Menú

Alemania tiembla ante el posible corte definitivo del gas ruso

Las obras de mantenimiento en el NordStream encienden las alarmas en Alemania, que no descarta un corte definitivo.

Las obras de mantenimiento en el NordStream encienden las alarmas en Alemania, que no descarta un corte definitivo.

Como estaba previsto, Rusia ha cortado el flujo de gas que discurre por el gasoducto Nord Stream para unos trabajos de mantenimiento que, en teoría, deberían terminar el próximo 21 de julio. Sin embargo, desde el Gobierno alemán se ve como posible que el Kremlin aproveche estos trabajos para hacer definitiva la interrupción. El Ejecutivo, en palabras de la portavoz Susanne Ungrad, ha reconocido que la situación es "muy seria" aunque a día de hoy, "la seguridad del suministro está garantizada". Por el momento no se activará la última fase del plan de emergencia, que supone racionar el gas; entre tanto, desde el Ejecutivo continúan lanzándose mensajes avisando de la gravedad de la situación y del invierno que se avecina, con posibles problemas para empresas, las primeras que sufrirían la escasez, y particulares.

En el país se pide a los ciudadanos ahorrar energía al máximo – el ministro verde Robert Habeck pidió "duchas más cortas", entre otras medidas – mientras que en algunas ciudades comienzan a plantear bajar la temperatura de la calefacción urbana (la que abastece a toda una ciudad desde una central térmica) o cortes en el agua caliente.

En medio de esta psicosis, muchos alemanes están haciendo acopio de calefactores eléctricos o sistemas de bomba de calor. La demanda de cualquier aparato capaz de suministrar calor sin necesidad de gas se habría disparado, cuenta la prensa local, que informa estos días de precios, ventajas e inconvenientes de las alternativas para calentarse.

Entre tanto, la industria alemana está empezando a cuestionar los planes de emergencia diseñados por el Gobierno, que ante un corte de suministro que cada vez se da como más seguro pondría a ciudadanos y servicios esenciales por delante de las empresas. Sería el Gobierno quien debería decidir qué sectores se quedan sin gas y cuáles lo mantienen.

La patronal de la industria química alemana, muy importante en el país, cuestiona este lunes en el Süddeutsche Zeitung que tengan que ser los empresarios quienes hagan frente a los recortes mientras los ciudadanos se libran de las restricciones. Christian Kullman, presidente de la entidad, destaca las desastrosas consecuencias económicas que tendría un parón en el sector y se pregunta de qué le serviría a los ciudadanos alemanes tener acceso al gas "si luego no pueden pagarlo", en alusión al desempleo, que avisa, tendría como consecuencia detener las fábricas y sus efectos en la economía alemana.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro