Menú

Sánchez impulsa un plan para apagar las luces antes porque sufrimos "contaminación lumínica" y no se ven "las estrellas"

El documento no distingue entre luz en las casas, escaparates o calles. Habla de "iluminación artificial", como la de los hogares por las noches.

El documento no distingue entre luz en las casas, escaparates o calles. Habla de "iluminación artificial", como la de los hogares por las noches.
Varias personas caminan frente a un escaparate apagado en Madrid, en agosto de 2022. | Europa Press

Pedro Sánchez no ha acabado con sus recortes energéticos. Y el nuevo paso puede ser más sangrante: apagar las luces antes. Traducido: o estar con velas en casa o irse a dormir por imperativo socialista. Y lo mejor es la explicación: para los socialistas el problema no es que no se pueda pagar la factura de la luz, sino que sufrimos una grave "contaminación lumínica".
El plan de apagado de luces figura ya en un documento del PSOE. Se ha registrado en el Congreso de los Diputados y el partido del Gobierno reclama en él, efectivamente, apagar antes las luces por las noches.

El progresismo ha llegado, de este modo, a pedir, como remedio frente a los altos precios de la energía, que se renuncie al progreso. Fuera las luces.

Y si el mensaje es incalificable, aún lo es más la explicación: sufrimos "contaminación lumínica".

"El exceso de iluminación artificial nocturna, no justificada, dirigida de forma no adecuada y en rangos espectrales perjudiciales, debe ser considerada como un tipo de contaminación medioambiental", afirma el partido de Pedro Sánchez. El documento no distingue entre luz en las casas, escaparates, alumbrado público, etc. Habla de "iluminación artificial", como la de todos los hogares por las noches. Y, por lo visto, le molesta.

"Aunque no es tan conocida como la contaminación del aire, del agua, de la tierra, térmica o acústica, es importante prestarle atención", señalan los socialistas, en plena crisis energética y con el precio de la luz disparado. "Se trata de un tipo de contaminación que existe en grandes ciudades debido a las luces en edificios, el tráfico rodado". Y aquí sí menciona expresamente los "edificios". Las casas y oficinas.

El texto prosigue y afirma que "está demostrado, con estudios técnicos y científicos, que la contaminación lumínica no sólo produce la pérdida del paisaje nocturno y cielo estrellado, sino que existen numerosas repercusiones negativas a nivel energético, medioambiental y sobre la salud de las personas".

Porque, claro, a oscuras, no se puede leer, ni seguir trabajando, ni hacer los deberes de los niños, ni cocinar, ni poner la tele. Pero sí ver las estrellas, que, por lo visto, para el PSOE es mucho más importante.

Normativa para iluminar menos

El documento, registrado en el Congreso como proposición no de ley añade que "el exceso de luz artificial nocturna procedente del alumbrado exterior contamina, invade nuestras viviendas, trastoca nuestro ritmo circadiano, pudiendo provocar distintos tipos de enfermedades, puede generar una falsa sensación de seguridad, impacta en los hábitats nocturnos y en la biodiversidad, y contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero, además de suponer un gasto energético y económico". En este caso habla de la iluminación "exterior".

Y aclara que, por todo ello, según el PSOE, "es necesario rediseñar nuestras ciudades y pueblos, apostando por reducir la contaminación lumínica. La contaminación lumínica es el reto medioambiental, energético y cultural en los municipios del siglo XXI". Y, en esta ocasión no distingue entre iluminación exterior o la del interior de las casas.

En base a todo ello, los socialistas consideran que su propio Gobierno, "en coordinación con las comunidades autónomas y entidades locales, en el marco de sus competencias", debe "impulsar un conjunto de medidas dirigidas a promover la prevención y reducción de la contaminación lumínica". ¿Cómo? Pues aprobando una "normativa encaminada a la reducción de este tipo de contaminación" y fomentando "la investigación y la participación de entidades científicas y sociales, a través de Light pollution initiatives (LPIs) de grupos locales y globales, para luchar contra los impactos negativos de la Iuz artificial de noche, con iniciativas como la REECL (Red española de investigación en contaminación lumínica)."

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios