Menú

Polonia, el nuevo campeón del capitalismo en Europa

Un repaso a las reformas que hicieron de Polonia un referente en materia de liberalización económica.

Un repaso a las reformas que hicieron de Polonia un referente en materia de liberalización económica.
Las calles de Varsovia | C.Jordá

Polonia es uno de los países con más éxito económico de Europa. Ha logrado un gran crecimiento durante las últimas décadas. Bajo el yugo socialista, sus niveles de riqueza estaban entre los más bajos del continente. De hecho, el polaco medio ganaba en 1989 la décima parte de lo que se embolsaba el alemán medio. Es más: los niveles de renta en Polonia eran inferiores a los de Ucrania y no alcanzaban ni la mitad del nivel de vida medio en Checoslovaquia. A esto hay que sumar una hiperinflación que llegó al 260% en 1989 y al 400% en 1990. Polonia fue el único país del bloque socialista oriental que se declaró formalmente en bancarrota tras el colapso de la URSS.

En 1910, la renta de un polaco medio alcanzaba apenas el 56% de los niveles de ingresos que se percibían en Europa Occidental. Al final del periodo socialista, que se extendió de 1945 a 1990, este porcentaje se había reducido drásticamente y, en 1990, el polaco medio ganaba apenas el 31% de lo que se embolsaban los trabajadores en Europa Occidental.

Sin embargo, gracias a las reformas de mercado que se aprobaron en los siguientes años, el nivel de vida de los polacos aumentado considerablemente. En 2016 alcanzó el 57% de la renta media de Europa Occidental, recuperando en veintiséis años (1990-2016) todo lo perdido en ocho décadas (1910-1990) y, especialmente, en la época socialista (1945-1990). En todos los tramos de ingresos, los polacos se han beneficiado ostensiblemente de las virtudes que arroja el capitalismo.

En su libro de 2018 Europe's Growth Champion, Marcin Piatkowkski afirma lo siguiente:

"Tras 25 años de reformas, Polonia se ha convertido en el líder indiscutible de la transición a la democracia y al capitalismo. De hecho, se ha erigido en el campeón del crecimiento en Europa y buena parte del mundo. Desde el inicio de la transición poscomunista, en 1989, la economía polaca ha crecido con más fuerza que cualquier otro país europeo. El PIB per cápita se ha multiplicado por dos y medio, superando a todos los demás países que vivieron bajo la opresión comunista y rebasando también los niveles observados en la zona del euro".

No sólo ha mejorado espectacularmente el nivel de vida de los polacos, sino que también hay avances en la protección del medio ambiente. En contra de las afirmaciones que lanzan frecuentemente los anticapitalistas, el mercado no es el culpable de la degradación del medio ambiente y del cambio climático y, de hecho, el ejemplo de lo ocurrido en Polonia prueba por completo esta circunstancia.

Así, la intensidad energética (es decir, la relación entre el consumo de energía y el aumento de la producción) se redujo a la mitad entre 1990 y 2011. De igual modo, el aumento de las emisiones de CO2 en Polonia se ha desacoplado del aumento del producto interior bruto. El capitalismo no es el problema, sino la solución, y esto aplica no solo a la mejora del nivel de vida de las personas, sino también al medio ambiente y al cambio climático.

¿Cómo lo consiguió Polonia y por qué ha tenido más éxito en su transición al capitalismo que otros países socialistas? Un aspecto clave es la rapidez y la radicalidad de las reformas implementadas, pero también es importante entender que no solo ha habido cambios en la economía y las instituciones, sino que también hay una evolución en el pensamiento y el comportamiento de las personas.

Por otro lado, no hay que subestimar la labor y la importancia de los líderes políticos individuales. A la cabeza está el ex ministro de Finanzas, Leszek Balcerowicz. Se trata de un economista liberal que formó parte del primer gobierno democrático de Polonia, elegido en 1989. Posteriormente, fue presidente del Banco Nacional de Polonia (2001-2007). Además, asumió en dos periodos el cargo de vice primer ministro del país (1989-1991 y 1997-2001).

Balcerowicz desarrolló un programa de reformas capitalistas que posteriormente se describió como una "terapia de choque". "El programa de reformas fue uno de los programas de cambio económico más radicales que se han aplicado en la historia del mundo, en tiempos de paz", observa Marcin Piatkowski,

La naturaleza de este tipo de programas de ajuste y reforma hace que inicialmente se pueda producir un cierto deterioro de la situación, puesto que se introducen cambios muy intensos en la economía. Sin embargo, los polacos se vieron recompensados con creces por su perseverancia, ya que el programa de reformas Balcerowicz ayudó a que Polonia fuese la primera ex república soviética que recuperó el crecimiento, lográndolo en 1992 y abriendo un proceso de expansión que ya abarca tres décadas.

Al igual que Margaret Thatcher, Leszek Balcerowicz era seguidor de pensadores liberales como Friedrich Hayek o Ludwig von Mises. Polonia es un ejemplo destacado del éxito que pueden tener estas ideas, a menudo criticadas como "neoliberales". Sólo cabe esperar que los polacos de hoy no olviden las razones de su éxito económico.

rainer-zitelmann-ricos-odio.png

Rainer Zitelmann es empresario, además de doctor en Historia y en Sociología. Considerado uno de los liberales más influyentes de Alemania, ha publicado más de una veintena de libros, entre los que destacan "El capitalismo no es el problema, es la solución" (2021) y "Los ricos ante la opinión pública" (2022), en Unión Editorial.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad