Menú

El despertar de Polonia, las claves del éxito de la próxima potencia europea

El PIB de Polonia ha crecido a un ritmo constante del 4,5% anual desde 1990. El mayor de todos los países de Europa, incluso con la crisis de 2008.

0
Prensa económica: Irlanda, Hungría y Estonia se plantan ante el "impuesto mínimo" de Sociedades del G-7 y la OCDE Es la Mañana de Federico

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

El PIB de Polonia ha crecido a un ritmo constante del 4,5% anual desde 1990. El mayor de todos los países de Europa, incluso con la crisis de 2008.
Trabajadores polacos en Cracovia, Polonia. | Alamy

Polonia está siendo foco de los medios de comunicación por la crisis fronteriza provocada por Bielorrusia, en un intento de desestabilizar la Unión Europea, pero en este artículo nos vamos a centrar en su aspecto económico porque es realmente exitoso.

Desde que dejaron de estar bajo el yugo del socialismo soviético, los países del Este han prosperado en gran medida, sobre todo en el plano económico. Esto se debe principalmente a que abrazaron la libertad económica del libre mercado y dejaron atrás al intervencionismo más férreo.

Una de las ventajas de estos países es, como indica el propio primer ministro húngaro Viktor Orbán, que "estamos vacunados contra el virus del progresismo".

Esta afirmación viene porque la mayoría de países del Este, sufrieron tanto el nacionalsocialismo alemán como el socialismo soviético.

Datos concretos

En concreto, Polonia es uno de los países que más crecimiento económico ha tenido desde la caída del muro de Berlín. Desde que se tienen datos después de la era comunista polaca, su PIB per cápita ha aumentado un total de un 619,95%. En 1990 los polacos ostentaban una renta per cápita de 1.537,21 euros y en 2019 ascendió a 13.936,10 euros, según The World Bank.

El PIB de Polonia ha crecido a un ritmo constante del 4,5% anual desde 1990. El mayor de todos los países de Europa. Incluso con la crisis financiera de 2008, consiguió incrementar su PIB. De hecho fue el único país de la eurozona que consiguió crecer en ese periodo. Así lo indica The World Bank.

pib-polonia.png
PIB de Polonia (1991-2019)

El 2020 fue el único año que no creció, debido a la pandemia provocada por la covid-19, algo que incluso no fue tan nefasto como lo fue en otros países, ya que su PIB solo cayó un 2,5%, en cambio la media de la OCDE fue del 5,9%, según Eurostat.

unemployment-rate-eu.png
Desempleo en septiembre de 2021 en la UE

Según Eurostat, además de todo esto, Polonia tiene una de las mejores tasas de desempleo, siendo la cuarta con el menor desempleo de la Unión Europea, con un 3,4%. Con una tasa tan baja se considera que hay pleno empleo. Asimismo es el noveno país con menor desempleo juvenil de toda la Unión Europea, con un tasa del 11,1%.

Además, mientras la mayoría de los países de la Unión Europea tienen un problema serio con la deuda, en el caso particular de Polonia no es así. Antes de la covid, tan solo tenían un endeudamiento del 45,60%, es decir, menor al 50%. Así lo indica DatosMacro.

La respuesta para combatir las consecuencias de la pandemia tampoco ha sido aumentar el gasto público en grandes cantidades. Así como lo indica Eurostat, solo aumentó un 9,1% del PIB entre el primer y el tercer trimestre de 2020, mientras que la media de la UE en ese periodo fue del 10,1% y la de España fue un 11,2%.

Por todo ello, no es de extrañar que la agencia de calificación Standard and Poor's (S&P) haya elevado la previsión de crecimiento económico de Polonia al 5,1% en 2021, frente al 4,5% previsto anteriormente. Al mismo tiempo, su previsión sobre el crecimiento económico de Polonia en 2022 es del 5,3%. Según los expertos de S&P, el consumo privado, apoyado por un mercado laboral fuerte y una política fiscal flexible, seguirá siendo el motor del crecimiento económico.

Kaczynski, ex primer ministro de Polonia y actual presidente del partido Ley y Justicia afirmó que en 2033 Polonia alcanzaría la media del PIB per cápita de la Unión Europea y en 2040 alcanzaría a Alemania.

Causas del crecimiento económico

Después de la era comunista, bajo la suela soviética, Polonia consiguió en 1989 de nuevo su soberanía, eligiendo a un gobierno pro mercado. Aunque debemos recordar que ya en la década de los 80 la economía polaca empezó a abrirse poco a poco.

La transición de una economía planificada a una de libre mercado fue gracias al ministro de economía Leszek Balcerowicz. El plan supuso una terapia de choque, ya que tenían una inflación del 500% al año, y consistió en liberalizar la economía y las empresas estabilizando la macroeconomía.

¿En que se centró ese plan? Privatizar empresas estatales, quitar subvenciones a organizaciones ineficientes, abandonando los precios fijos, remplazar los monopolios estatales y devaluar el esloti. También fue clave la reforma laboral, donde el Estado pasó a ser un mero árbitro entre los empresarios y los trabajadores.

Estas reformas ayudaron a que hubiese más inversión, la gente apostara por el sector privado y, por ende, aumentase la competitividad. Tras ello, los salarios subieron de manera exponencial.

fondos-europeos.jpeg

Después de este plan, Polonia empezó rápidamente a occidentalizarse mejorando su Estado de derecho, las libertades individuales y los derechos de propiedad. Con esto consiguieron tener los estándares de la UE, entrando así en las instituciones más importantes del mundo occidental, como la OTAN en 1999 o la Unión Europea en 2004.

La entrada a la Unión Europea lo cambia todo, ya que entra en el marco común de las economías occidentales y del Este de Europa sin tener que sufrir aranceles. Asimismo, recibir los fondos europeos ha sido siempre muy bueno para Polonia, ya que es la más beneficiada junto a Hungría de ellos, porque recibe mucho más de lo que da a la UE.

Algo fundamental, aparte de compartir un marco común en materia económica y recibir más dinero del que daba, es el de la libre circulación de personas y capital.

Con esto, muchas empresas extranjeras podían invertir y hacer sus negocios en Polonia. Una de las ventajas para las empresas extranjeras es que el salario, en comparación a los distintos países occidentales, era más bajo. Gracias a esto ambos salían ganando, tanto el empresario, como el trabajador.

Polonia actualmente es la octava economía de la Unión Europea, además de ser el tercer país en Europa en inversión extranjera directa, después del Reino Unido y Rusia. Un cuarto de los trabajos del sector privado son de empresas extranjeras, según el FDI Intelligence.

Además de que en 2018 fue el país que más inmigración recibió de países procedentes de Europa, con un millón de personas, según la OCDE.

Datos no económicos

El área económica no es el único factor de atracción de inversiones y nuevos residentes a Polonia, sino que hay otras variantes que se tienen en cuenta para poder establecerse en un país y que son fundamentales.

En primer lugar, tenemos que tener en cuenta el idioma predominante, que en un mundo globalizado como el nuestro es el inglés. Polonia en este aspecto es un muy buen país, porque, según el ranking de EF english proficiency index, está en el número 16 (de 112 países) de mejores países con nivel de inglés. Es decir, comunicarse en Polonia no es un problema.

En segundo lugar, una de las cosas más importantes es la seguridad de un país para poder establecerse, algo clave por si se quiere permanecer una larga estancia. En el caso de Polonia, es el tercer país más seguro, según Eurostat.

share-people-reporting-crime-violence-vandalism-2019.jpg
Porcentaje de personas que denuncian delitos, violencia o vandalismo en la localidad

En tercer lugar, el nivel educativo del país es fundamental, sobre todo para contratar trabajadores cualificados. En términos de graduados por cada 100.000 habitantes, en 2017 Polonia ocupó el cuarto lugar en el ranking general de graduados en STEM y el número 1 de mujeres graduadas en STEM en la Unión Europea.

En cuarto y último lugar, las inversiones por parte del Estado en infraestructuras, que están en aumento. Un ejemplo es el CPK, un proyecto con cerca de 1.800 kilómetros de red ferroviaria con líneas principales aptas para velocidades máximas de diseño de 350 km/h. A tan solo 37 kilómetros al oeste del centro de Varsovia, se construirá el nuevo aeropuerto de la capital, una localización estratégica no solo en Polonia, sino también en Europa Central y Oriental, con dos pistas paralelas con unas dimensiones previstas de 4.000 metros de largo y 60m de ancho, lo que lo convertiría en uno de los más grandes de Europa.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia