Menú

Carrefour hace el ridículo: compra la "cesta" de Yolanda Díaz y se pone en contra al sector

Lo que podría haber sido una genial campaña de marketing se vuelve en contra de Carrefour al dejarse utilizar por Yolanda Díaz.

Lo que podría haber sido una genial campaña de marketing se vuelve en contra de Carrefour al dejarse utilizar por Yolanda Díaz.
Alexandre de Palmas, CEO de Carrefour y Yolanda Díaz, junto a Alberto Garzón (de espladas) | Europa Press

Lo que podría haberse convertido en una genialidad de marketing se ha convertido en un fiasco monumental. La cadena de grandes supermercados francesa Carrefour aprovechaba la polémica montada por Yolanda Díaz y su deseo de intervenir los precios de "productos báxicos" (sic), en los supermercados, para anunciar una promoción para sus clientes basada en una cesta de 30 productos básicos a 30 euros.

El encargado de hacer el anuncio fue su director ejecutivo en España, Alexandre de Palmas a través de Twitter, y el efecto fue inmediato: los medios de comunicación se hicieron eco de la oferta de los supermercados.

Y hubiera sido una genialidad de marketing si Carrefour no hubiera avalado el mensaje de Díaz. El mensaje era potente: libre mercado frente a intervención. Una forma de decirle al ala comunista del Gobierno que no es necesario topar los precios o intervenir ningún sector. Pero no era la intención. Alexandre de Palmas añadía:

"La situación actual requiere medidas ágiles y efectivas. En estos momentos, donde cada acto de compra es más valioso que nunca, Carrefour da respuesta a sus clientes: trabajamos para ofrecer soluciones de ahorro que protejan el poder adquisitivo de las familias en España".

A las pocas horas de que la campaña de Carrefour comenzara a ocupar espacio en los medios de comunicación, Yolanda Díaz destapaba que Carrefour se había puesto en contacto con su gabinete para pedirle una reunión urgente. No han tardado ni 24 horas en tenerla.

El gran despropósito de Díaz que ha avalado Carrefour

Y es que Carrefour ha terminado convirtiéndose en el caballero blanco de Yolanda Díaz. Justo cuando la vicepresidenta segunda había tenido que rectificar ante las quejas de buena parte del Gobierno (los ministros Planas e Isabel Rodríguez habían dicho que intervenir los precios de los alimentos es ilegal) para decir que su propuesta no era "de una intervención de precios, sino de una medida diferente para un acuerdo entre distribuidoras y asociaciones de consumidores, al objeto de hacer algo completamente legal", apareció Carrefour para avalar a la ministra de Trabajo.

Pero ahí no ha terminado el despropósito. Fue Carrefour quien pidió una reunión urgente a Yolanda Díaz, tal y como la ministra desveló ayer en una rueda de prensa. Una reunión que deja imágenes para el recuerdo, risas y buenas palabras entre Alexandre de Palmas y Yolanda Díaz ante un ministro de Consumo, Alberto Garzón, que acudió invitado por Díaz sin que se conozca su parecer u opinión al respecto. Y eso que todo el lío montado por Díaz se antoja más competencia de la cartera de Consumo y no de la de Trabajo. Pero parece que a Garzón no le ha importado: posaba sonriente entre Yolanda Díaz y el CEO de Carrefour.

El sector en contra

El resultado es que la estrategia de Carrefour ha terminado por ponerle en contra a todo el sector. Por su apoyo a la ministra y por el hecho de que Díaz haya promocionado a Carrefour y dejado en segundo plano al resto del sector, con el que se reunirá el lunes.

De momento, la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas) reclama como solución bajar el IVA de los alimentos, en contra de la estrategia de Carrefour de seguidismo al Gobierno.

El engaño de Díaz con el caso francés de cesta básica

El colmo del despropósito corría a cargo de la vicepresidenta segunda que en un intento por justificarse, equiparaba su propuesta con lo sucedido en 2011 en Francia cuando Sarkozy gobernaba el país vecino y propuso una "cesta de los esenciales". Pero esa cesta no implicaba más que una recomendación, mediante la que las grandes superficies que se quisieron adherir ofrecían unos "10 productos de calidad a un precio atractivo": ni topes, ni precios máximos, ni intervención. Ni siquiera lista de productos.

Para rematar, Competencia ha advertido a Díaz de que si se produce el acuerdo de precios, habría que investigarlo por poder constituir un cártel.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro