Menú
José María Rotellar

La realidad de la economía que el Gobierno no quiere ver

Distintas instituciones han publicado la actualización de sus previsiones económicas y todas ellas rebajan el crecimiento español.

Distintas instituciones han publicado la actualización de sus previsiones económicas y todas ellas rebajan el crecimiento español.
Pedro Sánchez en el Comité Federal del PSOE | EFE

Como decíamos la semana pasada -y también en muchas ocasiones anteriormente- el Gobierno del presidente Sánchez no quiere ver la realidad de la dura situación económica que va a tener que afrontar la economía española.

Sufrimos un nivel de endeudamiento insoportable, cercano al 120% del PIB, fruto de un gasto desmedido, sin freno, en el que Sánchez ha metido a la economía española. En lugar de haberse limitado a que fuese coyuntural, lo ha asentado estructuralmente, de manera que cuando los ingresos caigan el déficit y la deuda se agrandarán.

Adicionalmente, el crecimiento económico se está resintiendo, por mucho que la vicepresidenta Calviño diga que la Comisión Europea prevé que España tendrá el mayor dinamismo entre los socios de la eurozona. Para empezar, no es cierto, porque ahí está Irlanda, que con una política fiscal de gasto ajustado, cuentas equilibradas e impuestos bajos, evoluciona mucho mejor. En segundo lugar, partimos de niveles de crecimiento más bajos, al no haber recuperado todavía el nivel de actividad económica, en términos reales, previo a la pandemia.

Pues bien, recientemente, distintas instituciones han publicado la actualización de sus previsiones económicas y todas ellas rebajan el crecimiento español, suben la previsión de inflación y, sobre todo, señalan el abultado endeudamiento que puede hacer que las finanzas públicas se resientan de manera acusada ante el encarecimiento de su financiación.

En el crecimiento económico, la Comisión Europea y BBVA Research han mantenido el crecimiento español para 2022, debido al empuje que se prevé en el turismo en los dos trimestres centrales del año, pero rebajan, y mucho, el crecimiento de 2023, que indica que dicho oxígeno que recibirá la economía procedente del turismo quedará enjugado, desgraciadamente, por la pérdida de poder adquisitivo de los hogares y de competitividad de las empresas. Así, la Comisión Europea deja el crecimiento de 2022 en el 4% y deja las de 2023 en el 2,1%. Por su parte, BBVA Research mantiene las de 2022 en el 4,1%, pero reduce más todavía las previstas para 2023, hasta el 1,8%.

FUNCAS mantiene para este año, su previsión de crecimiento del 4,2%, aunque estima que la parte final del ejercicio se producirá un crecimiento plano, que podría, incluso, empeorar. Lo más relevante, al igual que para el resto de instituciones, es el importante deterioro en el crecimiento que prevé para 2023, donde rebaja su previsión anterior en un 39,4%, ya rebajada previamente, de manera que pasa del 3,3% al 2%.

Por su parte, la AIReF rebaja el crecimiento español hasta el 4,2%, sin estimar 2023. Adicionalmente, Moody’s rebaja la previsión de crecimiento del PIB español al 3,5% en 2022 y al 1,6% en 2023, la estimación más baja de todas las previsiones sobre la economía española.

Previsiones de crecimiento del PIB para 2022:

fdfdsffsdf.jpg

Previsiones de crecimiento del PIB para 2023:

ddddddd.jpg

Del mismo modo, todas estas instituciones han elevado la previsión de inflación en su revisión de estos días. La Comisión Europea prevé una inflación media en España del 8,1% en 2022 y del 3,4% en 2023. BBVA Research estima que la inflación media española será del 8% en 2022 y del 3% en 2023. AIReF da estimaciones sólo para 2022, donde prevé una inflación media en España del 7,8%. Moody’s eleva la inflación media española al 8% en 2022 y al 3,4% para 2023. Asimismo, FUNCAS eleva su previsión de inflación al 8,9% para este año y al 4,8% para el que viene. Es más, considera que el alza de precios se ha consolidado de manera importante en la economía, pues estima que la inflación se mantendrá por encima del 10% en julio y agosto. Es cierto que estima que bajará en los meses posteriores, hasta situarse en torno al 8% en diciembre, pero se mantendrá alta durante varios meses más, pues FUNCAS prevé que la inflación no baje del 7% hasta marzo del año que viene, para cerrar con un 3,5% interanual en diciembre.

Previsiones de inflación para 2022:

qqqqqqqqqqqqqqqqw.png

Previsiones de inflación para 2023:

plplp.jpg

Todos ellos, alertan, además, de los innumerables riesgos que se ciernen sobre la sostenibilidad de las cuentas públicas por tan elevado endeudamiento, en un contexto de endurecimiento contractivo de la política monetaria, que aumentará el coste de financiación del sector público, de familias y de empresas, donde, además, la inflación está empobreciendo a estos dos últimos agentes económicos. De hecho, lo más probable es que estas previsiones se queden cortas y en otoño tengan que volver a revisarse a la baja.

El Gobierno, sin embargo, no reacciona positivamente. En lugar de deflactar el IRPF, bajar impuestos y eliminar los gastos superfluos, soluciona todo con más gasto, que no puede sostenerse, y con medidas populistas que hunden los mercados. Es la realidad de las previsiones que el Gobierno no quiere ver y la obcecación de su política económica para mantenerse en el poder a cualquier precio.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador