Menú

El Gobierno toma Indra y destituye a cinco consejeros con ayuda de Prisa

El presidente ha subrayado la necesidad de alinearse con el Gobierno para alcanzar los objetivos de defensa ante el aumento de presupuesto.

El presidente ha subrayado la necesidad de alinearse con el Gobierno para alcanzar los objetivos de defensa ante el aumento de presupuesto.
El presidente de Indra, Marc Murtra, fue jefe de gabinete con Zapatero. | Europa Press

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), la empresa de defensa vasca SAPA Placencia y el fondo Amber Capital (principal accionista de Prisa) han tomado el control del consejo de Indra tras nombrar a Jokin Aperribay como consejero dominical por el grupo vasco y promover el cese de cuatro consejeros independientes y la no renovación de una quinta en la junta de accionistas de este jueves.

El artífice del cese ha sido el presidente de Prisa, Joseph Oughourlian, quien, como representante de Amber Capital, ha formulado una petición para introducir un punto fuera del orden del día de la junta con el objetivo de cesar a Alberto Terol, Carmen Aquerreta, Ana de Pro y Enrique de Leyva. Asimismo, la reelección de Isabel Torremocha, también independiente, no ha salido adelante, con lo que el recién nombrado Francisco Javier García Sanz y Silvia Iranzo quedan como únicos independientes.

Estos cinco consejeros independientes se oponían al interés de la SEPI, entidad gubernamental, de controlar la compañía sin lanzar una Oferta Pública de Adquisición de acciones (OPA).

Al respecto, cabe destacar que el Ejecutivo de Sánchez autorizó recientemente en Consejo de Ministros que la SEPI a aumentara su control sobre Indra, incrementando la participación hasta el 28% del capital. Este movimiento forma parte de una estrategia emprendida por el Ejecutivo para ampliar su control sobre otras empresas como Enagás o la Sareb.

Aunque este aumento de dominio estatal sobre Indra a través del SEPI tiene un antecedente en 2021, cuando el organismo propuso como nuevo presidente de la compañía a Marc Murtra, quien fue jefe de gabinete del Ministerio de Industria con Zapatero.

En cuanto al nombramiento de Aperribay, miembro de la familia fundadora de SAPA Placencia, este ha recibido el 53,1% de los votos para ser consejero, pese a contar con un informe en contra de la Comisión de Retribuciones. Un porcentaje prácticamente idéntico al de accionistas que han apoyado los ceses. Junto a Aperribay, han renovado su mandato como consejeros Miguel Sebastián, Antonio Cuevas, Francisco Javier Sanz y Luis Abril, este ejecutivo, todos con votaciones por encima del 90% de los accionistas.

El consejo resultante de la junta queda compuesto por dos consejeros independientes, tres dominicales, el presidente de la compañía, Marc Murtra, como otro externo, Abril e Ignacio Mataix como consejeros ejecutivos, Guillermo Guerra como secretario y Fabiola Gallego como vicesecretaria del consejo. A estos debería unirse próximamente Juan Moscoso, que será el tercer consejero de SEPI después de que el holding público haya superado el 25% del capital, que le permite optar a un nuevo representante.

Con esta junta, se da por cerrada una crisis de gobernanza entre la SEPI y parte de los independientes que se desató con el relevo el pasado año de Fernando Abril Martorell ante la intención de la entidad pública de iniciar una "nueva etapa de la compañía".

Junta tensa

La junta ha elevado el tono cuando un representante de Amber, el máximo accionista de Prisa y accionista de Indra con algo más del 4%, ha propuesto una votación adicional para cesar a cuatro consejeros independientes: Alberto Terol, Ana de Pro, Enrique de Leyva y Carmen Aquerreta.

El representante de Amber ha justificado su petición en que la compañía necesita una mayor estabilidad y una "reestructuración más amplia" en su consejo.

Tras esta solicitud, los consejeros, Alberto Terol y Enrique de Leyva han tomado la palabra para considerar que la decisión "dañará gravemente" a la compañía.

Terol se ha referido con ironía a que había dimitido con efecto en las próximas 24 horas antes de la junta con lo que era un cese que le afectaba "poco".

El consejero ha tildado la decisión de cesar a cuatro independientes de "disparatada" y ha señalado que tanto él como otros consejeros han intentado "entender los planes del Gobierno" en materia de defensa para que estos fueran tenidos en cuenta en la estrategia de la compañía.

Por su parte, De Leyva ha asegurado que no es una persona a la que se pueda "doblar el brazo" y ha asegurado que no tenía intención de seguir en una empresa controlada por la SEPI y sus aliados.

Línea estratégica

Antes del enfrentamiento dialéctico y las votaciones, Murtra y Mataix han pronunciado sendos discursos marcados por la apuesta de la compañía por fortalecer su rama de defensa dado el cambio de contexto que ha traído consigo la invasión rusa de Ucrania.

Murtra ha asegurado que la tecnológica española debe ser el polo que consolide el sector de la defensa español, ya que tiene capacidades para ello al ser un líder tecnológico capacitado para liderar proyectos a nivel nacional e internacional.

El presidente de la firma ha puesto en valor la necesidad de alinearse con el Gobierno para alcanzar los objetivos de defensa en en un momento de aumento presupuestario de estas partidas y a una semana de la cumbre de la OTAN que se celebrará en Madrid.

Murtra ha recalcado que el sector de la defensa español sigue contando con problemas de falta de escala y capacidad inversora, así como "lagunas" en capacidades críticas que deben ser llevadas.

Además, fuera del marco español, el presidente de la firma ha subrayado que Indra debe seguir abriendo nuevos mercados al tiempo que se fortalece en los países clave para el grupo.

Temas

En Libre Mercado