Menú

Así ha hipotecado Joan Laporta los ingresos futuros del FC Barcelona

Solo con la "palanca" de los derechos audiovisuales, el equipo blaugrana va a dejar de ingresar 472,5 millones de euros.

Solo con la "palanca" de los derechos audiovisuales, el equipo blaugrana va a dejar de ingresar 472,5 millones de euros.
Laporta hipoteca los ingresos futuros del FC Barcelona | Flickr/CC/_bianconero

A base de vender activos e hipotecar los ingresos futuros del FC Barcelona, Joan Laporta ha generado margen financiero suficiente para inscribir a algunos de sus nuevos fichajes. Jugadores como Robert Lewandowski o Raphael Dias Raphinha podrán jugar en el equipo blaugrana durante la temporada 2022-2023, aunque Jules Koundé se ha quedado, de momento, sin inscripción.

Conocidos son los problemas económico-financieros del equipo que preside Joan Laporta. El mal rendimiento deportivo y el descontrol en los gasto han hecho que los números rojos se multipliquen exponencialmente. La pandemia solo ha agravado la situación, obligando a los culés a activar diversas "palancas" de ingresos que ayudarán a solucionar el panorama a corto plazo, pero solo a costa de dejar mucho dinero en la mesa.

El equipo barcelonés ha coordinado cuatro operaciones con las que ha generado 727,5 millones de euros de manera extraordinaria. Sin embargo, esta ingeniería financiera no es ‘dinero caído del cielo’, sino que encierra una gran hipoteca, en la medida en que se han transferido parte importante de los ingresos que obtendrá el club a lo largo de los próximos veinticinco años.

Lo primero que hizo Joan Laporta fue vender parte de los derechos de imagen de las retransmisiones del club al fondo Sixth Street. Primero se deshizo del 10%, a cambio de 207,5 millones, y luego liquidó otro 15%, por un monto de 320 millones. A renglón seguido llegó la polémica maniobra de Barça Studios, con los 100 millones que pagó Socios.com a cambio de un 25% y los 100 millones que desembolsó una empresa de Jaume Roures a cambio de otro 24,5%.

De esos 727,5 millones, los primeros 100 millones irán directamente a reducir la cuenta de obligaciones que mantiene el equipo con la entidad financiera Goldman Sachs, que ha venido refinanciando la deuda del club pero ha exigido a Laporta el pago inmediato de esa amortización anticipada. De modo que el 15% de lo ingresado irá sin más a la reducción del enorme pasivo del club.

Por otro lado, puesto que ‘nadie paga dólares por centavos’, conviene recalcar que el FC Barcelona está trayendo al presente los ingresos que esperaba obtener en el futuro, de modo que las operaciones anunciadas por Laporta bien pueden definirse como ‘pan para hoy, pero hambre para mañana’. En el caso de la venta de derechos de imagen, por ejemplo, Sixth Street va a ingresar 1.000 millones a cambio de inyectar 527,5 millones. Por tanto, el FC Barcelona está perdiendo 472,5 millones de ingresos futuros.

La operación más turbia

Si la venta de los derechos de imagen genera dudas, más turbio aún es todo lo referido a Barça Studios. Ya el pasado noviembre se anunció la salida al mercado de los cromos digitales (NFTs), de la mano de la empresa Ownix. Sin embargo, algunos de los principales responsables de la mercantil fueron detenidos, acusados por ejemplo de perpetrar operaciones de lavado de dinero usando criptomonedas.

Ahora, la empresa Socios.com y Ourphes Media, de Jaume Roures, entran en juego con una operación que supone valorar en 400 millones un negocio dedicado al sector audiovisual y a la comercialización de cromos digitales. Una cifra a todas luces disparatada, puesto que los ingresos obtenidos por esta vía son, hoy por hoy, insignificantes. De ahí que esta operación haya hecho sonar todas las alarmas.

Al borde del "bono basura"

La agencia de calificación Fitch también ha echado más leña a la hoguera financiera del equipo blaugrana. Tras su última revisión de las cuentas del FC Barcelona, la firma ha calificado la deuda del club como BBB, con perspectiva negativa, quedándose a un escalón del bono basura. "El bajo rendimiento financiero del club", "los riesgos asociados a la remodelación del estadio" y "el aumento significativo de los gastos salariales" son algunos de los motivos que aporta Fitch para justificar esta evaluación.

Lo peor de todo es que esta revisión no afecta al conjunto de la deuda del FC Barcelona, sino solamente al paquete de obligaciones de 470 millones que mantiene el club con Goldman Sachs. De modo que, considerando la situación financiera de forma más general, no habría resultado sorprendente que la nota asignada fuese aún peor.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios