ante posibles cortes de suministro, una posibilidad que hace temblar a la industria alemana.

La segunda fase, de "alarma", aún no implica intervenir el mercado sino elevar la vigilancia ante la constatación de una reducción del suministro y la posibilidad real de un corte total. La tercera fase sí supondría racionar el gas, algo en lo que ya se trabaja desde el Gobierno. Hogares e instituciones esenciales como hospitales no se verían afectados, pero la industria sí: llegado el momento, se debería decidir qué sectores siguen recibiendo gas y cuáles han de detenerse.

El anuncio de Habeck ha venido acompañado de mensajes dramáticos llamando a ciudadanos y empresas a extremar el ahorro con el fin de llenar los depósitos de cara al invierno: "Tenemos una crisis del gas, que es desde ahora un bien muy escaso. Los precios están muy altos y van a seguir subiendo". El ministro alemán de Economía ha alertado sobre el espejismo "engañoso" del verano: "El invierno llegará, y tenemos que dar los pasos necesarios para estar preparados".

Habeck ha hablado también de que en Alemania están seguros de que la incertidumbre en torno al suministro de gas continuará en los próximos meses dentro de una estrategia de Putin, el antaño aliado de Alemania, para desestabilizarlos y elevar los precios. El ministro, que ha hablado de "ataque económico" desde El Kremlin, ha señalado también que se seguirá impulsando la compra en mercados alternativos (el gobierno trabaja ya en la instalación de regasificadoras para el procesamiento de gas natural licuado) y el refuerzo de las energías renovables. La estrategia se basará también en el carbón: hace sólo unos días el Gobierno aprobó la reactivación de centrales térmicas en la reserva para ahorrar gas: las centrales de carbón que volverán ahora al sistema eléctrico servirían para destinar el gas que se emplea ahora para obtener electricidad (supone un 15% del total) a otros fines. Recurrir a la nuclear, sin embargo, no se contempla.

La medida llega sólo un día después de que el director de la Agencia Internacional de la Energía advirtiese de que Europa debe prepararse para adoptar medidas de calado, incluido el racionamiento, ante un corte "completo" del suministro de gas ruso en invierno. En una entrevista en Financial Times, Faith Rirol señaló que los recientes movimientos y recortes podrían estar "orientados a evitar que Europa haga acopio de gas" y que estas medidas pueden ser un anticipo de las intenciones de Rusia el próximo invierno.

Birol aplaudió medidas como el regreso al carbón ante la magnitud de la crisis pero pidió que se intensificaran los planes de ahorro para garantizar un almacenamiento suficiente: "Creo que habrá más medidas sobre la demanda y más profundas a medida que se acerque el invierno".

Otros países europeos como Suecia, Dinamarca, Austria y Países Bajos han activado planes de emergencia similares al alemán para prepararse ante posibles recortes.

Temas

En Libre Mercado